en el frontón Atano III

Lo que no se olvida

Bikuña realiza un gran debut y suma su primera victoria como profesional en el frontón Atano III de Donostia. Jokin Altuna fue un padrino de lujo

09.02.2020 | 07:46
Iñigo Bikuña golpea con la derecha ante la mirada de Xabier Tolosa.Foto: Esti Veintemillas

Ezkurdia-Tolosa 16
Altuna III-Bikuña 22

Duración: 58:57 minutos de juego.

Saques: 1 de Ezkurdia (tanto 12) y 2 de Altuna III (tantos 8 y 13).

Faltas de saque: Ninguna.

Pelotazos: 464 pelotazos a buena.

Tantos en juego: 6 de Ezkurdia, 1 de Tolosa, 10 de Altuna III y 3 de Bikuña.

Errores: 4 de Ezkurdia, 3 de Tolosa, 6 de Altuna III y 2 de Bikuña.

Marcador: 0-1, 0-2, 2-2, 2-4, 4-4, 6-4, 6-6, 6-8, 8-8, 8-10, 9-10, 9-15, 10-15, 10-16, 13-16, 13-20, 16-20 y 16-22.

Incidencias: Partido disputado en el frontón Atano III de Donostia. En el primer partido, Egiguren V-Erostarbe ganaron a Retegi Bi-Garmendia (17-22).

Bilbao - Y mirando a las gradas, al infinito de un frontón Atano III de Donostia en pleno bullicio, Iñigo Bikuña -1,94 metros de zaguero potente de Gros- apeló a los sucesos que acaban marcando una vida, que son hierros candentes que tatúan el corazón, el alma y el cerebro. Lanzó una sonrisa al infinito y se dio cuenta de que hay cosas que habitan en el interior toda la vida. "Esto no se olvida nunca", dijo el guardaespaldas donostiarra, congratulándose de ser profeta en su tierra, donde realizó un debut notable acompañado de un Jokin Altuna con galones. El amezketarra, valiente y descarnado en los cuadros alegres en una batalla preciosa y divertidísima con Joseba Ezkurdia, se acodó en su perfil de veterano para acompañar a un manista que tiene muy buena pinta. El guipuzcoano estuvo bien y cumple los pronósticos de la empresa Aspe. Con todo, de las programaciones de la operadora se desprende que tendrán en cuenta al neófito para futuros partidos de ambición. De hecho, disputará dos compromisos en San Fermín de talla, cercanos al estelarismo.

Iñigo Bikuña vivió el sueño de estrenarse en el campo profesional y destiló templanza. No se le notaron los nervios, que cabalgan siempre el interior, y fue capaz de controlar a Xabier Tolosa, joven pero curtido en el profesionalismo. Quizás al de Gros le costó gozar algún pelotazo y encontrar altura, pero tuvo números buenos: apenas falló (dos pelotas) y sumó tres tantos en juego, siendo el 2-4 una cortada deudora de su pasado en la delantera. Además, solvente en la defensa de aire, supo arrullarse al juego a favor de obra de un Altuna III superlativo en su tercer test consecutivo.

Si bien espumoso en el descorche, en un prodigio de velocidad, la carga acumulada acabó por nublar la chispa del artista de Amezketa en los últimos compases. Jokin arribó al Atano III para completar su tercer partido en tres días -Sopela, Mungia y Donostia- y tuvo cierta incidencia en el tramo final, pero aguantó a la perfección la responsabilidad. Ezkurdia, en la misma tesitura, no estuvo tan acertado a la hora de terminar el tanto y únicamente tuvo el timón del encuentro en una tacada de cuatro tantos que levantó el 2-4 del luminoso.

Después, la buena guía de Altuna III allanó el terreno de Bikuña, seguro y bien plantado. Una dejada milimétrica del amezketarra rompió la dinámica colorada y abrió una brecha importante en la cancha. Únicamente dos yerros de Jokin, que cosechó caras y cruces en un despliegue arriesgado y volcánico, dieron cierto oxígeno a Ezkurdia-Tolosa. Empataron a ocho.

Después, los azules se escaparon 9-14. Rumiaron una distancia que no perdieron en todo momento. Bikuña aguantó el tirón y no sintió el tembleque de piernas del estreno, encontrando en la diestra un ariete importante. Su primer pelotazo en profesionales fue un derechazo a medio frontis que no hizo mucho daño, pero que se fue refrescando con el trabajo. La victoria siempre quedará marcada en su camino. Son cosas que no se olvidan.