Amaren, la bodega diferente

Bodegas Amaren nace en honor a Ángeles, la Ama de Juan Luis Cañas, quien en 1995, en compañía de sus padres, estaba ideando elaborar un vino nuevo y diferente

24.04.2020 | 20:04
La bodega, entre viñedos.

Se pusieron pues manos a la obra y buscaron parcelas de viñedos viejos. En ese momento su madre Ángeles fallece y es cuando Juan Luis decide seguir con el proyecto y hacer algo distinto en homenaje a ella: el vino Amaren Reserva Tempranillo 1995. De ahí surge el nombre Amaren.

Nació todo con este Amaren 100% Tempranillo, pero esto solo era el principio. El propósito de elaborar un gran vino ya estaba, pero a la vez llevaban tiempo buscándole una nueva ubicación física y la encontraron en ese territorio limítrofe a Villabuena, en Samaniego, una zona maravillosa donde un poco más al norte ya no se puede elaborar vino. Encontró la bodega Virgen del Valle, que fue cooperativa durante muchos años, y se puso manos a la obra en el pleno sentido de la palabra. Recuperó su interior (depósitos de hormigón, etc.) para cumplir, aún más si cabe, con el propósito de elaborar vinos en honor a su ama.

En 1989 Juan Luis ya se había incorporado a la bodega Luis Cañas, luego ha mamado el vino, así como la ubicación geográfica de una casa, que según cuentan todos, es la que le da cuerpo y sabor a un vino. Es la que hace que todo sea diferente.

Recuerdo cuando inauguramos en 1982 mi primera taberna en Bilbao, el Bordatxo, situada en Deusto, y con la primera persona que me puse en contacto para servir aquellos vinos sencillos, jugosos y jóvenes, que hoy son difíciles de ver, fue con su aita Luis (fallecido recientemente, en diciembre pasado) y que casi el cien el cien de los vinos que hacía eran de maceración carbónica.

Juan Luis Cañas, copa en mano.


Juan Luis viene de un mundo industrial y comercial que le ha venido muy bien para plantearse otras cosas, por ejemplo elaborar vinos con un cuerpo distinto, sabrosos, prestando atención al leño, sin exceso de madera. Busca hacer algo más clásico, y con el paso del tiempo procura elaborar productos más plenos, más potentes, casi siempre más especiados y con sabores y texturas que te llenan la boca. Este ha sido su caminar hasta hoy. Imaginaos cuando hicimos una cata, hace unos años, de vinos de maceración carbónica, vinos diferentes al grado que tenemos actualmente, con la presentación en Madrid de un vino que tenía 14,5º, algo que no era inusual, sino más bien casi imposible de conseguir en un vino joven.

Siguiendo con la historia, Juan Luis compra la bodega situada en el cruce de la carretera que va desde Labastida hasta Laguardia. La rodean 65 hectáreas de viñedo de entre 35 y 110 años de edad, un museo en toda regla. Las viñas se caracterizan por estar situadas en tierras pobres de origen arcilloso-calcáreo, con un microclima que proporciona una baja producción y racimos y uvas de pequeño tamaño. Todo en una zona que, como decíamos, se encuentra limítrofe, justo donde a un paso es ya imposible la elaboración.

Realiza vueltas al pasado que ya había hecho en su bodega Cañas en Villabuena de Álava, y en la nueva, según entran las uvas, las pasa directamente a una cámara frigorífica, donde permanecen toda la noche a 6 grados antes de ir la doble mesa de selección de racimos y granos. También decide volver a los orígenes, a sus raíces, y elabora los vinos en depósitos que albergan un pequeño volumen (15.000 litros), totalmente restaurados con resina epoxi, donde el hormigón protege los vinos de los choques térmicos, permitiendo una mayor extracción de la fruta y una estabilización natural.

Cuatro tipos de vinos


Con estos medios elaboran los cuatro vinos habituales que son la base de la bodega: Amaren fermentado en barrica blanco, 85 % viura y 15% malvasía; Amaren Crianza; Ángeles de Amaren; y el Amaren Reserva 60 100% Tempranillo. Todo gracias a viñedos de más de 60 años, con una uva Tempranillo magnífica que es la columna vertebral de los vinos de Rioja Alavesa. Son uvas de piel potente y de pequeño tamaño, con una relación de volumen y superficie del grano magnífica, que permiten obtener color sin hacer sufrir al vino.

A lo largo de estos años Juan Luis ha aprendido a identificar y a apreciar los sabores. No solamente los de sus vinos, sino también a probar muchos otros de todo el mundo. Pero lo más importante que ha hecho es la incorporación a la empresa de su hijo Jon, sobre el que hoy recae gran parte de la responsabilidad del proyecto.
Hablamos de una zona única, la comprendida por Villabuena, Navaridas, Leza y Samaniego, una zona donde Juan Luis ha pasado toda su vida, con buenos suelos, con orientación, con altitud, con clima atlántico-mediterráneo, con disposición normalmente en ladera y en terraza, con viñedos de baja producción, poda en vaso, variedades Tempranillo, Garnacha y Graciano que la familia Cañas ha mamado, además de blancas como Viura o Malvasía. Son viñedos que conoce al dedillo después de seguir por ellos, casi corriendo, a las perdices.

En esta casa realizan una viticultura racional, con abonos orgánicos y con productos fitosanitarios poco agresivos. La bodega tiene una altitud de entre 525 y 640 metros y una producción media que oscila entre 4.500 y 5.000 kilos por hectárea, con una vendimia anual. Bodegas Amaren continúa trabajando con selecciones de barricas de roble americano y de roble francés.

Aparte de los cuatro vinos de base mencionados, hay otros siete, muy especiales y de colección, todos de nombre Amaren:

* Amaren Malvasía, finca del Pomar en Leza. Año de plantación: 1912. 500 metros de altitud, suelo arcillo calcáreo, 1.471 cepas vivas, orientación norte-sur con 15º de inclinación hacia el oeste.

* Amaren Garnacha, finca Vallondo en Villabuena de Álava. Año de plantación: 1960. 480 metros de altitud, suelo franco rico en caliza, 1.647 cepas vivas y orientación este-oeste.

* Amaren Cabernet Sauvignon, finca La llana de Ortuño, en Lapuebla de Labarca. Año de plantación: 1985. 515 metros de altitud, suelo franco arenoso rico en gravas y 5.710 cepas vivas.

* Amaren Tempranillo, finca Barronte, en Samaniego. Año de plantación: 1960. 555 metros de altitud, suelo franco arcilloso y 2.300 cepas vivas.

* Amaren Graciano (de El Pomal y Calvarios de Leza). Año de plantación: 1912. 550 metros de altitud, suelo franco limoso y 1.025 cepas vivas.

* Amaren Graciano Calvarios. Año de plantación: 1915. 550 metros de altitud, suelo franco arcillo limoso y 628 cepas vivas.

* Amaren Garnacha Tempranillo y Cabernet. Es un coupage elaborado por un 25% Garnacha de la finca de Vallondo, un 25% de Cabernet Sauvignon de la finca La llana de Ortuño y un 50% de la Finca de Barronte.