Director general de Lanbide

Borja Belandia: "Habrá ayudas para que los autónomos puedan pagar cuotas y alquiler"

21.03.2020 | 00:26
Borja Belandia

Anuncia medidas de apoyo para uno de los colectivos que peor parados pueden salir a nivel económico de la crisis del coronavirus: autónomos y otros pequeños empresarios

La lista del paro crece estos días a ritmo de vértigo en Euskadi. Eventuales y autónomos, en especial del sector servicios, son los más afectados. "Hemos puesto medios para que nadie tenga problemas a la hora de tramitar sus ayudas", asegura.

¿Cómo ha afectado el coronavirus a la salud de la plantilla de Lanbide? ¿Cómo se trabaja ahora?

—En las oficinas no hay ninguna persona trabajando, salvo un pequeño retén para mantenimiento y emergencias de violencia de género. El resto realiza teletrabajo.

Las oficinas centrales se encuentran precisamente en Gasteiz, donde la situación es realmente grave.

—En la oficina de Salburua hemos tenido tres positivos, además de uno del Sepe (los trabajadores del Servicio Estatal Público de Empleo comparten espacio con los de Lanbide). Luego hay otros casos posibles en oficinas como Txurdinaga o Erandio, pero son goteos puntuales.

¿Cómo deben ahora los usuarios utilizar Lanbide?

—Si ya estaba registrado antes de todo esto, tiene en la web de Lanbide todos los trámites a su disposición. En cuanto a las nuevas altas (de paro), se ha generado en la web una dirección de correo electrónico al que se manda toda la documentación y con eso ya se puede conceder la prestación. Queremos estar seguros de que nadie va a tener un problema respecto a la tramitación de sus ayudas, por eso todos los plazos están ampliados al máximo sin ninguna merma de derechos.

Una de las medidas de choque ha sido suprimir ese plazo de 15 días desde el despido para tramitar el cobro del paro.

—Ahora hay que ser solidario. Si no damos servicio no podemos ser exigentes con las personas. Hasta que se cierre este paréntesis la gente podrá hacer sus trámites. Nadie se va a quedar sin ejercer sus derechos.

El número de desempleados registrados crece con fuerza estos días. El pasado martes se contaban 4.200 desempleados más respecto al cierre de febrero, cuando en el mismo periodo del año pasado fueron 1.400 más. La situación empeorará esta próxima semana€

—Nos enfrentamos a algo que no es habitual, no tenemos referencias. Vamos intentando monitorizar la información para que, cuando se vuelva a la normalidad, pongamos en marcha planes de actuación de la manera más rápida. Hasta ahora nos venían diciendo los empresarios que necesitaban trabajadores, eso nos debería permitir que estas personas se vuelvan a recolocar en el mercado de trabajo.

Habrá que reorientar desempleados procedentes de ramas como la hostelería o el turismo a otras actividades con más demanda.

—Sí, pero quiero pensar que esta gente que estaba trabajando hasta ahora también va a ser necesaria. Confío en que bares, restaurantes o pequeños comercios retomen su actividad cuando esto pase. Igual que la decisión individual de quedarnos en casa puede ayudar a que no aumente el contagio, después también tenemos en nuestra mano una decisión de ayudar a ese comercio local, hostelería, negocios a los que hemos ido siempre€ Vamos a echarles una mano a través del consumo con esa vuelta a la normalidad.

¿Hay algún sector que por ahora esté resultando más afectado?

—El colectivo de autónomos. Los gastos siguen corriendo y en muchos casos no tienen ingresos. Vamos a plantear medidas para prestarles apoyo tanto con las cuotas de autónomos como con el alquiler de sus locales. Al menos para que después puedan retomar su actividad cuanto antes. Luego, al margen de Lanbide, hay otras medidas de apoyo desde el departamento de Desarrollo Económico o desde Hacienda.

¿Tiene margen de actuación Lanbide respecto a las cuotas a la Seguridad Social?

—Habrá que establecer un programa específico adicional para abordarlo, pero sí. De hecho ya tenemos algo parecido en nuestros programas de ayuda a emprendedores. La idea es hacer una nueva convocatoria de ayudas, con requisitos diferentes, para autónomos que no son emprendedores, no acaban de empezar, pero que lo están pasando mal.

¿Y en el caso de los alquileres?

—Lo incluiremos también. Necesitamos saber los importes en que nos movemos, pero la idea inicial es destinar a este programa unos 3 millones de euros. Estimamos una ayuda de unos 3.000 euros por solicitante para paliar la crisis en un primer momento. Luego se estudiará si la medida se puede ampliar. Trasladaremos este programa al consejo de Gobierno del martes para su aprobación a la mayor brevedad.

¿Las personas en un ERE temporal (ERTE) se tienen que dar de alta como desempleados?

—No, la comunicación para percibir las ayudas las hace el Sepe. La persona no tiene que hacer ninguna gestión. Estas personas no están incluidas en la lista de desempleados porque su situación es temporal. Entiendo que, dentro del escenario en el que estamos, el ERTE es una fórmula para no perder el empleo, mucho menos lesiva que el despido o la finalización del contrato.

En esta situación se prevé un aumento importante en el número de perceptores tanto del seguro del paro como de la RGI. ¿Hay colchón presupuestario?

—El lehendakari ya ha planteado un plan de 1.025 millones para hacer frente a esto. La buena gestión anterior nos tiene que permitir abordar esta emergencia con solvencia a corto plazo. En cuanto al medio plazo, si la situación se prolonga habrá que tomar otro tipo de medidas.

¿Están en riesgo las prestaciones de desempleo o la RGI?

—Se puede decir con absoluta seguridad que no hay ningún riesgo. Entre otras cosas porque la RGI es un derecho subjetivo y por tanto prioritario. Si hace falta se recurriría a otras partidas de gasto para garantizar su pago. A día de hoy es imposible calcular qué impacto va a tener esta crisis. Vamos día a día intentando medir el impacto para hacer que las personas afectadas retomen cuanto antes su actividad.

¿Está en riesgo la recuperación que ha vivido el empleo en Euskadi en los últimos seis años?

—Cuando conozcamos la cifra de marzo seguro que vamos a ver que hemos retrocedido mucho. Pero al no ser esta una crisis de tipo económico, aunque sí va a tener efecto en la economía, creo que podremos recuperar los niveles previos de actividad. ¿Va a ser así en todos los casos? Seguro que no, de ahí la importancia de que todos aquellos que puedan continuar con la actividad continúen. Cuantos menos negocios paren más posibilidades habrá de volver cuanto antes a las cifras anteriores.

Por último le pregunto por el nuevo sistema de voluntariado que ha pasado a coordinar el propio departamento de Empleo del Gobierno vasco.

—Cuando hay una situación como esta la solidaridad de las personas se manifiesta de forma espontánea. En el corto plazo esa espontaneidad es la esperanza que tiene el que está mal, pero cuando esto se va consolidando necesitamos organizar esa solidaridad para que seamos más eficientes. La iniciativa del Gobierno vasco en colaboración con Cruz Roja, Cáritas y el Tercer Sector tiene esa voluntad de canalizar de forma eficiente esa solidaridad de las personas a favor de quien más lo necesite. Para entendernos, se trata de que no vayamos tres ambulancias a un mismo accidente porque esos recursos son necesarios en otro lugar.

"La RGI no está en riesgo. Son prioritarias y si hace falta se recurrirá a otras partidas para garantizar su pago"

"El paro aumentará, pero al no ser una crisis económica, creo que podremos recuperar el nivel previo de actividad"