Con Kaiku hasta la última palada

David Camacho, uno de los remeros que más tiempo lleva en la 'Bizkaitarra', reconoce que al igual que sus compañeros dará el "doscientos por cien" para abandonar el último lugar de la Eusko Label Liga, que hoy llega a Hondarribia

08.08.2020 | 00:15
David Camacho confía en que Kaiku deje el farolillo rojo de la Eusko Label Liga. Foto: Borja Guerrero

lA trayectoria de David Camacho (Mungia, 1985) está unida a Kaiku. Es el club de su vida. El lugar donde lo aprendió todo en el remo y por el que pelea en cada regata para tratar de llevar a la Bizkaitarra lo más alto posible. El club sestaoarra le enseñó a remar y también le hizo vivir todo tipo de experiencias. Desde los años de gloria en los que tocó el cielo al ganar absolutamente todo hasta la última época, no tan exitosa, y en la que los objetivos son más modestos pero igual de importantes. Camacho es actualmente uno de los veteranos del vestuario de Kaiku. Referencia para los jóvenes valores y uno de los encargados de tirar el carro ahora que pintan bastos. Kaiku es colista en la Eusko Label Liga pero el vizcaino tiene claro que no tiraran la toalla tan fácilmente y lucharán hasta la última palada para abandonar la cola de la clasificación. Las regatas de hoy en Hondarribia (18.00 horas) y mañana en Ondarroa (12.00 horas) tienen una importancia capital.

Kaiku afrontó el parón de la clasificación en la última posición de la Eusko Label Liga y con la necesidad de mejorar para abandonar el puesto del descenso directo. Zarautz, penúltimo, está a siete puntos y cada vez quedan menos regatas. "El equipo de cabeza está bien, porque sabemos que físicamente estamos muy bien; tenemos gente para estar bastante más arriba de lo que estamos. Las regatas las encaramos como si fueran las últimas e intentaremos hacerlo cada día mejor para subir lo antes posible", afirma Camacho, que reconoce que "el parón nos ha venido bien" y espera que se vea una mejor versión de los de Ezkerraldea.

La tripulación de la Bizkaitarra combina remeros curtidos en mil batallas con jóvenes valores salidos de la cantera y que todavía están en proceso de maduración. Esa mezcla fue la apuesta de Kaiku para tratar de acercarse a la segunda tanda y al mismo tiempo formar a los chavales. Pero los planes no han salido de la manera deseada y ahora tienen que moverse en un escenario muy distinto. Ahí, los más curtidos apuestan por dar un paso adelante: "Sabemos que los veteranos somos los que tenemos que sacar adelante el equipo. Está claro que no vamos a echar las culpas a los jóvenes ni mucho menos. Somos los que en teoría más sabemos y apoyándonos entre todos tenemos que sacar esto adelante", cuenta Camacho. Esta es la octava temporada del mungiarra en el remo, todas ellas en Kaiku.

La situación actual de los más jóvenes de la cuadrilla sestaoarra es muy diferente a los primeros pasos que vivió Camacho en este deporte. El bogador vizcaino llegó en la última época dorada de Kaiku. Las banderas eran costumbre y el punto de mira estaba puesto en los títulos. "La verdad es que cuando llegué sin saber nada de remo me acogieron muy bien, fue muy fácil y creo que también lo era para el entrenador por que me ponía a mí rodeado de doce figuras de la élite y por muy mal que lo hiciera no se notaba tanto", recuerda Camacho. Fueron unos buenos años en los que la Bizkaitarra ganó tres ligas consecutivas y una Bandera de La Concha.

la figura de korta

En este proceso de aprendizaje la figura de José Luis Korta fue clave para el mungiarra. "Tuve feeling con José Luis desde el primer día y hoy en día también somos buenos amigos. Llegué sin saber nada de remo, a aprender y desde el primer día me enseñó, me llevó al foso y estuvo metiendo muchas horas conmigo. Me enseñó todo lo que sé y estoy muy contento de haberlo conocido y de todo lo que me ha enseñado", apunta.

Ahora es el turno de Camacho de trasmitir parte de lo aprendido. Es el cambio de rol que llega con el paso de los años. "Cada vez quedamos menos en el equipo de esa época e intento hacer lo que hicieron conmigo. Enseñarles lo poco que sé y animarles. En el remo la juventud no se ve mucho pero los chavales vienen con ganas y al final son los que van a mantener el club", declara. Es una manera de devolver a Kaiku todo lo que ha recibido. De continuar ayudando al club de su vida. "Si soy algo en el remo es por Kaiku y aquí voy a acabar. Empecé en Kaiku, lo tengo al lado de casa y estoy muy agusto. Podría haber sido egoísta e irme a otro sitio a seguir ganando, pero siento los colores y me han tratado tan bien que estoy seguro que voy a acabar aquí", afirma. Un remero de la casa que vivió las mieles del éxito y ahora dará el "doscientos por cien" por mantener a la Bizkaitarra en la ACT.

"Tenemos equipo para estar bastante más arriba de lo que estamos"

"Si soy algo en el remo es por Kaiku y aquí voy a acabar"

David Camacho

Remero de Kaiku