tras la sentencia del 'porcés'

Sánchez descarta el 155 hasta que “la ciudadanía lo entienda”

Marlaska dice que los incidentes lo protagonizan grupos minoritarios, “pero muy organizados”

09.02.2020 | 19:29
El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez.

Marlaska dice que los incidentes lo protagonizan grupos minoritarios, “pero muy organizados”

Bilbao - Aunque asegura que tiene la "legitimidad democrática" para actuar, defiende hacerlo cuando tenga también "legitimidad social", es decir, "cuando la ciudadanía entienda cuándo se aplican esas medidas". Así explicó ayer el presidente del Gobierno español en funciones, Pedro Sánchez, por qué no se ha decido a aplicar el artículo 155 en Catalunya o no ha dado los pasos para poner en marcha la Ley de Seguridad Nacional, medidas que reclaman de forma insistente desde el PP y Ciudadanos.

La presencia de Sánchez en el Consejo Europeo en Bruselas estuvo marcada irremediablemente por la situación que se vive en Catalunya. A la hora de confirmar si habrá o no aplicación del artículo 155 o de la Ley de Seguridad Nacional, advirtió de que es la propia ley la que dicta cuándo se pueden tomar y cuándo no medidas extraordinarias. "La moderación, la ponderación contribuye a calmar los ánimos y reconducir las situaciones, eso es lo que va a hacer el Gobierno de España", insistió.

En relación a la huelga general convocada ayer en Catalunya y a los miles de ciudadanos que colapsaron las calles de Barcelona, Sánchez puso en valor que se respete el derecho de manifestación, lo que calificó como "prueba viva de la fortaleza de la democracia que debe ser protegido por todos los poderes públicos y así lo hace el Gobierno de España". No obstante, añadió que dicho derecho debe ejercerse de un modo "absolutamente pacífico sin afectar a los demás ciudadanos".

En su intervención ante los periodistas, el jefe del Ejecutivo español quiso enviar un mensaje, en el contexto internacional en el que se encontraba, para poner en relieve la calidad de la democracia española. Así, tras dejar claro que el Estado no puede ceder al "impulso de la exaltación", precisó que en el Estado español se respetan todas las "libertades, derechos y opiniones y nadie es sancionado por ellas, solo por sus acciones cuando estas son contrarias a la legalidad democrática". En cualquier caso destacó la labor del Ministerio de Asuntos Exteriores, las embajadas y todo el cuerpo diplomático.

Cuestión de orden público En este sentido, el ministro del Interior en funciones, Fernando Grande-Marlaska, afirmó ayer que, a pesar de los avisos transmitidos por algunas Embajadas extranjeras en España, "se puede visitar Barcelona con toda normalidad", porque "son solo grupos reducidos" quienes están provocando incidentes "en momentos y lugares concretos". Marlaska reconoció que los hechos violentos de estos días, que ha retratado como "protagonizados por grupos minoritarios pero muy organizados, con un mando y una estrategia evidentes", están provocando "un grave desamparo de los ciudadanos, un grave daño a las instituciones y un grave daño a la reputación internacional de Catalunya".

El responsable de Interior recalcó que el Gobierno tiene "las previsiones establecidas" para actuar en cualquier escenario, pero mostró su confianza en que la situación no pase de ser "una cuestión de orden público" y, además, que se pueda resolver en un plazo breve "y vuelva la tranquilidad plena a las calles de Barcelona". Eso sí, dejó claro que la "tranquilidad plena" es compatible con las "manifestaciones y reuniones". -DEIA

noticias de deia