Histórico olvidado

Un 'latin lover' a la bilbaina

04.01.2020 | 06:20
Gilbert Roland.

LAS luces de neón de los carteles de cine de Hollywood le consagraron para la eternidad como Gilbert Roland, pero en realidad se llamaba Luis Antonio Dámaso de Alonso Botana. Y pese a que ciertas biografías le conceden la mexicana Ciudad de Juárez como su tierra natal, su padre, Francisco Alonso, pintor y torero afincado en Bilbao, apodado Paquiro, contradice a los biógrafos al afirmar que su hijo Luis había nacido en Bilbao.

La historia le reconoce como un actor de renombre en su época, todo un latin lover. En un principio tenía la intención de convertirse en torero como su padre. Sin embargo, cuando su familia se mudó a los Estados Unidos, se interesó por el cine y fue elegido al azar para un papel como extra en el filme mudo The hunchback of Notre Dame/El jorobado de Notre Dame (1923).

Expliquemos el por qué de su apodo. Eligió su nombre de pantalla mediante la combinación de los nombres de sus actores favoritos, John Gilbert y Ruth Roland. Por su gallarda figura y fino rostro, a menudo era elegido para el estereotipado papel de latin lover. Pese a la aventura del jorobado, el primer papel importante de Roland fue en la película muda The plastic age (1925), una comedia romántica en la que trabajó junto con Clara Bow. Al siguiente año personificó a Armando Duval en una versión de la famosa tragedia romántica Camille/Margarita Gautier (1926), en la que Norma Talmadge era la protagonista y con quien Roland estuvo unido sentimentalmente. Juntos protagonizaron varias producciones. A principios de los años 30 del pasado siglo, con la llegada del cine sonoro, apareció en varias adaptaciones al castellano de películas estadounidenses, en papeles románticos.

Cuentan las crónicas que a finales de los 40 y principios de los 50, los críticos empezaron a tomar nota de su actuación y fue elogiado por papeles secundarios que le dieron renombre. Gilbert se casó dos veces. Su primer matrimonio fue con la actriz Constance Bennett, de 1941 a 1945. Tuvieron dos hijas, pero acabaron divorciándose porque el actor mantenía un romance con la también actriz Norma Talmadge de las que ya les hablé antes. Su segundo matrimonio, en 1954, fue con Guillermina Cantú. No tuvieron hijos, pero el matrimonio perduró hasta la muerte de él. El hijo de Paquiro falleció a los 88 años, víctima de un cáncer, el 15 de mayo de 1994, en Beverly Hills, y sus cenizas fueron lanzadas a la mar.