Mesa de Redacción

El virus de la estupidez

18.09.2020 | 01:24
El virus de la estupidez

eSTE puñetero covid-19 tiene la habilidad de enmascararse de forma diferente en cada persona. El listado de síntomas es variado y amplio, vamos que hay para todos los gustos. Pero es que, además, si esto no fuera suficiente en otras personas ni siquiera se manifiestan aunque sean una bomba de relojería a la hora de contagiar. Todos nos acordamos de la surfera más famosa de Donostia que cogía olas en la playa de La Zurriola tan ricamente pese a ser portadora del virus, aunque tampoco será la única que se ha saltado la cuarentena de rigor. Entre los variados síntomas del covid-19 hay uno que no aparece por ningún sitio pero cada vez está más extendido, y es el de la estupidez. No hay día que no tengamos noticia de macrobotellones de decenas y decenas de personas bebiendo alegremente en la vía pública y sin mascarilla, por supuesto. Los hemos tenido a doquier y no parece que la amenaza de multas y sanciones ha tenido suficiente valor de intimidación. El Gobierno navarro actualizó el miércoles el régimen sancionador y anunció multas de 300 euros en el caso de no usar mascarilla y de 600 por participar en los botellones. Es la hora del palo porque lo de la zanahoria no ha sido suficiente para algunos y las macrofiestas amenazan con acabar definitivamente con el ocio nocturno, ese que lo tenemos cerrado para tener a raya al virus, aunque paradójicamente lo otro es mucho más peligroso y difícil de controlar. Es lo que tiene la estupidez humana.