Kaiku, el deseo del regreso

Kaiku, tras descender el curso pasado de la Eusko Label Liga, afronta su temporada en la ARC-1 con el objetivo de luchar por el ascenso

01.07.2021 | 00:48
Los remeros de Kaiku posan durante una jornada de entrenamiento en la que preparan el inicio de la temporada.

Kaiku vive una nueva etapa en su historia. El equipo que hace menos de una década peleaba absolutamente por todos los títulos en juego sufrió la otra cara de la moneda y consumó su descenso a la ARC-1. Ahora, el club sestaoarra no quiere resignarse a la situación actual. Quiere demostrar que la segunda categoría no es su lugar y que su sitio está entre las mejores traineras del Cantábrico. Conseguir una de esas dos plazas del play-off de la ACT es su objetivo principal y tras la disputa de las tres primeras regatas el resultado está siendo positivo. La Bizkaitarra está situada en la segunda posición de la general y ya tiene una bandera en su botín. Este fin de semana en Donibane Lohizune y Sestao tendrá la posibilidad de afianzarse ahí arriba.

Pero un ascenso a la Eusko Label Liga nunca es sencillo. No importa el potencial que haya en las tostas y mucho menos el nombre de la trainera. "Hay mucho nivel este año y hay que hacer las cosas bien", afirma Miguel Ruiz. Kaiku ya lo comprobó en la primera regata de la temporada. Las cosas no salieron y cosecharon un quinto puesto. "La liga va a ser para el que menos falle y nosotros el primer día vamos y fallamos. El primer día fallamos en bastantes cosas y el resultado fue el que fue. De cara al futuro igual nos viene bien porque ahora ya sabemos lo que hay y tenemos las cosas más claras para hacerlo bien", declara el entrenador de la Bizkaitarra.

Kaiku recibió un golpe nada más empezar, pero fue capaz de darle la vuelta rápidamente e imponer su categoría en las siguientes regatas, consiguiendo un segundo y un primer puesto. "La verdad es que la victoria nos vino muy bien. Fue una alegría grande y nos sirve para motivarnos", cuenta Ruiz. Ese resultado y el baile de posiciones vivido en las tres jornadas disputadas permitió a los sestaoarras minimizar los daños y escalar hasta la segunda posición de la ARC-1, superados solo por San Pedro, que lidera con cuatro puntos de ventaja.

Esta reacción es un reflejo del ADN competitivo de Kaiku. No importa la categoría, los sestaoarras quieren pelear por todo y el objetivo del ascenso es un reto importante para el club. "Tenemos ilusión porque es bonito llevar al club donde se merece y por otro lado es el club que es y hay presión detrás. El equipo también tiene la presión de querer hacerlo bien, querer subir, pero eso también es bueno. Así no se relaja la gente y haya esa presión para estar ahí", comenta el entrenador de la Bizkaitarra, que afronta sin miedo este reto después de haber sido en remero del club en la última época gloriosa: "Es un orgullo que hayan querido contar conmigo para volver a levantar al club a la ACT y he venido con muchísima ilusión y todas las ganas del mundo para hacerlo lo mejor posible".

Ruiz no solo se ha encontrado con una categoría diferente. Poco tiene que ver la tripulación de aquella época con la de ahora. En la actual cuadrilla la juventud tiene un peso importante y el entrenador de la trainera sestaoarra se encuentra más que satisfecho con su rendimiento: "Es un gusto entrenar con estos chavales. Son gente fuerte y, sobre todo, muy entregada. Lo dan todo por el club y se esfuerzan. Es un orgullo entrenarles".

Lo que no cambia en Kaiku es la afición. Su entrega se mantiene y desde el club lo notan pese a que actualmente la situación sanitaria impida que la gente acuda a las regatas con normalidad. "Esperemos que acabe pronto esta situación y la afición volverá. Siempre está detrás y se oye. Lo notamos y hay mucha gente que está volcada. Es la misma afición que hace diez años. Quiere ganar y le gusta ver a su equipo arriba ganando. La verdad es que la gente está motivada y con esperanza de volver otra vez", reconoce Ruiz. Desde Kaiku esperan cumplir con esos deseos y devolver a la 'Bizkaitarra' a lo más alto. La tarea será complicada pero en las primeras regatas la tripulación ha dejado claro que tiene potencial suficiente para conseguirlo.

"Tenemos ilusión porque es bonito llevar al club donde se merece y por otro lado es el club que es y hay presión detrás"

"Es un gusto entrenar con estos chavales. Son gente fuerte y, sobre todo, muy entregada"

Miguel Ruiz

Entrenador de Kaiku


noticias de deia