Llegan a un acuerdo

Iberdrola vende Gamesa a Siemens por mil millones y termina los pleitos

La eléctrica vasca cobra una prima del 32% sobre el valor medio del último mes y deja sin valor los acuerdos de fusión

05.02.2020 | 06:27
Ignacio Galán, presidente de Iberdrola. Markus Tacke, consejero delegado de Siemens Gamesa.

BILBAO - Las desavenencias entre la empresa vasca Iberdrola y la alemana Siemens AG en el seno del fabricante de aerogeneradores Siemens Gamesa (SGRE) han finalizado tras acordar la compañía eléctrica presidida por Ignacio Galán vender el 8% que mantenía en la sociedad, en la que entró en 2004 aunque de forma indirecta a través de la Corporación IBV, con sede social en la localidad vizcaina de Zamudio, a la multinacional germana por un importe de 1.099 millones de euros tras un acuerdo entre partes.

La operación supone que Siemens AG compra el 8 por ciento restante de la empresa Iberdrola en su filial de energía eólica Siemens Gamesa con lo que eleva su participación hasta el 67%.

Siemens paga 20 euros por acción de Siemens Gamesa, lo que representa una prima del orden del 32 por ciento sobre el precio promedio de las acciones del fabricante vasco de molinos de viento de los últimos 30 días de negociación. La compañía con sede en Múnich se compromete a abonar el monto total de 1.100 millones de euros con sus propios fondos.

La desinversión de Iberdrola en Gamesa permite resolver todas las disputas legales entre Iberdrola y Siemens y elimina uno de los principales obstáculos a los que se enfrentaba el consejero delegado de Siemens, Joe Kaeser, para separar de Siemens AG, todos los negocios ligados al mundo energético, agruparlos en una nueva sociedad y sacarla a la Bolsa de valores en otoño.

Siemens AG transferirá sus acciones de Gamesa a la nueva Siemens Energy con lo que la compañía vasca quedará diluida en esta nueva sociedad energética.

La salida de Iberdrola de Siemens Gamesa incluye, según la compañía vasca, también un acuerdo a tres partes entre la propia Iberdrola, Siemens AG y Siemens Gamesa de cooperación por un periodo inicial de seis meses para "reforzar y expandir sus actuales relaciones comerciales en determinadas áreas de los negocios de energías renovables y redes". Este nuevo acuerdo para facilitar la transición de la salida de la eléctrica vasca de Siemens Gamesa tiene un énfasis especial "en generación eólica terrestre y marina, red digital y gestión de capacidad".

Para los alemanes, en la actual fase de desacuerdos, Iberdrola era más una piedra en el engranaje que un colaborador hasta el punto que Siemens AG asume que, a partir de ahora, también será posible un ahorro anual de hasta 100 millones de euros después de la terminación del acuerdo de asociación y una cooperación más estrecha entre Siemens y Gamesa.

El futuro de Siemens Gamesa, ya sin accionistas vascos relevantes en el consejo de administración, quedará totalmente ligado a las decisiones alemanas. Y la primera pasará por la decisión de la matriz germana de traspasar todas las acciones de Siemens Gamesa a la nueva Siemens Energy como parte de la escisión del negocio de gas y energía y la posterior salida a Bolsa. Esto creará una nueva compañía energética que jugará en el campo de las energías tradicionales y en las renovables, en la que Siemens Energy tendrá en el futuro una mayoría de dos tercios en la junta general. No se planea una oferta de adquisición obligatoria a los accionistas externos de Siemens Gamesa.

De cara a esta salida a Bolsa, Siemens AG ya había reorganizado días pasados su anterior 59% en Gamesa transfiriendo su participación a dos sociedades: Siemens Gas & Power GMBH (30,123%) y Kyros 63 GMBH (28,877%).

Siemens Gamesa (SGRE) prevé cerrar 2020 con ligeros beneficios y revertir así los resultados del primer trimestre, en el que perdió 174 millones de euros por sobrecostes en cinco proyectos en el norte de Europa, según su director financiero, David Mesonero.