Editorial

Nafarroa como rehén

La derecha española vuelve a utilizar argumentos falsos y la manipulación más descarada para presionar al PSOE con el fin de evitar a toda costa el Gobierno plural en la comunidad foral

09.02.2020 | 10:54

LE ha faltado tiempo al tridente de la derecha española -cada vez más radicalizado y crecido tras el fracaso en el intento de investidura de Pedro Sánchez y cada vez más unido en sus objetivos estratégicos- para arremeter contra el acuerdo alcanzado entre PSN, Geroa Bai y Podemos para un Gobierno plural en Nafarroa. Era muy previsible una crítica feroz a ese pacto, por cuanto priva a los representantes de ese viejo régimen que se ha enseñoreado de la comunidad foral hasta hace cuatro años de reconquistar el poder que perdieron con el Gobierno del cambio de Uxue Barkos. Pero una cosa es la crítica y otra muy distinta es la ofensiva, el ataque sin ningún escrúpulo, utilizando argumentos manipulados o directamente falsos con el objetivo de soliviantar de manera torticera a la opinión pública para presionar al adversario político en favor de los intereses propios. Eso es, ni más ni menos, lo que está sucediendo con Nafarroa. Era evidente que la comunidad foral y su gobernabilidad iban a ser tomadas, una vez más, como cuestión de Estado por la derecha política y mediática española. La oferta lanzada por UPN a Pedro Sánchez, ofreciéndole frívola e incosistentemente sus votos en la investidura a cambio de impedir que María Chivite fuera presidenta de Nafarroa y facilitar un gobierno de Navarra Suma ya era más que significativo. Ahora, forjado ya el acuerdo plural, el hecho de que el nuevo Ejecutivo tripartito precise de la abstención de EH Bildu ha servido de sucia munición para intentar convertir de nuevo a Nafarroa en rehén de intereses políticos ajenos por completo a los ciudadanos y ciudadanas de la comunidad foral y que pretenden que sea moneda de cambio en el Estado. Lo vino a explicitar ayer la vicesecrataia de Estudios y Programas del PP, Andrea Levy, quien condicionó cualquier diálogo con Sánchez a que rompa el que denominó "pacto de la vergüenza", argumentando, falsamente, que los socialistas han negociado y acordado con EH Bildu, una formación, por otro lado, absolutamente legal, representativa y legitimada, a la que ciertamente aún le queda recorrido ético. Por mucho que lo repitan las derechas, no es verdad que haya habido pacto alguno con Bildu, aunque exigirles rigor y vergüenza política es, a estas alturas, inútil. Nafarroa será lo que decidan los ciudadanos de esta comunidad y se gobernará conforme a su voluntad democrática.

noticias de deia