La firma Viuda de Sainz patenta un nuevo modelo de puente reciclable

La constructora vasca ha diseñado y patentado un nuevo modelo de puente reciclable

01.12.2020 | 00:52
El grupo vasco Viuda de Sainz ha diseñado y patentado un ecopuente, ejemplo de economía circular.

La denominada economía circular, aquella que ayuda a mantener el equilibrio ecológico en la Tierra evitando el consumo de elementos finitos pues reaprovecha los ya utilizados, aporta ventajas y ahorros para las empresas vascas que apuestan por esta filosofía ya desde el primer momento del diseño de un producto. Son numerosas las compañías vascas que se han sumado a esta tendencia y la última es la constructora Viuda de Sainz que ha patentado un puente reutilizable.

En concreto, la compañía vizcaina con sede en Abanto y Zierbena, Viuda de Sainz S.A. ha diseñado un puente reutilizable que ha patentado y con el que ha obtenido un premio internacional de Economía Circular.

El modelo en cuestión es el denominado Ecopuente y que tiene la característica destacada de que es reutilizable, lo que significa, según fuentes del grupo presidido por Pedro Maria Sainz, que al finalizar las obras que han precisado del citado elemento arquitectónico, el puente en cuestión podrá retirarse y usarse en otro emplazamiento.

El puente ha sido diseñado y construido por la compañía Viuda de Sainz S.A. para la ampliación de la autopista vizcaina conocida como Supersur y ha obtenido el Quality Innovation Award Euskadi 2020.

La referida estructura viaria, que Viuda de Sainz ha registrado en la Oficina Española de Marcas y Patentes el pasado mes de octubre, ayuda a reducir el calentamiento global en un 77% respecto a una solución clásica tradicional que prestase el mismo servicio y que, como se recordará, al finalizar su etapa de servicio es demolida y reciclada en un porcentaje muy pequeño.

Viuda de Sainz estima que con su nuevo diseño de puente se pueden reducir las emisiones de CO2 a la atmósfera en unas 1.300 toneladas

Fuentes del grupo constructor vasco señalan que el novedoso diseño de puente tiene entre sus características principales una notable facilidad de transporte e instalación, que es desmontable, que se puede reutilizar sin generar residuos, su coste es reducido, y que podrá retirarse al terminar las obras utilizándose en otro emplazamiento.

Este tipo de iniciativas empresariales cada vez son más comunes en el País Vasco, y de hecho Euskadi lleva años trabajando con cierto éxito en materia de economía circular.

Según el último informe realizado sobre la referida economía circular en la CAV, con fecha de hace cuatro años, desde el 2000 al 2016, la economía vasca había crecido un 26%, mientras que el consumo de materiales se había reducido un 25% y el volumen de residuos urbanos que termina en un vertedero se había logrado reducir en un 56%.

Pese a estos datos, el margen de mejora sigue siendo muy importante y en la Estrategia de Economía Circular de Euskadi 2030 se contempla, según el Gobierno vasco, aumentar en un 30% la productividad material. En la actualidad, la industria vasca consume unos 21 millones de toneladas de materias primas al año, de las que un 77% son importadas: principalmente, combustibles fósiles, minerales metálicos, biomasa y minerales no metálicos. Aumentando la productividad material, el País Vasco busca desacoplar el crecimiento económico del consumo de materiales.