A la rabia

05.01.2022 | 00:38

Quiero empezar el año con una rabia ciega sin ninguna dirección, pero por motivos muy claros y expulsar al inconsciente colectivo todo lo que me carcome dentro (no quiero ser feliz a lo bobo) y de esta manera liberarme del asco de vivir en una civilización como la nuestra, compuesta por el imperio europeo, entre otros, que han conseguido globalizar el dolor junto al llamado desarrollo. Y es porque se ha conseguido inocular el dinero como la sangre que todo lo mueve. En principio sería una solución si no fuera exclusiva y fundamental. Y si no que se lo pregunten a los miles de muertos en pateras o mejor a sus familiares. A los refugiados en cárceles disimuladas con concertinas. O a los que no tienen donde caerse muertos y viven en las calles. O los que están sin trabajo y sin futuro; jóvenes y menos jóvenes. Y nadie dice nada, o muy pocos. Y eso de que hablo es solo una muestra de las plagas que campan a sus anchas por la calles y casas de nuestras ciudades llenas de luces de la dulce Navidad. En algunas casas el vaso no está ni medio lleno ni medio vacío. Está roto. Urte berri on!

noticias de deia