"España no puede volver a enterrar miles de millones en empresas zombis"

14.03.2021 | 01:08

El destino de los fondos europeos preocupa al presidente de Sidenor, siente que la carrera por acceder a ellos no prima a los que realmente los necesitan.

Lanzó hace un tiempo una propuesta para una alianza de acerías vascas.

—El tema está parado, no podemos obligar a nadie a hacer algo que no quiere, aunque yo creo que tiene muchas ventajas. Pero son los accionistas y directivos de esas empresas los que tienen que decidir y no hemos tenido mucho éxito. Me imaginaba que podía ocurrir. Tampoco está la puerta cerrada, si alguno de los tres que hemos nombrado [Olarra, Tubos Reunidos y Tubacex, Jainaga no los cita] está dispuesto a hablar, la puerta está abierta. Sería bueno para el país, porque este es un sector muy maduro, con tiempos difíciles como los que nos tocan y el tamaño ayuda mucho. Desde el punto de vista industrial, de la fortaleza financiera y de gestión de las personas. Ser muy pequeño en el mundo de hoy tiene un futuro muy complicado. Y estar cerca, a 15 kilómetros unos de otros, permite hacer muchas cosas. Los otros tienen que querer, veremos qué pasa.

¿Si esa alianza estuviera en marcha, facilitaría el acceso a los fondos de reconstrucción europeos?

—Juntos o separados, desde luego aspiramos a ellos. Hemos presentado proyectos por 280 millones de euros. Están muy orientados a las directrices que ha marcado Bruselas. Tienen que ver con la digitalización, el cambio climático, la sostenibilidad de la industria, la competitividad... Esperamos recibir fondos europeos, pero como bien han dicho los consejeros Arantxa Tapia y Pedro Azpiazu hay cosas que hay que hacer y las haremos con fondos europeos o con el presupuestos del país, de Euskadi. Si son buenas y tienen sentido, habrá que hacerlas.

¿Cuántos proyectos manejan?

—Hemos presentado ya siete proyectos en Madrid. Las cosas van un poco lentas y nadie tiene muy claro los procesos de decisión y elección de los proyectos que van a ser subvencionados, pero pensamos que una empresa vasca, que ha dedicado una montaña de dinero a asentar la empresa y a garantizar su futuro, merece una ayuda. La inversión de Basauri va en línea con la digitalización, la mejora de competividad y la eficiencia energética. Esperamos que nos ayuden. Los fondos europeos deberían dar prioridad a proyectos que generen actividad económica y empleo de manera rápida. Porque proyectos que van a dar fruto dentro de diez años estarán muy bien, pero no resuelven el problema de hoy. Se habla mucho del hidrógeno, no tengo nada contra el hidrógeno, pero antes de que pueda crear riqueza y empleo para el país van a pasar muchísimos años. Y el problema lo tenemos hoy y hay que resolverlo hoy.

¿Con una apuesta por la industria?

—Lo han dicho Arantxa Tapia y Pedro Azpiazu en varias ocasiones: señores, no se olviden de la industria. Porque la industria es fundamental para Euskadi y también debería serlo para España. Pero cuando se habla de a dónde van a ir destinados los fondos europeos dentro de la parcela que corresponde al Ministerio de Industria, resulta que la mayor parte va destinada al turismo... Igual son los más necesitados, pero de cara al futuro no es lo mejor. Esa debería ser la segunda premisa.

¿Y el resto de premisas?

—Tercero, que no se inviertan miles de millones de euros en apoyar proyectos que las empresas que los promueven iban a realizar por sí mismas, porque tienen capacidad financiera para hacerlo, y me refiero a las energías renovables. Y cuarto, y termino, no volvamos a crear un hospital de empresas zombis. Cada vez se oye más que va a haber barra libre para que la SEPI [adscrita al Ministerio de Industria] entre en empresas en dificultades. España no puede volver a enterrar miles de millones en empresas que no tienen solución. Entre las empresas de las que se habla algunas llevan más de diez años en dificultades y otras no son estratégicas. No hay que dejar tiradas a las personas que trabajan en esas empresas, pero eso no quiere decir enterrar sus salarios en empresas que dentro de cinco años van a seguir en la UCI.

"Los fondos europeos deben dar prioridad a proyectos que generen actividad económica y empleo de manera rápida"