Un concierto de récord revoluciona Eurovisión

A once días de que arranquen los ensayos en Róterdam, la PrePartyES21 bate su marca de audiencia virtual con más de 100.000 espectadores en directo. Francia, Malta y Bulgaria certificaron su favoritismo, al que se apunta Rusia

27.04.2021 | 01:57
Cartel de la PrePartyES21

Solo restan once días para que Lituania levante el telón de los ensayos el sábado 8 de mayo en el Ahoy Arena de Róterdam, con toda la incertidumbre que rodea al evento por la pandemia, pero el concierto que de modo virtual citó a una treintena de representantes el pasado sábado ha revolucionado Eurovisión 2021. La quinta edición de la PrePartyES, única parada promocional de los artistas en la presente edición, organizado por la web de referencia eurovision-spain.com, congregó a 100.132 personas en algún momento de la emisión –con un pico de 12.201 espectadores simultáneos durante el directo–, duplicando la anterior cifra de 43.000 espectadores en la versión at home de 2020, que tampoco pudo reunir en vivo a los competidores por la crisis sanitaria y la cancelación del certamen.

El concierto fue seguido principalmente desde España, Italia, Rusia, Polonia, Reino Unido, Alemania, Grecia, Francia, Ucrania y Países Bajos; e incluso alcanzó repercusión internacional en rincones como Estados Unidos, Turquía o México. La PrePartyES21 generó más de 400.000 visitas en el conjunto de sus publicaciones en Youtube solo en las 48 horas posteriores. En lo que para muchos fue su primer directo del año eurovisivo, sobresale la reproducción de la candidatura rusa, Manizha, con más de 65.000 visualizaciones, o los italianos Maneskin, con más de 46.000. El impacto en redes sociales del concierto se dejó ver con el treding topic número uno en el Estado español #PrePartyES21 con más de 37.000 tweets. Pero también dejó huella internacional colándose en el número cinco de las tendencias mundiales y logrando diversos top 10 en Rusia, Reino Unido, Irlanda, Alemania, Grecia, Italia, Países Bajos y 17 países más.

EL MEJOR PRÓLOGO


Un prólogo a modo de corto titulado Mi vida, un festival, animado por David Melero y guionizado por su voz en off, Manu Mahía, representando al eurofán que desde niño cultivó en la sombra su pasión por el festival, dio paso a la sucesión de actuaciones de los abanderados de 31 países, con la participación de varios artistas invitados. El representante español, Blas Cantó, Suzy (Portugal 2014) y Víctor Escudero ejercieron de maestros de ceremonias de una gala vía streaming que arrancaron la moldava Natalia Gordienko con su tema Sugar y el austriaco Vincent Bueno (Amen), antes de escuchar el primer hit de la noche, la Amnesia de la rumana Roxen, que transmitió toda la capacidad de su voz. Tras el polaco Rafal (The Ride), actuó marcándose un videoclip improvisado la albanesa Anxhela Peristeri (Karma) en plan diva balcánica. Le siguieron el inglés James Newman con su acústico de Embers, la australiana Montaigne (Technicolor) y el macedonio Vasil (Here I Stand).

La irlandesa Lesley Roy imprimió la fuerza esperada a su Maps y las serbias Hurricane interpretaron con majestuosidad su Loco Loco, toda una canción de pista de baile. Tras el checo Benny Cristo (Omaga) y la fortaleza e impronta de la letona Samanta Tina (The moon is rising), la croata Albina se roedó de espejos y luces led para presentar su bailable Tick Tock. Uku Suviste (Estonia) hizo una versión de tocar la fibra con su The lucky one, antes de la primera gran sorpresa de la noche: los ucranianos GO_A plasmaron una versión muy curiosa de Shum a través de un plano secuencia de casi tres minutos en la cocina de su casa. Fue la manera de enganchar con el emocionado homenaje a Karina por su 50 aniversario del segundo puesto que obtuvo con su célebre En un mundo nuevo en los años de oro de España en el festival.

EMPODERAMIENTO RUSO


Imperial la ejecución acústica de la chipriota Elena Tsagrinou y su canción, El diablo, a medio camino entre Eleni Foureira y Lady Gaga. Los chicos de The Black Mamba (Portugal) presentaron Love is on my side, una historia de una mujer que conocieron en persona en Ámsterdam y que habla sobre drogas, prostitución y también de esperanza. Pero la eclosión llegó con Manizha, que versionaron el Ne ver', ne boisia de las t.A.T.u de 2003 para enlazarlo con el mensaje de empoderamiento de la mujer con el Russian Woman que apunta alto en Róterdam y seguramente no muy bienvenido en el gobierno de Putin. Los lituanos The Roop optaron por rebajar el cariz dinámico a su Discotheque y el grupo belga Hooverphonic clavó The wrong place. Azerbaiján disparó el ritmo con Efendi y Mata Hari; y el alemán Jendrik se montó otro plano secuencia a todo color y risas incluidas para mostrar su I don't feel hate en otras especie de videoclip al uso, antes de arrancarse con el Vivo cantando de Salomé en germano. El sueco Tusse hizo una versión preciosa de Voices y los italianos Maneskin pusieron el toque de rock con Zitti e buoni.

FRANCIA Y MALTA, POR TODO LO ALTO


Además de las actuaciones de Soleá, Miki, Manel Navarro, KEiiNO o Dami Inn, el punto casi culmen llevó la firma de la búlgara Victoria, con credenciales para triunfar el 22 de mayo, con su delicada propuesta Growing up is getting old, a la que añadió una parta en español y una cuidada escenografía, antes de hacer una versión de Lo vas a olvidar, de Rosalía y Billie Eilish. El islandés Daði Freyr apareció encima de un mueble y en chándal para ofrecer sus 10 years sin adornos, mientras que la maltesa Destiny no defraudó. Su versión, también acústica, de Je me casse, con una impresionante recreación al aire libre, hizo lucir su voz y poderío gestual. Continuó otra de las favoritas, la francesa Barbara Pravi, cuyo Voilà ya se ha ganado los corazones para atrapar el micrófono de cristal.

CÁLIDO BLAS CANTÓ


Senhit (San Marino) también escogió el acústico para presentar Adrenalina, e introdujo, por sorpresa, un fragmento en español, añadiendo una cover muy peculiar de Bandido. Fue la que dio paso al Voy a quedarme de Blas Cantó, con una interpretación muy sensible y cuidada, demostrando sus dotes interpretativas y aderezándola con un fragmento de su exitoso Él no soy yo. El broche sucedió cuando irrumpió Senhit para entonar Universo, la canción que el representante español llevaba en 2020, y éste hizo lo propio con Freaky, la composición con la que iba a competir la abanderada de la Senerísima, para finalmente cerrar el show ambos a los sones de la Fiesta de Rafaella Carrà.

ENSAYOS


El festival regresa con más fuerza que nunca. Los países del Big 5 ensayarán en tierras holandesas por primera vez el jueves 13. Blas Cantó lo hará de 18.55 a 19.25 horas y repetirá el sábado 15 de 12.35 a 12.55 horas, siendo curiosamente esta la última prueba individual de esta edición. Entre el lunes 17 y el sábado 22 se realizarán los tres ensayos generales de Eurovisión 2021, el lunes y el martes los correspondientes a la primera semifinal, el miércoles y el jueves a la segunda, y el viernes y el sábado a la gran final. Las galas en directo, por su parte, tendrán lugar esa misma semana, el martes 18, jueves 20 y sábado 22 de abril a las 21.00 horas. Para entonces, la suerte estará echada pero, pase lo que pase, ¡que nos quiten lo bailao!, que cantaría Lucía Pérez.

noticias de deia