Comparecencia de Pedro Sánchez

El Gobierno permitirá salir a hacer deporte y pasear desde el 2 de mayo si bajan los contagios

Aprobará el martes su plan de desescalada para aflojar el confinamiento según la evolución de la pandemia

25.04.2020 | 20:07
El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, durante la rueda de prensa

La evolución de la pandemia de coronavirus permitirá ir aflojando por territorios el confinamiento decretado por el estado de alarma. Así, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunció el sábado que a partir del 2 de mayo se podrá salir para hacer deporte de forma individual y a dar paseos con las personas con las que convivamos si "la evolución de la epidemia es favorable".

Durante una comparecencia en La Moncloa, Sánchez también avanzó que este próximo martes el Consejo de Ministros presentará un plan de desescalada para todo el mes de mayo que será "gradual" y "asimétrico", dependiendo de cada territorio, un plan en el que lleva tres semanas trabajando que está basado en el criterio de los expertos.

"No vamos a recuperar de golpe toda la actividad y movilidad social. La vamos a hacer por etapas", indicó Sánchez, quien aclaró que deberá estar coordinada con las mismas reglas. "La máxima será una: entramos juntos y vamos a salir juntos como país". "Esta segunda etapa de transición está tan plagada de riesgos y peligros como la primera. No disponemos de un manual infalible", resaltó el presidente del Gobierno.

Sánchez explicó que la posibilidad de salir a hacer deporte individual o a dar paseos desde el 2 de mayo supone "un segundo alivio" en el confinamiento, después del primer "alivio" que entra en vigor hoy mismo cuando se permite los paseos de una hora a los menores de 14 años.

En este sentido pidió que se sigan "a rajatabla" todas las reglas publicadas y de higiene y protección para estos paseos de los menores de 14 años, una vez al día, durante una hora y en un radio de un kilómetro, acompañados de un solo adulto.

"Es importante que ese paso lo demos siguiendo a rajatabla todas las reglas", señaló para añadir que "no conviene subestimar al enemigo" porque es un "enemigo con una alta capacidad de contagio".

Por ello, insistió en que esta medida se tiene que hacer con la máxima seguridad para no contagiarse ni contagiar a los conciudadanos, algo que, según dijo, dependen en parte de las autoridades pero, ante todo, de las familias.

Por eso avanzó que si se actúa con "prudencia" y ajustándose a las reglas, siempre que continúe como hasta ahora la evolución de la pandemia, se permitirán a partir del 2 de mayo las salidas para realizar actividad física individual y los paseos con las personas con las que se conviven, siguiendo siempre las normas fijadas por el Ministerio de Sanidad.

Asimismo, en su comparecencia de ayer Sánchez anunció que el martes llevará al Consejo de Ministros el plan de desescalada, que será realizada de forma "gradual, asimétrica y coordinada" a partir del mes de mayo y sobre la máxima de la "prudencia".

Sánchez señaló que este plan estará basado en el criterio de los expertos, e hizo hincapié en que será el Gobierno el encargado de "pilotar esa transición hacia la nueva normalidad".

La desescalada del confinamiento por la pandemia del covid-19 será "gradual, asimétrica y necesariamente ordenada" en toda España por "un cuadro de mandos" coordinado por el Ejecutivo en función de "criterios objetivos". "No vamos a recuperar de golpe toda la actividad y la movilidad, sino por etapas", señaló el jefe del Ejecutivo, quien además especificó que esta transición se realizará a diferente velocidad en función del territorio.

La "máxima coordinación" para ello, dijo, dependerá de un cuadro de mandos guiado por "marcadores de orden cuantitativo y cualitativo que serán accesibles al público para que desde cualquier parte se puedan conocer los criterios objetivos que fundamentan las decisiones hacia esa nueva normalidad".


Consecuencias "terribles"

Sánchez señaló, además, que las consecuencias económicas derivadas del covid-19 van a ser "terribles y tremendas" tanto en España como en Europa, pero eludió concretar cuáles son las nuevas previsiones macroeconómicas del Gobierno. Afirmó que España enviará a Bruselas sus previsiones "cuando corresponde" -los países de la UE deben enviar antes del 30 de abril sus previsiones macroeconómicas y sus planes presupuestarios-, y añadió que existe mucha dificultad para cuantificar el impacto, como lo demuestran las estimaciones de algunos organismos nacionales e internacionales. 

Vueve a ver la rueda de prensa del presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, en La Moncloa