Un duelo con 18 hoyos más

jon rahm y danny willett llegan empatados en el liderato a la última jornada del bmw pga championship tras mantener en wentworth un pulso de alto nivel que aleja a sus perseguidores

09.02.2020 | 16:01
Jon Rahm resopla con alivio tras salvar el par en el hoyo 18 y mantenerse en el coliderato del BMW PGA Championship. Foto: Afp

bilbao - El duelo en el Wentworth Golf Club llegará hasta el final. Jon Rahm y Danny Willettt salieron igualados en el partido estelar a la tercera jornada del BMW PGA Championship y hoy volverán a estar en el último encuentro del día para jugarse el torneo. Esta vez, lo harán ellos dos, sin otra compañía, y con un golpe más de ventaja sobre sus perseguidores que en la víspera. El de Barrika y el de Sheffield han mostrado un gran nivel de juego en estos tres días y si lo mantienen, será difícil que nadie les alcance, sobre todo porque para hoy en Wentworth se anuncia unas peores condiciones.

No tiene Rahm un enemigo fácil porque el inglés se ha repuesto a la crisis de confianza y juego que vivió después de ganar el Masters de 2016 y vuelve a demostrar que es capaz de producir muy buen golf. Pero el vizcaino no se queda atrás porque desde junio no se baja de las posiciones de privilegio de cada torneo que disputa. Ayer tuvo dos veces dos golpes de ventaja en el liderato, en el hoyo 1 donde él hizo birdie y su rival bogey para romper el desempate, y en el 16, donde Rahm hizo un birdie excelente con un putt de algo más de cinco metros.

Quedaban dos pares 5 por jugar, buenas oportunidades para firmar la mejor vuelta de la jornada, mantener la ventaja o elevarla, pero el golf tampoco es una ciencia exacta y esos dos hoyos de Wentworth están lejos de ser un chollo, aunque el de Barrika sacara un eagle en el 18 el viernes. Jon Rahm tenía una muy buena oportunidad de birdie en el 17 tras salir del apuro en el que se metió en el segundo golpe. De forma inesperada, se anotó tres putts muy dolorosos que le cargaron con un bogey en el peor momento.

Le tocó afrontar la salida del 18 y su golpe con el drive fue a morir a unos arbustos donde no le quedó más remedio que dropar con penalidad y poner la bola en calle con el tercer impacto. Le quedó un cuarto golpe comprometido con la sombra del bogey o peor acechando para poner un mal broche a una vuelta que había sido magnífica. La bola acabó a unos cuatro metros del agujero y Rahm embocó un putt bastante más complicado que los tres anteriores para salvar el par y evitar que Willett le sobrepasara. El vizcaino sacó el puño con rabia y después resopló con alivio tras haber salido de una situación muy apurada.

una jornada muy entretenida En un día muy entretenido en el que todos los jugadores tuvieron que sortear errores con grandes aciertos, Danny Willett supo sujetarse al campo y mantener el mano a mano con Rahm. El sudafricano Christian Bezuidenhout, en cambio, no aguantó el ritmo y el indio Shubankhar Sharma llegó desde atrás con una vuelta espléndida de nueve birdies, aunque en el 18 también se dejó el golpe. Entre los que están a tres del coliderato, el más peligroso parece Justin Rose. El inglés no está dando muestras de estar a gusto en el campo, pero se las ha apañado con altibajos para estar ahí al acecho por si alguien se descuida. El escocés Richie Ramsay y Rafa Cabrera lo tienen más complicado, aunque en este torneo que no da facilidades se han visto algunas remontadas destacadas en la última ronda. El golpe del día fue para Ross Fischer, que firmó un albatros, dos golpes en un par 5, en el hoyo 18. La hazaña del inglés, que se llevará por ello un coche, se celebró con ganas ya que es jugador del Wentworth Golf Club.

Jon Rahm se ve de nuevo en la pelea y, como Cabrera, tiene muchas motivación por ganar y dedicárselo a Txema Olazabal, que ayer jugó su última vuelta en el emblemático campo 25 años después de su victoria en el torneo bandera del Circuito Europeo. "Sería un honor poder ganar la misma semana que Txema se ha retirado del torneo", comentó el barrikoztarra, que pudo asistir el viernes a los últimos golpes del golfista de Hondarribia pese a que jugaron en turnos diferentes: "Fue un honor". Rahm quería estar con Olazabal en su despedida de Wentworth porque "al pasar mucho tiempo en el PGA Tour me pierdo muchas cosas de las que pasan aquí".

En cuanto a su rendimiento de ayer, Rahm aseguró que había sido "un gran día de golf quitando los últimos siete golpes". "He tenido una vuelta muy ordenada. He jugado unos muy buenos primeros nueve hoyos hasta el error del 10. Luego, he seguido jugando bien hasta el segundo putt del 17, pero son cosas que pasan en el golf. El final se ha torcido un poco, pero en el 18 lo he podido arreglar", añadió Rahm, que espera para hoy "mantenerme concentrado, que no haga muy mal tiempo y jugar lo mejor posible".

bmw pga championship

1. Jon Rahm-15

1. Danny Willett-15

3. Christiaan Bezuidenhout-12

3. Justin Rose-12

3. Shubhankar Sharma-12

6. Richie Ramsay-10

6. Rafa Cabrera Bello-10

8. Patrick Reed-9

9. Billy Horschel-8

9. Paul Casey-8

noticias de deia