Mesa de Redacción

Basta con dos fases

15.05.2020 | 00:21
Basta con dos fases

Las fases de la desescalada están mal planteadas. Así lo están haciendo ver varios subsectores de distintos sectores sociales. La crítica viene dada por el hecho de que estos periodos de descompresión del confinamiento son un totum revolutum en el que se mezclan lo social con lo económico. Así, según los teóricos de ese nuevo organigrama (que funcionan a título personal, pero también integrados en organizaciones en teoría serias), es plenamente defendible que se abra la mano en lo relativo al ocio (¿Por qué no podemos ir a otros pueblos? ¿Y a otros territorios, provincias y comunidades autónomas? ¿Por qué no a la playa? ¿Por qué se suspenden las fiestas? ¿Por qué los festivales? ¿A cuenta de qué tanta restricción con los bares? ¿Qué es eso de las franjas horarias?... y así hasta el infinito), y, sin embargo, esas mismas personas, solas o en asociación, rechazan de plano la apertura de mano para la vuelta al trabajo en los sectores que no tengan que ver con el ocio, echándose las manos a la cabeza porque reabra la industria, los centros educativos, los edificios de oficinas... porque ahí, al parecer, sí hay un verdadero riesgo de contagio del covid-19, cosa que no ocurre cuando nos lanzamos como posesos a las terrazas, a los paseos multitudinarios, a los corrillos en las plazas, a las celebraciones clandestinas en los más insospechados lugares. Las fases están mal planteadas. Basta con dos: la primera, unos meses de relajación, y la segunda, la del trabajo, que ya se verá luego, si eso.

Blogs de Deia
Foros Deia