Leioa-Amorebieta, el derbi que divide a una cuadrilla

El partido enfrentará mañana a tres buenos amigos: Berasaluze contra Larrucea y Obieta

05.12.2020 | 12:28
Koldo Berasaluze, Koldo Obieta y Gorka Larrucea posan con las camisetas de sus respectivos equipos.

VIVEN a escasos cien metros de distancia y sus primeras patadas al balón las dieron juntos en el Pasileku, céntrica plaza gernikarra en la que colocaban sudaderas como porterías. Los partidos duraban desde que salían de la escuela hasta que anochecía y tocaba marcharse a casa. Ya en la adolescencia, integrados en las categorías inferiores del Gernika, el fútbol les unió en la misma cuadrilla. Incluso tuvieron el privilegio de celebrar juntos un ascenso a Segunda B una vez alcanzaron el primer equipo foral. Amigos de toda la vida, mañana las 17.00 horas les tocará enfrentarse con motivo del Leioa-Amorebieta. Por un lado, Koldo Berasaluze (Gernika, 1992), central que vive su segunda temporada en Sarriena. Por el otro, el mediocentro Gorka Larrucea (Gernika, 1993) y el delantero Koldo Obieta (Gernika, 1993), dos de los fichajes llegados en verano a la escuadra zornotzarra.

DEIA se ha reunido con ellos para conocer cómo afrontan la cita, a la que ambos equipos acuden cargados de moral. Y es que el Leioa, tras un inicio complicado, viene de quitarse un lastre al estrenar su casillero de victorias a costa del Racing, el teórico favorito a encabezar la tabla del Grupo 2A de Segunda B. En la práctica, es el Amorebieta quien la lidera a las puertas de la octava jornada. Auguran un derbi de "fútbol total", destaca Larrucea. "Será un partido cerrado, con mucho juego directo. La estrategia será importante", indica Berasaluze. "A ver si no llueve mucho, aunque a los dos equipos nos da un poco igual cómo esté el campo. El partido va a ser parecido", aclara Obieta. Además de la de futbolistas, tienen otra profesión en común, puesto que los tres son profesores.

"Ya que está habiendo pocos goles, apuesto por un 1-0", indica Berasaluze, al que los dos amigos y mañana rivales califican como "un tío serio pero gracioso. Y muy responsable. Es el más maisu de los tres". "Pues yo un 0-1", replica Larrucea, al que los otros describen como "disfrutón y bastante familiar, aunque también un poquito vinagre". El ariete, en cambio, espera que se vean más goles. "Mi porra es un 1-2", apunta Obieta, del que cuentan entre risas que "es un poco satélite y algo impuntual, pero buen chaval".

El Leioa, penúltimo con 5 puntos, encara el derbi tras empatar el pasado sábado en el feudo del Alavés B y tumbar al Racing en Sarriena el miércoles, duelo que se aplazó a principios de noviembre. "El primer triunfo puede ser un punto de inflexión para tirar hacia arriba, y más al lograrlo contra el Racing. Ellos no habían perdido y nosotros no habíamos ganado, nunca sabes contra quién puede llegar la primera", subraya Berasaluze. "Llevábamos tiempo buscando esa victoria, pero no llegaba. Al iniciar la semana siempre decíamos lo mismo, que estábamos haciendo las cosas bien y había que tener paciencia, pero llegaba el partido y los pequeños detalles nos hacían perder otra vez", recuerda el defensa, un habitual en los onces leioarras.

"Nos está faltando gol. Defensivamente tenemos las ideas claras y nos han metido pocos goles, pero no estamos generando muchas ocasiones y las que tenemos no entran", analiza el jugador de un Leioa que suma dos dianas a favor y cinco en contra. Además, llevan un mes jugando dos veces por semana debido a la participación en Copa Federación y al aplazamiento de dos duelos ligueros por el covid-19. "En los entrenos estamos metiendo poca carga, trabajamos más otros aspectos como la táctica, pero físicamente no se está notando", considera Berasaluze.

Los jugadores del Amorebieta son conscientes de la peligrosidad de su rival, pese a lo que dicta la clasificación. "Si miras jugador por jugador, el Leioa tiene una muy buena plantilla. Sin hacer las cosas mal, por una cosa u otra se les han ido algunos partidos y cuando entras en una mala dinámica cuesta salir", explica Larrucea, que en Urritxe ha sido "muy bien acogido por todo el mundo, estoy disfrutando del fútbol y además con buenos resultados". No le falta razón, ya que los últimos cinco partidos los ha jugado de principio a fin y los azules, líderes con 14 puntos, han ganado sus cuatro choques como locales. Mañana buscarán la primera victoria a domicilio. "No es fácil ganar en ningún campo, pero los datos son anecdóticos, porque jugamos con la misma idea en casa y fuera", matiza Obieta, que ha iniciado con buen pie su segunda etapa en el Amorebieta, donde ya brilló en la 2016-17. Por ahora, ha sido titular todas las semanas y ha firmado dos goles.

Los dos futbolistas del cuadro zornotzarra esperaban un buen inicio, pero reconocen que por ahora se están superando sus expectativas. "Sigue el bloque del curso anterior, en el que estaban haciendo las cosas muy bien y tenían el sistema muy asimilado. Los nuevos también sabemos a lo que hay que jugar y se ha mantenido esa línea", apunta Larrucea. "Tuvimos algo de suerte en el primer partido, ganando en el último minuto. Empezar así da mucha confianza y te mete en buena dinámica", detalla Obieta. "A mí no me sorprende el buen comienzo que han tenido. La temporada pasada ya terminaron muy bien", añade desde el bando contrario Berasaluze.