La tercera se juega, la regional se para

El carácter semiprofesional permite seguir y las territoriales corren el peligro de perder el año

28.10.2020 | 01:15
Imagen del Getxo-Indautxu, disputado el pasado fin de semana en Fadura y que abría la División de Honor vizcaina.

El fútbol de bronce es víctima de la taquicardia. El avance de la pandemia del covid-19 que ha rescatado el estado de alarma y unas duras restricciones en la Comunidad Autónoma del País Vasco genera también su impacto en el deporte y, especialmente, en su versión modesta, por lo que el escenario pinta negro a corto plazo. La Federación Vizcaina de Fútbol se ha visto en la obligación de suspender todas las competiciones de su competencia, es decir desde la División de Honor Territorial senior hasta las categorías inferiores, cadete e infantil, debido a la normativa del Ejecutivo de Gasteiz que habilita, con la publicación del decreto del lunes, únicamente la continuidad de las categorías profesionales o semiprofesionales, como son la Segunda División B o la Tercera División, aunque las mismas podrían interrumpirse también en caso de que empeoren aún más en los próximos días los datos epidemiológicos.

La letra pequeña y la interpretación de la nueva normativa da pie a ciertas confusiones y dudas, sobre todo en los clubes aficionados. La liga parece asegurada en Tercera División, en el que el grupo vasco está dividido en dos subgrupos y que ya ha recorrido dos jornadas. Estas entidades han pasado a tener un carácter semiprofesional según el reglamento de la Federación Española de Fútbol, aunque su gestión corresponde a la Federación Vasca de Fútbol. Los clubes deben disponer que el 25% de los jugadores de la plantilla tengan esta temporada ficha profesional, un porcentaje que aumenta al 60% para el próximo curso en caso de continuar en la categoría, en tanto que una tercera campaña ya obliga al cien por cien de sus futbolistas con estatus profesional, si bien las remuneraciones sean mínimas en ciertos casos. Esta condición hace que cumplan las excepciones que recoge el decreto del Gobierno vasco, aunque queda la incertidumbre de si se dará el visto bueno a la continuidad de la Liga Juvenil Honor y Liga Nacional Juvenil, hecho poco probable.

El que está obligado a parar es todo el fútbol regional desde categoría senior hacia abajo. "El palo es duro", indica Iñaki Gómez Mardones, presidente de la Federación Vizcaina de Fútbol, precisamente cuando el pasado fin de semana había arrancado la liga en todas las categorías. Mardones reflexiona que es "imposible" mantener estas dos semanas como mínimo las competiciones y avisa que "la temporada incluso corre peligro de completarse", sobre todo, en su opinión, "si los equipos no puedan entrenar durante un largo tiempo.