juicio al procés

Ortuzar: "Urkullu y yo quisimos desactivar la tensión, pero no salió bien"

08.02.2020 | 19:30
Andoni Ortuzar atiende a los medios.

El presidente del EBB del PNV dice que  "fue un poco frustrante porque estuvimos muy cerca".

BILBAO.   En una entrevista en Antena 3, Ortuzar ha analizado aquellos días en torno a la celebración del referéndum del 1-O en Cataluña y el papel del lehendakari, que hoy declara en el juicio: "Todo lo que hizo Iñigo Urkullu estuvo guiado por la buena voluntad y por un deseo de ayudar a encontrar una solución mediante el diálogo y que evitara lo que desgraciadamente luego vino", en referencia a la declaración unilateral de independencia y a la aplicación del 155.

A su juicio, Carlos Puigdemont se equivocó al avanzar hacia esa declaración unilateral pero lo hizo porque "había una pulsión muy grande de descontento en la sociedad catalana" y conocía "el riesgo" de que se le acusara de traidor, que "es muy duro, para quienes tenemos un sentimiento de identidad nacional y peleamos por nuestro país".

"Da la sensación de que a Puigdemont, esa posibilidad de que no le entendiera su sociedad hizo que echara marcha atrás" a la convocatoria unas elecciones, si bien sabía que la declaración de independencia iba a conllevar la aplicación del 155 pero, según Ortuzar, "probablemente no" auguró que fuera a llevar a la cárcel a políticos catalanes. 

Entre los independentistas "había la creencia de que iba a haber un movimiento internacional que evitara ese choque de trenes" y "erraron el cálculo", ha afirmado.

De hecho, ha opinado que sería "injusto decir que (Carles) Puigdemont huyó para evitar cárcel" porque "no dio la espalda a su causa", sino que se fue a Bélgica para tratar de que Europa "se moviera por el conflicto catalán".

"Lo más grave de aquella situación era que nadie descolgaba el teléfono para hablar con la otra parte" y "gran parte del fracaso" era que Mariano Rajoy y Puigdemont "no fueran capaces de hablar porque desconfiaban el uno del otro".

Además, ha opinado que "tal y como está yendo el juicio, parece claro que no ha habido rebelión" y así, "aunque nunca debió celebrarse", ha confiado en que sea "un juicio justo, a pesar de que se dice que la sentencia está ya escrita".