Presidente de Ascobi-Bieba, Asociación de Constructores y Promotores de Bizkaia

Alex Bidetxea: "Si queremos personal cualificado debemos echar el resto en materia de formación"

Ascobi-Bieba subraya la relevancia del sector de la construcción en Bizkaia y su incidencia en el empleo, al tiempo que alerta del gran déficit de personal cualificado

01.03.2021 | 11:31
Alex Bidetxea en la nueva aula de formación de la Fundación Laboral de la Construcción (FLC) en Bilbao.

Alex Bidetxea, al frente de la Asociación de Constructores y Promotores de Bizkaia, hace hincapié en la importancia de los fondos Next Generation para un sector que se enfoca a la innovación y la sostenibilidad mientras afronta retos como la incorporación del talento femenino, lograr más rapidez en la tramitación administrativa y propiciar un cambio en la regulación para hacerla más acorde a las necesidades de vivienda, sin perder de vista la subida de precios de mano de obra y materias primas, que desestabiliza la actividad.

En relación con la situación del sector de la construcción, ¿cuál es el potencial del mismo y su relevancia en el territorio?
—Representamos más del 6% del PIB vasco y trabajamos en el sector más de 50.000 personas de manera directa, así que relevancia tenemos, a veces poco valorada. Los empresarios y empresarias de la industria de la construcción vasca también generan empleo y riqueza en el territorio y en Ascobi tenemos la obligación de reivindicar ese estatus lógico.

La construcción tiene incidencia directa en el empleo. ¿Cómo percibe la evolución de la empleabilidad a corto/medio plazo?
—La construcción y la promoción todavía se está curando las heridas de la antigua crisis y a pesar de la mejora, en Euskadi se siguen cerrando empresas. De la mitad del empleo destruido, apenas se ha recuperado parte y además, hay un gran déficit de personal cualificado, situación que compromete seriamente la sostenibilidad del sector. Pero somos un sector tractor, como se está demostrando en esta pandemia, que tras la inversión, genera empleo muy rápido y con un retorno económico, directo e indirecto, muy alto para el territorio.

¿Se está haciendo efectiva la incorporación de la mujer, aunque sea un proceso lento?
—Cuesta atraer talento al sector en general, pero incorporar mujeres es un reto que nos ocupa en especial. Para ello estamos implementado acciones desde Ascobi y la FLC (Fundación Laboral de la Construcción), que empiezan a dar sus frutos.

¿Los fondos europeos Next Generation están impulsando la actividad del sector?
—De momento, a nuestro nivel de pymes no hemos notado nada y tenemos que seguir abriendo la persiana cada día. A futuro ya se verá.

¿Qué importancia revisten para el sector?
—Si se articulan bien, mucha importancia, especialmente en la rehabilitación de edificios y los proyectos de carácter medioambiental o de movilidad sostenible. El sector se está orientando hacia un futuro más innovador, digital y comprometido con la economía circular. Hay empresas vascas que están haciendo grandes esfuerzos en esta materia, por ello estos fondos, bien canalizados, ayudarán a cumplir esos objetivos y otros recogidos en la agenda 2030 y los ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU).

¿Y además de estos, qué proyectos son destacables en relación con este programa?
—Estos programas pueden impulsar actividades que tienen que ver con el ecodiseño, la innovación en nuevos procesos constructivos, la utilización de nuevos materiales, el tratamiento o valorización de suelos, la eficiencia energética y la industrialización de la construcción, entre otros.

¿La pandemia ha tenido graves efectos en la productividad y en la ralentización de proyectos asociados a sectores afectados por el covid-19?
—Veníamos trabajando con precios bajos de producción y si a esto le añadimos la merma en la productividad por el necesario cumplimiento de los protocolos del covid-19, la cuenta de resultados se resiente. Además, hay sectores afectados como el turismo o la aeronáutica, que han paralizado sus inversiones generando una merma de la cartera potencial privada de las empresas y por ello, pedimos que la Administración acelere la inversión para que el sector sea protagonista de la regeneración económica.

¿En la promoción de viviendas, evolucionan las ventas al ritmo deseado?
—Seguimos necesitando vivienda nueva, manejamos unos ratios muy bajos. Además, la generación de hipotecas está viva, los tipos siguen bajos y el precio de alquiler continúa subiendo. Tampoco percibimos cancelaciones significativas en las ventas.

¿Cuáles son los retos más inmediatos a los que se enfrenta la asociación en la promoción inmobiliaria?
—Lo urgente es conseguir más rapidez en la tramitación administrativa y lo importante, propiciar un cambio en la regulación para hacerla más acorde a las necesidades actuales de vivienda. Otro reto a superar es la subida de precios de mano de obra y materias primas, que también desestabiliza la actividad, poniendo en riesgo al promotor e incluso al constructor, que en contra de lo que se cree, no suele ser la misma empresa.

¿Cuáles son los servicios más destacados que tiene Ascobi?
—Destacaría el sello de la rehabilitación Bieba, el servicio de Prevención mancomunado Beitu y los programas de formación.

¿Es la formación un pilar fundamental del sector para Ascobi? ¿Hay alguna novedad en cuanto a planes de formación?
—La formación es clave en nuestro ámbito y desde aquí invito a que nos consulten sobre los diferentes talleres y cursos que impartimos. Existen oportunidades reales de empleo una vez obtenida la cualificación. Este es un buen sector para desarrollar una carrera profesional.

La Fundación Laboral de la Construcción País Vasco, que también preside, acaba de estrenar nueva sede. ¿Comienza así una nueva etapa en su andadura? ¿Cuáles son sus retos inmediatos?
—Sí, nos acabamos de trasladar al edifico BAMI en Bilbao y ahora disponemos de unas amplias y modernas instalaciones donde poder desarrollar la actividad de manera más operativa. Además, contamos también con la escuela/taller de Ascobi en Abanto, donde se imparten cursos de todo tipo relacionados con la construcción. Si queremos personal cualificado, debemos echar el resto en materia de formación.