nuevo modelo de comedores escolares

Satisfacción ante el retraso en el cambio de modelo de los jantokis

LAB y Ehige llaman a consensuar el nuevo sistema con el Gobierno vasco

08.02.2020 | 20:49
El proyecto para mejorar la salud a través de la alimentación hará especial hincapié en los comedores escolares.

LAB y Ehige llaman a consensuar el nuevo sistema con el Gobierno vasco

Bilbao - LAB y las familias de la escuela pública saludaron ayer la decisión del Departamento de Educación de retrasar la puesta en marcha del nuevo modelo de comedores escolares que permite la gestión directa de los mismos hasta que no se alcance un consenso. No obstante tanto el sindicato mayoritario en el sector como la Confederación de Padres y Madres de la Escuela Pública Vasca (Ehige) reclamaron al Gabinete que dirige Cristina Uriarte claridad sobre el nuevo modelo y que la normativa haga viables jantokis pedagógicos con productos locales y de temporada.

La responsable de la Federación de Servicios Públicos de LAB, Eider Casanova, consideró "positivo" que Educación haya pisado el freno por falta del acuerdo necesario para llevar a la práctica el nuevo modelo de jantoki. Asimismo exigió que ahora se ponga en marcha un "proceso participativo" con todos los agentes de la comunidad educativa pública vasca implicados en el que presentarán su modelo, basado en la gestión pública del servicio de comedores escolares y en una mayor autonomía de los centros educativos para administrarlo.

Casanova precisó que no se muestran contrarios a que en la gestión participen las AMPA, pero no creen que "toda la responsabilidad deba recaer única y exclusivamente sobre las asociaciones de familias", al tratarse de un servicio que ya es universal porque la gran mayoría del alumnado lo recibe. "Por tanto, creemos que debe de ser función y responsabilidad del propio centro el gestionar y tomar decisiones sobre la gestión de los comedores", argumentó.

Por su parte, desde Ehige destacaron que la comisión de seguimiento de comedores "posibilitará el debate sobre diferentes propuestas de gestión", al tiempo que consideraron que el actual sistema está "caduco y no satisface a las comunidades escolares". A su entender, cualquier nuevo modelo de gestión debe basarse en "la autonomía de centro para decidir cómo quiere gestionar su comedor". Su planteamiento pasaría por garantizar el "carácter pedagógico" del jantoki "basado en criterios educativos, respetuoso con el medio (Km0), y que favorezca con su actividad al desarrollo social y económico de nuestro entorno".