Iker Seguín contra Aitor Seguín en el derbi Amorebieta-Barakaldo

30.10.2020 | 01:07
Iker y Aitor Seguín se enfrentarán en Urritxe.

Iker, capitán del Amorebieta, y Aitor, jugador del Barakaldo cedido por el Athletic, enfrentarán mañana sus exquisitas zurdas en un derbi entre hermanos en Urritxe

EL derbi Amorebieta-Barakaldo del sábado se vivirá de forma especial en la familia Seguín Cid. Y es que este clásico de la Segunda División B propiciará el duelo entre los hermanos Iker Seguín (Eibar, 1989) y Aitor Seguín (Eibar, 1995). A partir de las 15.45 horas y televisado por ETB-1, los dos finos futbolistas de banda izquierda pondrán su brillantes zurdas al servicio de sus respectivas escuadras. "En casa creo que irán a favor del mayor, que es el que siempre se lleva la mejor parte", bromea Iker, jugador de 31 años que afronta su sexta campaña en el Amorebieta, donde luce el brazalete de capitán. El pequeño le pone cordura al asunto. "Nos apoyarán a los dos, con ganas de que ambos lo hagamos bien", indica Aitor, que entró en Lezama como alevín y desde enero juega cedido en el Barakaldo, donde ha vuelto a sentirse futbolista tras superar sus problemas en la rodilla derecha.

Será el segundo enfrentamiento oficial entre los Seguín, que no tienen más hermanos. En el primero, que tuvo lugar en el Bilbao Athletic-Real Unión de la campaña 2014-15, fue Iker quien salió victorioso, ya que los irundarras ganaron (1-2) y además firmó uno de los goles. "Ojalá se repita lo de la vez anterior, que consigamos los tres puntos y sea un partido bonito de ver", apunta el carrilero del Amorebieta. "Será muy especial, por desgracia, debido a mis lesiones, solo nos hemos enfrentado en una ocasión, así que será bonito y tengo muchas ganas de que llegue", añade el extremo del Barakaldo.

Aquella fue la primera temporada como cachorro de Aitor, una de las joyas de Lezama en ese instante. Era habitual en los planes de Ziganda y compartía vestuario con los Williams, Yeray, Vesga, Lekue, Sabin Merino, Kepa o Remiro. En el tramo final del curso siguiente, en el que demostró su clase en Segunda, sufrió la rotura de ligamento cruzado anterior que inició su calvario. En las tres campañas siguientes, solo pudo disputar 200 minutos oficiales. Pasó cinco veces por quirófano, pero el dolor no remitía. Cuando ya se planteaba incluso colgar las botas, un tratamiento con células madre le brindó una nueva oportunidad. "La rodilla ahora está muy bien, ya está todo olvidado y el objetivo es acumular entrenamientos y partidos", señala el pequeño de los Seguín. "Hemos estado encima de él, apoyándole lo que hemos podido. Después de tanto trabajo y sacrificio vuelve a estar en el verde, que es lo importante. No sé hasta dónde habría llegado, pero no creo que estuviese jugando en Segunda B ahora mismo", explica su hermano.

un veterano en urritxe
 

Iker también pasó por Lezama, pues militó en Basconia y Bilbao Athletic tras forjarse en las canteras de Eibar y Real Sociedad. Además, jugó en Espanyol B, Lemona y Real Unión antes de aterrizar en Urritxe, donde ha echado raíces. "Estoy muy contento de llevar seis años en Amorebieta y con ganas de disfrutar de lo que me queda. Hoy en día el fútbol es muy físico y hay que prepararse bien para aguantar lo máximo posible", reconoce el capitán de los azules, que han amarrado cuatro de seis puntos posibles en el arranque liguero al ganar al Laredo en el estreno y empatar en la visita al Portugalete.

"Hemos empezado con buen pie y queremos sumar los tres puntos en casa otra vez", subraya Iker. Su hermano Aitor tratará de impedirlo para que el Barakaldo inaugure su casillero de puntos tras descansar en la primera jornada y perder en Laredo. "Sabemos que nos lo pondrán difícil, Urritxe es un campo complicado y ellos juegan con un sistema que manejan muy bien, tocará pelear", indica el excachorro, un fijo en los onces gualdinegros desde su llegada en enero. Los dos futbolistas, poseedores de unos pies izquierdos envidiables debido a que "desde pequeños aita siempre nos la echaba a la zurda", esperan un derbi "muy físico, luchado y con mucho juego directo". Con el nuevo sistema de competición, cada partido se antoja crucial para quedar entre los mejores y lograr el objetivo, que en el caso del Barakaldo "está claro, es meternos en la Segunda B Pro y lo vamos a pelear", promete Aitor, cuya porra para mañana es un 1-2. Para el Amorebieta, "el objetivo siempre ha sido mantenerse, pero esta temporada debemos ser más ambiciosos y aspirar a entrar en la Pro", considera Iker, que apuesta por un 2-0.

"No sé hasta dónde habría llegado él sin lesiones, pero no creo que ahora estuviese en Segunda B"

Iker Seguín

Jugador del Amorebieta

"Solo nos hemos enfrentado en una ocasión; tengo muchas ganas de que llegue"

Aitor seguín

Jugador del Barakaldo