El camino a seguir

26.07.2020 | 10:13
Mikel Urrutikoetxea golpea con la derecha ante la mirada de Iker Irribarria.

Mikel Urrutikoetxea, olvidada ya la microrrotura en el pectoral, busca hoy enderezar el rumbo en el Masters

Arrigorriaga amaneció el pasado domingo con un partido complicado para Mikel Urrutikoetxea e Iker Irribarria, inmersos en un escenario aún más difícil en el plano personal. En el Masters CaixaBank, establecido por las empresas como solución a las ferias estivales cercenadas por el coronavirus covid-19, Baiko y Aspe les colocaron juntos en la parrilla de salida frente a un skyline escarpado, empinado, sobre todo, por la velocidad y la poca memoria del deporte de alta exigencia. Las empresas consideraron que Irribarria, actual campeón del Manomanista, tenía buenas trazas para jugar como zaguero y allí le plantaron con apenas un solo entrenamiento en esa demarcación tras el confinamiento –sí que ha jugado algún partido esporádico, pero de exhibición y hace más de un año–; además, determinaron que era el momento de que el vizcaino regresara a los cuadros alegres tras el Campeonato de Parejas, en el que estuvo bajo el amparo de Aimar Olaizola. Si se mira por el retrovisor, se puede contemplar que Urrutikoetxea ni siquiera participó en el Cuatro y Medio por una rotura muscular que no se curó y de la que llevaba de baja desde el mes de agosto. En total, casi nueve meses sin continuidad como delantero. Para más inri, el de Zaratamo sufrió una microrrotura en el pectoral en su primer choque, que le tuvo fuera de órbita dos semanas. Regresó en Arrigorriaga, frente a los difíciles Ezkurdia-Aranguren (19-22). No tuvieron suerte con los números, pero las sensaciones fueron de mejoría. Necesitan tiempo. "Entre la inactividad y el no jugar desde hace tanto tiempo como delantero sí que me encuentro algo perdido. Eso lo arreglan los partidos", destaca Urrutikoetxea.

En cualquier caso, el primer objetivo del puntillero vizcaino era que la lesión quedara en el olvido. "Las últimas pruebas dijeron que estaba cerrada. En los entrenamientos estaba con mucha precaución. Lo que tengo que hacer a partir de ahora es dar continuidad al juego y aprovechar estos encuentros", explica el de Zaratamo, quien recuerda que "nos costó entrar ante Ezkurdia-Aranguren, aunque trabajando pudimos meternos en el encuentro. Estoy contento por no haber tenido molestias". El camino a seguir, no obstante, radica en la segunda mitad del choque, ya que dieron "mejor nivel". "Nos entendimos bastante bien. Quizás en algún momento tuvimos algún error de falta de entendimiento, pero es algo normal, porque era nuestro segundo partido juntos y nos cuesta todavía amoldarnos", desgrana Mikel. Aun así, el Masters avanza y todavía no conocen el triunfo. El tiempo corre en su contra. "Esto es largo, pero ya hay parejas con tres y cuatro puntos. Al final, lo importante es compenetrarnos bien y tener continuidad. Los resultados llegarán a partir de eso", desbroza.

Erik Jaka y Jon Ander Albisu ponen hoy a prueba en el frontón Aritzbatalde de Zarautz la reacción de los dos delanteros, a partir de las 17.00 horas. "Será complicado, pero vamos a dar guerra", finaliza Urrutikoetxea.

La actualidad

Arbizu: Duelo en la cumbre

Masters CaixaBank. Joseba Ezkurdia juega hoy en casa en el cierre de la quinta jornada del Masters CaixaBank de pelota a mano profesional, a partir de las 17.00 horas. Además, el frontón de Arbizu, que "gusta" al ídolo local, servirá para calibrar el estado de Oinatz Bengoetxea, quien regresó a las hostilidades el pasado sábado de modo satisfactorio, y Julen Martija. El dueto navarro, instalado en la parte alta de la clasificación, está empatado a puntos con el campeón del Cuatro y Medio y Aitor Aranguren; por lo que el resultado comenzará a esbozar el camino de cada una de las combinaciones

"Los resultados llegarán a partir de que nos compenetremos y tengamos continuidad", desgrana Mikel Urrutikoetxea


noticias de deia