Si en verano quieres dejar a tu mascota en una residencia, fíjate en esto

Se acercan las vacaciones y la época de los grandes y largo desplazamientos, pero no siempre es posible viajar con nuestros amigos, por ello una residencia puede ser una buena opción para dejarlos bien atendidos

10.05.2022 | 19:13
En las residencias para mascotas, nuestros animales no solo están bien atendidos, también es una oportunidad de socializar con sus iguales.

La Semana Santa ya ha terminado, la primavera ya va mediada y el buen tiempo empieza a asentarse. Ya huele a verano y con él llegan las principales vacaciones del calendario laboral.

Por ello ya son muchos los que empiezan a pensar en un viaje, en una salida larga para alejarse de la rutina diaria y disfrutar de unos días de sol, playa o monte o gastronomía más allá de nuestras fronteras, bien de la comunidad o del país.

En estos viajes de toda la familia van incluidos nuestros animales de compañía, especialmente si son perros. Pero no siempre es posible, bien porque en destino no admitan perros bien porque nuestro compañero de piso no pueda desplazarse, como ocurre con la mayoría de exóticos.

Las residencias son una opción para poder dejar al can si tu destino vacacional no admite perros. Foto: Pixabay

Entre las soluciones, más allá de pedirle a un conocido que se pase por nuestra casa para vigilar que todo vaya bien y darle la comida, se encuentran las residencias para mascotas, que ofrecen todo lo necesario para nuestros animales. Son espacios con la infraestructura necesaria para garantizar los mejores servicios. Además ofrecen una atención especializada que en caso de exóticos que no está al alcance de voluntariosos conocidos.

Consulta con tu veterinario de confianza, ya que algunas clínicas y hospitales ofrecen este servicio y él te podrá orientar.

¿Cómo elegir la mejor residencia para tu animal?

A la hora de elegir dónde se queda nuestra mascota en una especie de campamento de verano debemos tener en cuenta varios aspectos. El de su bienestar se da por supuesto ya que son lugares especializados y profesionales.

De entrada hay que saber que se pueden encontrar residencias especializadas para perros, para gatos o para animales exóticos. En todas ellas, y en función de sus carácter y estado, nuestros amigos podrán relacionarse con sus iguales además de estar bien atendido.

Antes de decidirse por una u otra, hay que tener en cuenta cuales son las necesidades de cada animal y en función de ellas valorar los siguientes:

  • La ubicación: Una de las primeras cosas que hay que tener en cuenta es que alejar lo menos posible de la zona habitual, de su rutina a nuestra mascota. Que este cerca de casa o dentro de su zona conocida, mejor. De no poder ser, al menos que su entorno sea lo más parecido al que conozca.
  • Las instalaciones: Es de cajón, si vas a informarte para buscar la mejor opción, darse un paseo por las instalaciones. Conoces a tu mascotas, podrás ver si es lo que necesita o no. Los encargados o los veterinarios te explicaras todo lo que necesita.
  • Recorrido y especialización: Puede preguntar por el recorrido y la experiencia de las personas al cargo y de los trabajadores. Si lo que necesitas es que se hagan cargo de un conejo o de un pájaro, su atención será más adecuada en una residencia de exóticos que en una de gatos, por ejemplo. Hay que recordar que, en líneas general, todo lo que no sea perro o gato se suele considerar exótico.
  • Comunicación e información: Nos vamos de vacaciones para alejarnos de la rutina, pero eso no significa para que de vez en cuando contactemos con familiares o amigos para para saber que todo está en orden. Lo mismo ocurre con nuestras mascotas.Si la residencia ofrece un canal para saber cómo van las cosas es un punto a favor, que manden algún mensaje o alguna foto es un punto a favor.
  • El precio: Dato básico. Como en todas las vacaciones, hay que elaborar un presupuesto asumible.

Además de esto, que es lo general, lleva apuntadas todas tus dudas e indicaciones, tú eres el que conoces a tu mascota y cuáles son sus peculiaridades.

Las residencias no son solo para vacaciones

La verdad es que la mayor parte de las veces solo se piensa en este servicio cuando llegan las vacaciones, que es algo común a la mayoría, pero después cada cual tiene su propia vida y sus circunstancias. Por ello quizá recurrir a una residencia puede ser una buena solución en otros momentos.

Dejar un gato solo en casa más de tres días es todo un problema, ya que añoran la compañía. Llevarlos a un albergue puede resultarles un estímulo. Foto: PIxabaya

Puede surgir la necesidad de un viaje, por el motivo que sea, y quizá no sea oportuno o adecuado llevártelo contigo. Un traslado por trabajo puede merecer la pena que vaya contigo, pero otro por motivos familiares y pocos días puede que no.

Puede haber una razón sanitaria y el animal necesitar una atención extra que no puedes darle, un tratamiento largo que haya que mantener a pesar de que haya superado la enfermedad y tu rutina habitual te impida administrárselo debidamente. Una residencia te puede ayudar a garantizar una atención sanitaria adecuada.

noticias de deia