Jon Rahm está más cerca que nunca del número 1 mundial

Ha recortado a menos de un punto la distancia con Mcilroy tras su tercer puesto en México

25.02.2020 | 06:15
Jon Rahm juega un golpe alrededor del green en la jornada final del WGC México.

bilbao - Jon Rahm nunca ha estado tan cerca del número 1 del mundo como ahora. En el WGC México, durante unos hoyos de la última jornada, se estaban cumpliendo las dos premisas que eran necesarias: que el de Barrika ganara el torneo y en mitad del recorrido era colíder y que Rory McIlroy, que jugaba a su lado, acabara por debajo del tercer puesto, lo que al final ocurrió. Sin embargo, en Chapultepec pasó de largo una nueva oportunidad, pero llegarán más, la siguiente en The Players que se disputará del 12 al 15 de marzo. El norirlandés mantiene una semana más su posición al frente de la clasificación mundial y ya llega a 98, la tercera mejor racha histórica solo por detrás de las 683 de Tiger Woods y las 331 de Greg Norman.

Rahm, un modelo de regularidad desde hace nueve meses, se ha convertido en una amenaza para McIlroy ya que se ha colocado a menos de un punto tras su tercer puesto en la cita mexicana. El golfista vizcaino ya fue número 2 en febrero de 2018 por detrás de Dustin Johnson, pero entonces su desventaja fue de casi punto y medio el 4 de febrero y de casi dos puntos dos semanas más tarde. Ahora, tiene 8.68 puntos por 9.47 del líder gracias a su acumulación de buenos resultados. En abril de 2019, tras el Masters, perdió su plaza entre los diez primeros y era undécimo. Después, perdió dos cortes consecutivos en el PGA Championship y el Charles Schwab Challenge y empezó su remontada.

Desde el US Open, ha disputado 18 torneos valederos para el ranking mundial y ha acabado en todos entre los veinte primeros, salvo el Alfred Dunhill Links en el que no jugó el último día. Solo tres de esos eventos los acabó fuera de los diez primeros y acumula en este tiempo tres victorias, cuatro segundos puestos y tres terceros. En total, Jon Rahm ha participado como aficionado o como profesional en 95 torneos puntuables y en 49, o sea más de la mitad, ha acabado entre los diez primeros.

Estas prestaciones llevan a pensar que ganar un major está a su alcance más pronto que tarde, pero en el golf unos pocos centímetros pueden parecer una distancia muy corta o un abismo. Ocurrió en la última jornada del WGC México, la primera gran cita del año por el nivel de participación. Justin Thomas partió como líder a alcanzar y el de Barrika lo logró en los primeros hoyos. No obstante, luego surgió Bryson DeChambeau para acariciar el trofeo y, al final, se lo quedó Patrick Reed, el más certero en el último cuarto del recorrido. La competencia es feroz y todo puede cambiar en unos pocos hoyos para separar a quien gana de quien no lo hace. Así que Jon Rahm solo se preocupa de salir a ganar cuando agarra la bolsa y los palos o, al menos, darse oportunidades cada domingo. Los premios irán cayendo como consecuencia de su afán competitivo. Por ejemplo, tiene ya la plaza segura en los Juegos de Tokio y casi la del equipo europeo de la Ryder Cup de 2020. El número 1 del mundo, al fin y al cabo, no depende solo de sus resultados.

noticias de deia