Especial Alimentación

Del prado al plato en un click

La cooperativa Baserria Km0, que aglutina a más de 300 explotaciones, apuesta por la venta online como canal para la distribución más directa posible

22.10.2020 | 22:44
Las vacas se crían en plena naturaleza.

Tener carne de calidad procedente de los caseríos vascos en nuestros domicilios sin necesidad de movernos es una realidad por la que la cooperativa Baserria Km0 ha apostado de manera decidida. Los cambios de hábitos, la necesidad de abrir nuevos canales de venta y la posibilidad de reducir intermediaciones han hecho posible que los productos del punto rojo puedan comprarse a través de la plataforma de venta online instalada en su web.

La llegada de la pandemia ha puesto de manifiesto la necesidad por parte de quienes consumen de acceder a los productos alimentarios de la forma más directa posible. En Baserriak KM0 han recogido el guante y ya es posible adquirir desde casa carne de más de 300 caseríos de Euskadi.

En su tienda online, la cooperativa ofrece una variada gama de productos cárnicos que incluye solomillos, txuletones, entrecots, hamburguesas salchichas y diferentes cortes de cordero lechal. Uno de los productos que más crecimiento de consumo está teniendo son sus elaborados cárnicos, hamburguesas, picadas, salchicas... que destacan en el mercado porque transmiten las características de la carne con la que están hechas, sobre todo el sabor.

La última incorporación han sido los platos cocinados con los que quieren que al comerlos pensemos que alguien los acaba de cocinar para nosotros. Lasaña, albóndigas, sukalki, redondo en salsa o cordero asado, en los que se han implementado procesos respetuosos con la materia prima y trasladan toda su calidad al producto final. Los pedidos de Baserria Km0 se distribuyen de lunes a miércoles para garantizar las mejores condiciones y el mantenimiento de la cadena de frío.

Y es que si hay una máxima que tiene por bandera la cooperativa es la calidad, que se cuida en todos los aspectos del proceso, y que viene avalada por el distintivo Eusko Label al que tienen que adherirse cada una de las explotaciones. Garantizar el origen, la trazabilidad, las condiciones de crianza y alimentación de los animales y los valores de calidad para el alimento final forman parte de su ADN.

Cuando se compra un producto de Baserria KMO, quien consume sabe que es carne de Euskadi, que proviene de razas autóctonas y que han sido criadas, cuidadas y alimentadas bajo unos parámetros que velan porque lo que nos llevemos a la boca sea lo mejor.

Más de 300 ganaderos y 75 socios trabajadores


En la cooperativa se encargan de todo el proceso, desde la cría del animal hasta el envío a domicilio y saben que, en la medida que se consuman estos productos locales, se garantiza el mantenimiento de la actividad de los caseríos, que sigan produciendo alimentos de gran calidad y trabajando en el mantenimiento del entorno. En ello ponen todo su empeño los más de 300 ganaderos y 75 socios trabajadores.

Desde su nacimiento hace más de 30 años, los ganaderos de la cooperativa han buscado dotarse de medios para dar respuesta a sus necesidades de comercialización y retos que, en su mayoría, no es posible afrontar de forma individual.

De esta forma, la implantación de su tienda online, por ejemplo, permite comercializar determinadas referencias que, por su pequeño volumen de producción, es difícil que alcancen mercados más amplios, como las terneras de la raza Betizu o los bueyes de raza Terreña.

La calidad, sello de garantía

  • En su web encontramos cordero lechal, solomillos, txuletas, entrecots, hamburguesas, salchichas y platos cocinados.
  • Carne de calidad con el sello Eusko Label en el que vela por el producto de inicio hasta que llega a nuestras casas