Donostia recuerda con una placa a una víctima policial

Joseba Barandiaran Urkola falleció en 1978 por disparos de la Policía Armada

25.07.2021 | 00:21
Allegados de Barandiaran se dirigen a colocar flores en su memoria ayer en Donostia. Foto: Efe

Bilbao – Una placa recuerda desde ayer el lugar en Donostia donde el joven de 19 años Joseba Barandiaran murió el 11 de julio de 1978 por disparos de la Policía Armada cuando participaba en una manifestación. Representantes de todos los grupos municipales, con el alcalde, Eneko Goia, a la cabeza, junto con familiares, allegados y ciudadanos participaron en el acto de colocación del recordatorio que tuvo lugar a las 12.00 horas en el número 12 de la calle San Bartolomé.

La placa en memoria de Joseba Barandiaran es la número 13 de la iniciativa que puso en marcha, hace tres años el Ayuntamiento donostiarra para "recordar a las víctimas de la violencia" en la ciudad, conforme al documento de reconocimiento de víctimas elaborado por el Gobierno vasco, señaló Goia. Esta es la primera que recuerda a "una víctima de la acción policial, hace 43 años, como consecuencia de los graves incidentes ocurridos en los sanfermines de 1978", explicó. Y es que Barandiaran Urkola falleció en el transcurso de una marcha en protesta por la muerte, tres días antes, de Germán Rodríguez en Iruñea por un disparo de la Policía Armada en los incidentes registrados en los sanfermines de ese año.

"Es un paso más en ese ejercicio de homenaje y de recuerdo a las personas que perdieron la vida en Donostia como consecuencia de la violencia", señaló Goia. La placa en memoria de Barandiaran es de color gris, diferente al anaranjado oscuro que se ha utilizado para las víctimas de ETA y el tono más amarillo para las de los grupos de extrema derecha. "Los colores reflejan el tipo de autoría de las muertes, como viene recogido en el documento que sirve de base para la iniciativa que recogen víctimas de acción de policial, de organizaciones de extrema derecha y víctimas de ETA, comandos autónomos y similares", precisó el primer edil de la capital guipuzcoana. "Con esta, Donostia tiene los tres colores", tras las instaladas en memoria de las víctimas de ETA y la de María José Bravo del Valle, una estudiante de 16 años violada y asesinada por el Batallón Vasco Español en el barrio de Loiola en 1980.

Ofrenda floral El acto de ayer consistió en una ofrenda floral ante la placa, en la que se colocó un pañuelo rojo con la leyenda San Fermin 78 y una foto de Joseba Barandiaran y de Germán Rodríguez. Un grupo de personas acudió con una pancarta con el lema Gogoan zaituztegu (os recordamos) y corearon gritos como "herria ez du barkatuko" (el pueblo no perdonará).

noticias de deia