33% de mujeres

La edad de acceso a la Ertzaintza se elevará de los 35 a los 38 años

PNV, PSE y PP esperan aprobar a  finales de junio la nueva Ley de Policía Vasca

09.02.2020 | 05:08
El lehendakari, Iñigo Urkullu, la consejera de Seguridad (d), Estefania Beltran de Heredia, y Malentxo Arruabarrena (i), directora de la academia de Arkaute, durante el acto de entrega de diplomas a los miembros de la XXVI promoción de la Ertzaintza.

PNV, PSE y PP esperan aprobar a  finales de junio la nueva Ley de Policía Vasca

GASTEIZ. El PNV, el PSE-EE y el PP aprobarán el 12 de junio en comisión el  proyecto sobre la nueva Ley de Policía de Euskadi, un texto que,  previsiblemente, será aprobado definitivamente por el pleno de la  Cámara el día 27. Entre las principales novedades del proyecto se  encuentra la creación de una comisión externa de control sobre  posibles malas prácticas policiales, así como el aumento de la edad  máxima para entrar en la Ertzaintza, que pasa de 35 a 38 años.

El acuerdo entre los partidos del Gobierno vasco (PNV  y PSE-EE) y el PP ha sido confirmado este martes, tras la reunión de  la ponencia del Parlamento Vasco en la que se ha debatido el  proyecto.

El pacto cerrado por el PNV, el PSE y el PP garantiza la  aprobación de la ley, dado que estas formaciones suman 46 de los 75  escaños del Parlamento Vasco. EH Bildu y Elkarrekin Podemos, que han  votado en contra del texto, han visto cómo todos sus enmiendas  parciales han sido rechazadas por el PNV, el PSE y el PP.

De esa forma, el proyecto de la nueva Ley de Policía se aprobará  el 12 de junio en comisión, mientras que la aprobación definitiva de  la ley se producirá, previsiblemente, en el pleno del Parlamento del  27 de junio.

La principal novedad que ha supuesto el acuerdo con el PP respecto  al proyecto de ley inicialmente aprobado por el Gobierno vasco  consiste en la elevación de la edad máxima para aspirar a entrar a  formar parte de la Ertzaintza, que pasa de los 35 años actuales, a 38  años.

El proyecto de ley, aprobado por el Gobierno vasco el 26 de junio  de 2018, contempla la creación de una comisión  externa de control que estudiará posibles actuaciones policiales  indebidas.

MÁS MUJERES
Además, el texto elaborado por el Ejecutivo incluye medidas para  promover la presencia de las mujeres en los cuerpos policiales, que  en el caso de la Ertzaintza pasarían del actual 12% al 33% de la  plantilla. Además, se recogen mejoras salariales y laborales para los  agentes de la Policía autonómica vasca.

En declaraciones a los medios de comunicación tras la reunión de  la ponencia celebrada este miércoles, el parlamentario del PNV Iñigo  Iturrate se ha felicitado por el acuerdo alcanzado, del que ha  destacado que permitirá aprobar una nueva Ley de Policía después del  fracaso de las dos tentativas previas en anteriores legislaturas.

"ÉTICA POLICIAL"
Iturrate ha subrayado que la reforma permitirá actualizar una ley  que data de 1992, incorporando avances en materia de "ética  policial", coordinación policial y el reconocimiento de la carrera  profesional de los agentes.

Por su parte, Nerea Llanos (PP) se ha mostrado "satisfecha" por el  acuerdo alcanzado, y ha destacado que su partido estaba  "predispuesto" a pactar la reforma de esta ley porque era  "necesario".

Llanos se ha felicitado por el hecho de que buena parte de las  enmiendas presentadas por su grupo al proyecto hayan sido aceptadas,  de forma que se han introducido mejoras, como la elevación de la edad  máxima para acceder a la Ertzaintza o la introducción de garantías  para que todos las policías locales porten armas en sus actuaciones  de seguridad ciudadana.

OPORTUNIDAD PERDIDA
Por el contrario, el parlamentario de EH Bildu Julen Arzuaga ha  denunciado que se ha perdido la oportunidad de realizar una  "actualización en profunidad" del modelo policial, adecuándolo a las  necesidades reales que se derivan de las tasas "objetivas" de  delincuencia.

Además, ha lamentado que el PNV y el PSE hayan asumido las medidas  planteadas por el PP destinadas a satisfacer los "intereses   corporativistas" de los cuerpos policiales, en lugar de afrontar el  debate sobre "un modelo de futuro" para la Policía.