Sánchez apura el diálogo presupuestario con el PNV en puertas de votar las enmiendas parciales

Moncloa rechaza las enmiendas sobre la bajada del IVA a las peluquerías que proponían grupos como el PNV, y rechaza también a los jeltzales los cambios en las tasas de reposición y la jubilación de la Policía foral

15.11.2021 | 19:44
El portavoz del PNV en el Congreso de los Diputados, Aitor Esteban, con la ministra de Hacienda, María Jesús Montero

Los Presupuestos de Pedro Sánchez para el próximo año se acercan a la recta final para su aprobación o su rechazo final por parte del Congreso de los Diputados. Este martes se reunirá la comisión presupuestaria para comenzar a votar hasta el jueves las enmiendas parciales de las Cuentas, un trámite previo a la decisiva votación en pleno, y donde el Gobierno español está apurando el diálogo con partidos como el PNV. El grupo jeltzale no tenía este lunes a la tarde un acuerdo cerrado por completo y señalaba que aún quedan temas que deben pactarse.

No significa que haya inmovilismo o ausencia de diálogo, sino que estos días se están dedicando a tratar de cerrar esos acuerdos, y el martes se espera que se visualicen algunos de los que no pudieron anunciarse la semana pasada por problemas meramente burocráticos. No hay bloqueo, pero tampoco acuerdo.

TRES ENMIENDAS VETADAS


En paralelo, el Gobierno español ha vetado al PNV y a otros grupos como ERC, Compromís y el PP la enmienda que proponía rebajar el IVA de las peluquerías del 21% al 10%. Cayeron también en el caso de los jeltzales las enmiendas para solucionar el problema de las tasas de reposición en la administración pública, y la aplicación a la Policía Foral navarra de los coeficientes reductores para la edad de jubilación, tal y como adelantan fuentes del PNV a DEIA. Este ha sido un fenómeno generalizado en todos los grupos de la oposición. Moncloa vetó casi mil enmiendas que afectaban al capítulo de ingresos y gastos, aunque el PNV no fue el más afectado y tampoco se han roto las negociaciones, que avanzan por otras líneas.

El PNV registró 71 enmiendas parciales (casi un tercio de ellas guardan relación con infraestructuras ferroviarias), pero también quiere abordar cuestiones que afectan a la relación entre ambas partes y ve necesario desbloquear, como el soterramiento del Tren de Alta Velocidad en su entrada en Bilbao y Gasteiz, el reparto de los fondos europeos y otras cuestiones que no se han detallado públicamente. La discreción que rodea este diálogo parece anticipar que las cosas no marchan mal del todo, aunque no termina de anunciarse un acuerdo sobre el tren. Al no haberse anunciado un acuerdo, el PNV tampoco adelanta su sentido de voto.

ACUERDOS YA AMARRADOS

Los jeltzales han dejado ver que no se trata solo de Presupuestos, sino de desbloquear cuestiones pendientes, retirar recursos contra leyes y abordar cuestiones en cartera. Por parte de otros socios de investidura, ERC se mostraba el viernes descontenta por la falta de avances. En su caso, el nudo gordiano se sitúa en la Ley Audiovisual y la presencia de las lenguas oficiales en ella.

El portavoz jeltzale en el Congreso de los Diputados, Aitor Esteban, daba a entender en la entrevista que publicó DEIA el domingo que Moncloa está mostrando un interés creciente en acordar los Presupuestos para 2022 con el PNV y que la negociación avanza. No obstante, todavía faltaba amarrar varios compromisos, y entre ellos destacaba la necesidad de que el Gobierno español concretara por escrito el protocolo para el soterramiento del Tren de Alta Velocidad en su entrada a Bilbao y Gasteiz, con una encomienda de gestión incluida para que el Ejecutivo vasco pueda avanzar la obra.

Esteban sí se felicitó por haber arrancado ya en una fase temprana varios acuerdos. Por ejemplo, el PNV no presentó una enmienda a la totalidad tras haber desbloqueado que Euskadi gestione de principio a fin el pago del Ingreso Mínimo Vital. El jueves, el grupo jeltzale fue el único al que el Gobierno español le aceptó enmiendas parciales en ponencia.

En concreto, aceptó que Euskadi regule todo el proceso de convocatoria y designación de los secretarios e interventores municipales, aplicar la tasa simplificada al vehículo eléctrico para no perjudicar su transporte en el puerto de Pasaia, y adelantar las modificaciones que no iban a llegar hasta junio en la Ley del Deporte y que, en caso de no producirse, obligarían a un club humilde como el Amorebieta a convertirse en una sociedad anónima y captar capital millonario, y también se vería afectado el proceso interno en el Athletic. Esteban adelantó a este periódico que el Ejecutivo de Sánchez le había aceptado otras enmiendas que se conocerían esta semana y que no habían llegado a tiempo para la ponencia del jueves por razones burocráticas.

PRESIÓN DE ERC Y EH BILDU

Por su parte, ERC y EH Bildu no ocultaban el viernes su descontento por la falta de avances sustanciales en aquel momento. Ambos apostaron por no obstaculizar los Presupuestos, pero pidieron al Gobierno español que tenga en cuenta sus demandas.

En paralelo, este lunes se ha conocido que el Gobierno español ha vetado ya más de 820 enmiendas parciales a las Cuentas de 2022 porque suponen un aumento del gasto o una disminución de los ingresos, como sucede con la reducción del IVA de las peluquerías al 10%, una medida que pedían, entre otros, el PNV. El sector de las peluquerías y la estética ha anunciado cierres nocturnos semanales a modo de protesta.

Las enmiendas que se han vetado proceden de casi todos los grupos, tanto de la derecha española (PP y C's), como de los nacionalistas vascos y catalanes , Coalición Canaria, Más País y Compromís; y se prevé que en la comisión del martes ese número aumente. Muchas de ellas tienen que ver con el reparto de los fondos europeos, una parte del Presupuesto que no se puede enmendar. A pesar de que afecta a todos en general, C's, por ejemplo, es uno de los principales damnificados con un centenar de iniciativas tumbadas por distintas incorrecciones argumentadas por el Gobierno español.

SÁNCHEZ NECESITA DOS VOTOS EN COMISIÓN

En la comisión, el PSOE y Unidas Podemos cuentan con 17 de los 37 votos y solo necesitan otros dos para alcanzar la mayoría absoluta y llegar al pleno del Congreso, pero en ese pleno se encuentran a 21 escaños de esa meta. La comisión se extenderá hasta el jueves y, si el texto llega al pleno, la votación tendrá lugar entre los días 22 y 25 de noviembre. La caída de una sola sección del Presupuesto provocaría la caída de todo el proyecto en general. Unidas Podemos también registró algunas enmiendas a su propio Presupuesto, aunque terminó retirando la del fondo de compensación para las víctimas del amianto tras arrancar un compromiso a Pedro Sánchez. Este fondo tendrá que negociarse con otros grupos que lo solicitaban, PNV y EH Bildu.

noticias de deia