Campeonato de Parejas

En plena montaña rusa

12.01.2020 | 06:21
Jaka golpea con la derecha ante la mirada de Irribarria.

Jaka y Zabaleta apuntalan el liderato del Campeonato de Parejas con su séptima victoria después de remontar a Irribarria-Rezusta en Etxebarri

Duración: 60:54 minutos de juego.

Saques: 3 de Jaka (tantos 9, 11 y 17).

Faltas de saque: Ninguna.

Pelotazos: 498 pelotazos a buena.

Tantos en juego: 6 de Irribarria, 2 de Rezusta, 10 de Jaka y 2 de Zabaleta.

Errores: 7 de Irribarria, 5 de Jaka y 3 de Zabaleta.

Marcador: 1-0, 3-0, 3-1, 9-1, 9-5, 10-5, 10-6, 11-6, 11-11, 11-14, 113-14, 13-15, 14-15, 14-21, 16-21 y 16-22.

Apuestas: Se cantaron posturas de salida de 100 a 80 a favor de Jaka-Zabaleta.

Incidencias: Partido correspondiente a la octava jornada de la liguilla de cuartos de final del Campeonato de Parejas de la LEP.M disputado en el frontón Municipal de Etxebarri. Unos 800 espectadores. En el primer partido, Zabala-Ruiz ganaron a Elordi-Oier Etxebarria (13-22).

Etxebarri - Toda moneda tiene dos caras. El frontón Municipal de Etxebarri fue una montaña rusa. Irribarria-Rezusta y Jaka-Zabaleta se acodaron en el traqueteo de un vagón endiablado y sin frenos: arriba y abajo, abajo y arriba, voltereta y tirabuzón. Revolución. Ataque de nervios. Las dos combinaciones de Aspe abrieron su segunda vuelta del Campeonato de Parejas desde Las Antípodas clasificatorias y en ese escenario transitaron, sin establecer un ritmo competitivo pleno. Sin embargo, las dinámicas, arrullados y acariciados Erik y José Javier por la deliciosa brisa marina de la cresta de la ola, fueron letales. El de Lizartza y el pegador de Etxarren, que comenzó dubitativo y fue de menos a más, sumaron su séptimo punto y salieron vivos de una cita que comenzó desnivelada en su contra, y mucho. Su camino está asfaltado de baldosas amarillas. Se nota. Viven en el sueño dulce. La pesadilla, no obstante, habita en el bando de Iker Irribarria y Beñat Rezusta, campeones de 2016. Los zurdos de Aspe no terminan de guiñar un ojo a la regularidad: descorcharon el compromiso con un auténtico recital, sobre todo por la química precisa entre ambos, pero acabaron estrellándose a medida de que sus contrincantes se merendaban la distancia inicial, un 9-1 jugoso con el que no sacaron premio. Se encallaron en el cartón 16. Necesitan globalizar los partidos. No es fácil. Aún tienen tiempo para reaccionar.

Remontaron Jaka y Zabaleta cuando recompusieron sus heridas. El delantero de Lizartza, cuyo comienzo fue de caras y cruces, trató de sujetar a su zaguero a base de trabajo y defensa de aire en un momento malo. La volea de Erik es un patrimonio estupendo. Zabaleta, desconocido, allanó un poco el terreno colorado. Sus opciones pasan por ejercer de líder y Rezusta le pasó por encima. Lo cierto que es que la primera mitad de los zurdos guipuzcoanos fue soberbia. Regresaron al pasado. Una delicia. Con todo, tras la primera tacada, una vez que el material comenzó a gastarse, emergió la mejor versión del zaguero de Sakana, debatiendo de tú a tú con el de Bergara, que no hizo un mal choque general. No olieron la sangre los colorados y dejaron con vida a los líderes. Mal negocio. José Javier tiene perfil de esfinge: pase lo que pase no cambia el gesto. Imperturbable. Regular. Sigue. Sigue. Sigue. ¡Sigue!

Ocurre que del 9-1 se volteó la contienda como un calcetín. Jaka acertó, Irribarria realizó algunos regalos y atrás la cita se endureció. En ese skyline espinoso, los azules se adueñaron del mando del partido. Cuestión de dinámicas, malditas o benditas, según quién mire. Cambio drástico. La brújula señaló azul. Dos caras. En dos tacadas se perdió el norte. Jaka y Zabaleta se colocaron 11-14, ilustrando la enciclopedia de los buenos cócteles. Mezclaron a la perfección. Se acabaron los regalos. ¡Se acabó la fiesta! Golpe de autoridad. El derechazo del de Sakana que puso el 13-15, quizás el mejor pelotazo del partido, fue exquisito.

Irribarria, que lo intentó de todas las formas, y Rezusta acabaron naufragando en el dominio rival. La tormenta les barrió. Se perdieron por el camino. Sin remisión. A pesar de todo.

noticias de deia