Patri Espinar delantera

“Hace tres años no existíamos y ahora nos han dado la oportunidad de jugar”

Patri Espinar (Usansolo, 1985), última campeona del Cuatro y Medio, quiere poner la guinda a su temporada con la txapela de la Laboral Kutxa Emakume Master Cup

08.02.2020 | 21:13

bilbao - ¿Cómo ve a sus rivales de la finalísima en la Laboral Kutxa Emakume Master Cup?

-Serán unas rivales duras, como siempre, y una vez más me toca contra Leire Etxaniz. Jugamos el primer partido contra ellas y no pudimos ganar. Sin embargo, creo que se le puede dar la vuelta a todo, que hay posibilidad de ganar y vamos a salir con ganas de hacer el mejor juego posible.

Las adversarias tratarán de evitarle.

-La lectura que hago es que intentarán pasarme a mí y, como es lógico, buscar a Mirian. Tendré que atrasarme un poco más para ayudar a mi compañera. Tendrá que intentar no fallar y arrimar. Mientras que a mí me tocará intentar acabar el tanto.

¿Qué tal se siente jugando con Mirian Arrillaga?

-A Mirian ya le conozco desde hace unos años. Es una chica joven, pero que tiene un golpe impresionante. Igual no tiene la templanza de otras pelotaris con más experiencia, pero estoy muy bien con ella. Atrasa mucho la pelota y tiene dos buenas manos. A ver si hacemos buena pareja el domingo y podemos llevarnos la victoria.

¿Imaginaba que la mano femenina crecería tanto en tan pocos años?

-Hace tres años no existíamos, nadie nos daba la oportunidad, y gracias a la labor realizada por Iker Amarika, Fuentes y la Emakume Master Cup nos han dado la oportunidad de demostrar a la gente que podemos salir al frontón y jugar a la pelota a buen nivel. Se está viendo que en los últimos tres años el nivel está subiendo muchísimo, la repercusión mediática está yendo para arriba y eso es de agradecer. Es un orgullo formar parte de las mujeres pelotaris y jugar este tipo de finales delante de todo el mundo. Tenemos que disfrutar el momento porque hace unos años no teníamos la oportunidad.

Las jóvenes manistas tienen ahora en quién fijarse.

-Se están creando referentes femeninas. Hace unos años solo había referentes masculinos y ahora las chavalillas tienen en quién fijarse. Cada vez hay más niñas jugando a pelota mano y vienen de abajo con muy buen nivel. Técnicamente se ve que al entrenar con más normalidad, vienen más completas. Todo eso para la pelota es positivo y bienvenido sea.

¿Opina que algún día llegará el profesionalismo a la mano femenina?

-En la Emakume Master Cup se están haciendo las cosas bien y se ve la repercusión mediática que está teniendo. Todavía no somos profesionales, pero acabará llegando también. El nivel deportivo ya se vio en las semifinales, que para mí fueron las más bonitas de todas las ediciones. Todo está creciendo favorablemente y en unos años llegará el hecho de poder ser profesionales, o por lo menos ganar algo de dinero y no salir perdiendo como siempre.

Y acabar con muchos de los sacrificios que tienen que hacer.

-Eso es. Seguimos sin tener un frontón fijo para entrenar, nos tenemos que buscar la vida para ir donde se pueda, no tenemos entrenador? nos está ayudando mucho Arteaga y, a mí personalmente, Iñaki Esnal. Hay muchas cosas que estamos intentando mejorar, pero no ha sido fácil, no nos lo han puesto fácil años atrás. Es increíble que mis compañeras y yo, viendo los recursos que tenemos, estemos dando el nivel que estamos dando.