Sí afecta a la ACB de Sestao

Arcelor se suma a los ERTE en Euskadi

El líder siderúrgico quiere poder implantarlo en todas las factorías El número de empresas vascas en ERTE se eleva ya a un total de 23.178

06.04.2020 | 18:03
La planta de ArcelorMittal en Etxebarri sigue produciendo con normalidad hojalata para los envases alimentarios.

La paralización generalizada de la actividad económica salvo en sectores muy concretos agroalimentarios, sanitarios y logísticos está llevando a miles de empresas vascas a presentar sus respectivos Expedientes de Regulación de Empleo de carácter temporal (ERTE) alegando razones de causa mayor. Y una de las últimas grandes compañías ha sido la firma siderúrgica ArcelorMittal que controla varias plantas repartidas por Araba, Bizkaia, Gipuzkoa y Nafarroa.

En un principio, la dirección del grupo siderúrgico comunicó, según UGT, que contemplaba presentar un ERTE por causas de fuerza mayor en todas las plantas en el Estado como consecuencia del impacto de la pandemia de coronavirus y la caída de la demanda en sectores tan importantes como el automóvil o la construcción. Aunque la empresa ya tiene un expediente de regulación de empleo al que acogerse, en el mismo tiene que complementar el salario hasta un cierto nivel, entre el 90-94%, y si aplica ahora un ERTE se ahorraría mucho dinero en detrimento de los ingresos de los trabajadores, critican los sindicatos.

En el caso de la CAV, ArcelorMittal tiene previsto aplicarlo en ACB de Sestao, que permanece cerrada pues la demanda de productos planos como las bobinas de acero que elabora ha caído en picado, pero no tendría que afectar a los trabajadores de la planta vizcaina de la antigua Bandas de Etxebarri que está plenamente operativa, según fuentes del grupo multinacional anglo-indio. No hay que olvidar que en la planta de Etxebarri se elabora la hojalata para los envases alimentarios, desde latas de anchoas a botes de refrescos.

Fuentes de la empresa resaltan que la aplicación sería en principio para todas las plantas del grupo, aunque será modulable en función de las necesidades de cada planta.

En el caso de la ACB, sí se vería afectada por este ERTE por fuerza mayor, ya que la planta está cerrada debido al impacto en su negocio del efecto de la pandemia en sus clientes, entre ellos, los del sector del automóvil, que están parando su actividad. Las mismas fuentes han señalado que esta acería de horno eléctrico, unas de las más sencillas de parar y arrancar, se mantendrá cerrada y se verá afectada por el ERTE por fuerza mayor. Como se recordará en la ACB de Sestao se venía aplicando un expediente de regulación de empleo por causas económicas y productivas y de hecho hace mucho tiempo que no trabajaba toda la semana.

En otras plantas de Arcelor en Euskadi, como en las de perfiles de Olaberria, la antigua Aristrain, y la de Bergara, ambas en Gipuzkoa, se está manteniendo una actividad "mínima indispensable" y en los próximos días se analizará si finalmente se ven o no afectados por el ERTE. En cambio, sí se aplicaría en el centro de transformación que Arcelor de Agurain, hoy parado.

Más ERTES La CAV contabiliza ya un total de 23.178 ERTE, que afectan a un colectivo de 157.945 trabajadores, como consecuencia del estado de alarma decretado por la pandemia del coronavirus.

Según el Departamento vasco de Trabajo, el mayor número de expedientes se contabilizan en Bizkaia, 11.975, con 50.641 trabajadores afectados. Le sigue Gipuzkoa, con 7.889 ERTE aplicados a 50.641 personas, y Araba, territorio en que el que el número de expedientes alcanza ya los 3.314, con 32.376 trabajadores afectados.

ERTE

Empresas. El número de compañías de la Comunidad Autónoma Vasca que han tenido que recurrir a la presentación de un Expediente de Regulación de Empleo temporal (ERTE) ante la paralización de la actividad económica y la correspondiente caída de la demanda por efectos de la pandemia de coronavirus se elevó ayer a un total de 23.178.

La cifra

157.945

trabajadores están ya afectados por expedientes de regulación de empleo temporales en los territorios de Araba, Bizkaia y Gipuzkoa, según fuentes del Departamento de Trabajo del Gobierno vasco.