Barcelona 4 - Real Sociedad 2

El Barça se ilusiona sin Messi

Los de Koeman, impulsados por Memphis y Braithwaite, superan a la Real, que solo inquietó en el tramo final

16.08.2021 | 00:14
Braithwaite, protagonista con dos goles, supera a Oyarzabal. Foto: Efe

Barcelona4

Real Sociedad2

BARCELONA: Neto; Dest (Min. 70, Emerson), Eric García (Min. 83, Araujo), Piqué, Jordi Alba; Sergio Busquets (Min. 83, Nico González), De Jong (Min. 71, Sergi Roberto), Pedri; Memphis (Min. 89, Lenglet), Griezmann y Braithwaite.

REAL SOCIEDAD: Remiro; Zaldua (Min. 66, Gorosabel), Aritz (Min. 81, Pacheco), Le Normand, Aihen; Zubimendi, Merino, Januzaj (Min. 46, Barrenetxea), Portu (Min. 66, Lobete); Silva (Min. 46, Bautista) y Oyarzabal.

Goles: 1-0: Min. 19; Piqué. 2-0: Min. 47; Braithwaite. 3-0: Min. 57; Braithwaite. 3-1: Min. 82; Lobete. 3-2: Min. 85; Oyarzabal. 4-2: Min. 91; Sergi Roberto.

Árbitro: Hernández Hernández (Comité Canario). Mostró tarjeta amarilla a Zubimendi, Sergio Busquets, Aritz, Aihen, Le Normand y Nico González.

Incidencias: Camp Nou, ante 20.384 espectadores.

barcelona – El Barcelona, sumido en plena depresión por el adiós de Leo Messi, protagonizó un estreno de Liga ilusionante ante la Real Sociedad, a la que doblegó con solvencia (4-2), pese a sufrir al final, con una gran actuación de su nuevo tridente, formado por Memphis Depay, Antoine Griezmann y Martin Braithwaite. El holandés comandó desde el primer minuto la ofensiva azulgrana con su movilidad, su desborde y sus ganas de agradar al escaso pero animoso público del Camp Nou. A Le Normand le hizo un sombrero de espuela, a Griezmann le puso un centro que el francés cabeceó al larguero y a Piqué le regaló el 1-0 al botar con precisión un falta desde la frontal que el central remató a la red a los 19 minutos. El propio Memphis estuvo a punto de anotar su gol, antes de la media hora, tras una bonita combinación con De Jong y Braithwaite, pero su remate, ya algo forzado, lo atajó Remiro.

Salió el Barça intenso desde el pitido inicial, presionando a la Real muy arriba y fabricando ocasión tras ocasión. El primer disparo de Braithwaite se encontró con Remiro en la primera jugada del choque. Y luego Griezmann estuvo a punto de batir al meta visitante con una acrobática tijera que se marchó fuera por poco antes de su testarazo a la madera. La Real, exigida, agobiada y llegando casi siempre tarde al recital azulgrana, abusó del juego duro en la primera mitad. A Imanol no le gustaba lo que veía y pidió a sus hombres que apretaran al Barça más arriba.

Los de Koeman sufrieron algo más en la recta final del primer acto, pero el conjunto donostiarra no lograba inquietar a Neto y Braithwaite, en el añadido, cabeceaba un obús a centro de De Jong para hacer el 2-0. Sin Isak ni Monreal, pero con los olímpicos Zubimendi, Merino y Oyarzabal en el once, la Real le costaba un mundo fabricar fútbol y su entrenador sentó al descanso a Januzaj y Silva, desaparecidos, para dar entrada a Barrenetxea y Bautista en busca de más movilidad. Sin embargo, de nuevo sería el Barcelona el que golpearía primero, aunque esta vez un claro fuera de juego de De Jong anulaba el tanto de Griezmann.

Aun así, la Real mejoró en el inicio de la segunda mitad. Adelantó líneas, ahogando la salida de balón de su rival y, por fin, remató a portería, aunque sin encontrar los tres palos, en dos acciones de Oyarzabal. Pero de nuevo apareció Memphis, por banda izquierda para demostrar su calidad, atrayendo a dos defensas antes de habilitar a Jordi Alba, que asistía a Braithwaite para el 3-0. Merino puso por primera vez a prueba a Neto poco después, pero el cuadro guipuzcoano parecía haber capitulado.

Pedri tuvo el cuarto, pero Remiro la sacó cuando se colaba por la escuadra. Parecía que el partido estaba decidido, pero el debutante Julen Lobete ganó la partida a un recién ingresado Emerson en una contra para recortar distancias en el 82. Un falta inexistente del también debutante Nico González la lanzó Oyarzabal de forma magistral para hacer el 3-2 tres minutos después, pero en el tiempo añadido Braithwaite asistía en otra contra a Sergi Roberto para hacer el cuarto, y el Camp Nou, de luto por Messi pero de fiesta por poder a disfrutar de nuevo de su equipo, respiró tranquilo.

noticias de deia