Confebask propone subir temporalmente el IRPF y el Impuesto de Sociedades

Cebek, Sea y Adegi remiten una propuesta al Gobierno vasco: "que aporte más quien pueda hacerlo"

08.05.2020 | 18:20
Confebask ha remitido una propuesta al Gobierno vasco con medidas ante la crisis económica y social del coronavirus, En la imagen, Eduardo Zubiaurre, presidente de Confebask

Confebask y sus organizaciones miembros -Cebek, Sea y Adegi-, han remitido una propuesta al Gobierno vasco con medidas ante la crisis económica y social del coronavirus, entre ellas, la de establecer un "recargo fiscal temporal y finalista" en el IRPF y el Impuesto de Sociedades bajo el principio "de que aporte más quien pueda hacerlo" para tratar de hacer frente a la devolución de la deuda en la que habrá que incurrir como consecuencia de la crisis derivada por el coronavirus.

En un comunicado, la patronal vasca ha explicado que se trata de una 'hoja de ruta económica y empresarial para hacer frente desde la CAV a la crisis del covid 19' que incluye diversas medidas dentro de lo que denomina 'Plan 2R: resistir y reactivar'.

En el apartado de medidas fiscales y complementarias, el comité ejecutivo de Confebask proponer un "recargo fiscal temporal y finalista", durante un periodo de tiempo determinado, para poder hacer frente a la devolución de la deuda "en la que habrá que incurrir necesariamente para salir de la crisis".

Confebask ha señalado que habría que detallar el alcance, la cuantía y el plazo del recargo fiscal concreto y ha indicado que son propuestas con precedentes tanto en la propia Euskadi, como en otros países europeos, entre ellos Alemania.


RECARGO EN IRPF Y SOCIEDADES

La propuesta de Confebask plantea que ese esfuerzo fiscal destinado a ir amortizando la deuda en la que hay que incurrir debería afectar a todos los Tributos concertados de regulación propia, -IRPF e Impuesto sobre Sociedades-, "y siempre bajo el principio de que aporte más quien pueda hacerlo".

Por lo tanto, ha indicado que su propuesta no se centra exclusivamente en el IRPF, y "no sería una medida de corte general indiscriminada".

Entre las medidas propuestas por Confebask para resistir están la de aportar Líneas de liquidez empresarial en cuantía suficiente a Pymes y autónomos; aprobar medidas para facilitar el mantenimiento del mayor nivel de empleo y empresas posible y aportar rentas "a los colectivos más desfavorecidos por la crisis".

En el apartado de reactivar, Confebask propone en una segunda fase medidas como estimular la demanda interna vasca de bienes de consumo local y la inversión en Euskadi, tanto pública como privada; estimular la internacionalización empresarial y el rescate y relanzamiento de empresas viables en dificultades.

También plantea la reactivación de sectores "estratégicos y/o más castigados" por la crisis sanitaria, la recolocalización de cadenas de suministro internacionales o el desarrollo de una "cadena de suministro local" para el sector de salud y biociencias.

Asimismo, considera necesario aprobar planes "flexibles, ágiles y con la dotación suficiente" para la cualificación y recualificación de personas en desempleo y en ERTEs.

"En definitiva, todo un conjunto de medidas y propuestas para las que va a ser necesario contar con recursos suficientes, algo que, hoy en día, sólo es posible mediante, lo que entendemos debe ser, un endeudamiento razonable y razonado. Primero, para mantener el nivel de gasto público ordinario que estaba previsto antes de la crisis y, segundo, para financiar las medidas extraordinarias que habrá que poner en marcha para que la sociedad vasca en su conjunto - empresas, personas e instituciones- salgamos adelante", ha precisado.

Confebask ha afirmado que se está ante una "crisis económica y social sin precedentes" y su propuesta responde a un "sincero compromiso con el país y sus personas". "Siendo conscientes de que el esfuerzo de devolución recae en los que mejor están soportando la crisis, los que mantienen el empleo y los beneficios, y las mayores rentas. Es decir, se trata de una apelación directa al principio de solidaridad", ha añadido.

Asimismo, ha indicado que también supone un compromiso con las "generaciones futuras", porque esta propuesta "limita la responsabilidad del pago de la deuda a la generación actual, sin hipotecar el futuro de las siguientes, y desde el convencimiento que, sólo con ese esfuerzo compartido, será posible asumir los enormes retos que se adivinan".