Parejas de primera

Erre que erre

Altuna III y Martija enredan el Parejas con una victoria de mérito en Tolosa frente a Artola-Mariezkurrena II, sus únicos adversarios en busca de las semifinales

08.02.2020 | 01:46
Altuna III y Martija celebran el triunfo de ayer en el Beotibar de Tolosa.Foto: Gorka Estrada

ALTUNA III-MARTIJA 22-14 ARTOLA-MARIEZKURRENA II

Duración: 58:53 minutos de juego.

Saques: 1 de Altuna III (tanto 4).

Faltas de saque: 1 de Artola.

Pelotazos: 428 pelotazos a buena.

Tantos en juego: 8 de Altuna III, 2 de Martija, 7 de Artola y 2 de Mariezkurrena II.

Errores: 2 de Altuna III, 4 de Martija, 2 de Artola y 8 de Mariezkurrena II.

Marcador: 0-1, 0-2, 2-2, 2-8, 4-8, 4-9, 5-9, 5-10, 8-10, 8-14, 14-14, 14-15, 15-15 y 22-15.

Apuestas: Se cantaron posturas de salida de 100 a 70 a favor de Altuna III-Martija.

Incidencias: Partido correspondiente a la decimotercera jornada de la liguilla de cuartos de final del Campeonato de Parejas disputado en el frontón Beotibar de Tolosa. Lleno. En el primer partido, Jaka-Tolosa ganaron a P. Etxeberria-Untoria (22-13). En el tercero, Mendizabal III-Jaunarena vencieron a Arteaga II-Iturriaga (22-21).

Bilbao - No hay atajo para Jokin Altuna y Julen Martija ni partido sin sufrimiento. Erre que erre, continúan aferrados a la vida. Luchadores. Redivivos en la segunda mitad de tajo del Parejas, ayer dieron un golpe sobre la mesa ante Iñaki Artola y Jon Mariezkurrena, con los que negocian sus opciones de entrar en la liguilla de semifinales. Así, introducen en juego triples empates, líos matemáticos, intereses empresariales y una madeja competitiva de trece jornadas que se decidirá en el último suspiro.

Altuna III-Martija volvieron a ponerse el mono de trabajo para remontar. Naufragaron sus adversarios, diluidos mientras mandaban con autoridad en el luminoso. Dominaron con buenas trazas por 8-14 y encajaron en dos tacadas una derrota que les obliga a ganar el sábado en el Labrit de Iruñea ante Ezkurdia-Ladis Galarza. La caída se gestó con el traqueteo y los cambios de pelota, materia en la que se observó una diferencia abismal: las más encabritadas abrazaron a Martija al patíbulo y llegó la brecha azul; las menos botonas recuperaron al zaguero de Etxeberri, se le opacó el destino a Mariezkurrena II y emergió un Altuna III rumboso. Todo precedido de una falta de saque del puntillero de Alegia.

La siembra de los colorados, sobreviviendo en el ciclón inicial como juncos al viento, que se doblan pero que nunca se rompen, obtuvo fruto en el vaivén del reloj. Con un primer episodio de partido totalmente azul, en el que Artola manejó los mandos de un Mariezkurrena estupendo, Altuna III tuvo que anclarse en la trinchera. Una perpetua pelea a la contra. Camaleón Jokin, pelotari de mil máscaras, se adaptó como hizo en el mismo escenario ante Irribarria-Zabaleta. De aquellos polvos...

Los yerros condenaron a los de Baiko, que sustentaron la propuesta de sus contrincantes con algunos latigazos de incertidumbre. Y es que los azules manejaron diferencias de 2-8 y 8-14 antes del hundimiento. Después, el poder de Artola y la largura de Mariezkurrena II, errático, dos caras, quedaron en nada. Entretanto, el cambio de pelota derrumbó el castillo de naipes construido hasta el momento.

Creció Martija. De nuevo, superviviente a los destrozos iniciales, el de Sakana se acarició las cicatrices ante el espejo. Altuna tiró de fogonazos rápidos y pusieron la igualada (14-14). Una cortada por la pared dio un pelín de aire a Artola, pero la vida les duró poco. Un error de cálculo de Mariezkurrena al pedir el cuero, que terminó en el limbo, arrulló la reacción de Jokin, entonado (15-15). Tras media tarde de tortícolis, el amezketarra anunció que el partido pasaba por sus manos, autoritario, y su reacción llena de incertidumbre la última jornada del Parejas. Altuna III y Martija tienen más vidas que mil gatos.