Rusia ordena disolver la ONG que investiga la represión soviética

Memorial, nacida en la perestroika, ha sido calificada de "agente extranjero" por parte de la justicia rusa tras las presiones del Kremlin

28.12.2021 | 21:29
Dos agentes de policía detienen a un simpatizante de Memorial tras el fallo del Tribunal.

El Tribunal Supremo de Rusia ha anunciado este martes su decisión de disolver la destacada organización no gubernamental Memorial en línea con una petición de la Fiscalía fundamentada en las leyes sobre "agentes extranjeros" en el país.

La jueza Alla Nazarova ha ordenado que "se satisfaga la petición de la Fiscalía sobre la liquidación de Memorial", según ha recogido la agencia rusa de noticias TASS. El tribunal sólo ha anunciado la parte operativa de la decisión, sin desvelar los argumentos de la misma.

La Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos ya mostró en noviembre su "preocupación" por la petición de la Fiscalía y afirmó que las autoridades usan la designación de "agente extranjero" para "etiquetar a aquellos que consideran que son organizaciones financiadas desde el extranjero y que participan en 'actividades políticas'".

Memorial, fundada en 1989, anunció a mediados de noviembre una notificación del Tribunal Supremo de Rusia por la que se le informaba de la demanda presentada por la Fiscalía General para disolver el grupo por violaciones sistemáticas de la legislación sobre "agentes extranjeros".



Tras la sentencia, la directora del Programa para Europa Oriental y Asia Central de Amnistía Internacional, Marie Struthers, ha reprochado que la decisión es un "grave insulto" para la organización de Derechos Humanos, "muy respetada" y que ha trabajado " incansablemente para documentar las atrocidades y la represión política" llevadas a cabo bajo varios dirigentes soviéticos.

"Al cerrar la organización, las autoridades rusas pisotean la memoria de millones de víctimas perdidas en el Gulag" y representa un "ataque directo a los derechos de libertad de expresión y asociación", ha agregado Struthers.

Desde Amnistía Internacional también han criticado el uso por parte de las autoridades rusas de la ley de "agentes extranjeros" para disolver la organización al suponer un "ataque flagrante a la sociedad civil que pretende difuminar la memoria nacional de la represión estatal". Por tanto, se trata de una decisión que "debe ser revocada inmediatamente", ha exigido Struthers.

También se ha sumado a las críticas el embajador de Estados Unidos en Moscú, John Sullivan, que se ha mostrado "consternado" por la decisión del Supremo ruso de cerrar Memorial, " una de las organizaciones de Derechos Humanos más antiguas y prominentes de Rusia". Se trata de "un intento flagrante y trágico de suprimir la libertad de expresión y borrar la historia", ha indicado a través del portavoz de la Embajada estadounidense, Jason Rebholz. 
noticias de deia