El Tour de Francia detalla las etapas vascas de 2023

Las costa de Bizkaia y Gipuzkoa serán las grandes protagonistas del recorrido de la carrera francesa por Euskadi

26.01.2022 | 17:41

Una bici amarilla recibe al Tour de Francia en Euskadi. No existe un color más vibrante en el ciclismo. El sol que todo lo ilumina y calienta el verano de 2023. Kaixo Tour! saluda con entusiasmo una tierra iluminada con el incandescente neón de la pasión por el ciclismo, siempre vinculado al humus de la sociedad vasca.

La unión entre el ciclismo y Euskadi es umbilical. Representan una relación pasional, orgánica, emocional. La Grand Départ de 2023, fijada en Bilbao, es la celebración de ese vínculo imbatible. La carrera más grande del mundo, en comunión con Euskal Herria a través de tres días de julio. Un tríptico de etapas para elevar la emoción y reverberar el eco de tres actos de amor por el ciclismo. El corazón amarillo del Tour late en Euskadi.

En el Palacio Europa de Gasteiz, el faro de una luz amarilla, el Tour de 2023 entró en detalle después de que se dieran a conocer tiempo atrás las salidas y llegadas de las tres etapas que inaugurarán la carrera francesa: Bilbao-Bilbao (185 kilómetros), el 1 de julio; Gasteiz-Donostia (210 Kilómetros), el 2 julio y Amorebieta-Baiona (80 kilómetros por el litoral vasco), el 3 de julio. De lo macro, a lo micro. En la capital de Euskadi se dieron a conocer los entresijos del recorrido de la aventura de la Grande Bouclé por las arterias de Euskal Herria. Christian Prudhomme, director del Tour de Francia, y el lehendakari, Iñigo Urkullu, diseccionaron el pasaje vasco de la carrera francesa. El director del Tour subrayó "la pasion" de Euskadi por la carreara, mientras que el lehendakari certificó el "trabajo en común" para hacer realidad este "anhelo".

En el acto, que enfatizó con imágenes rescatadas de la memoria la huella vasca en el Tour, también estuvieron presentes Juan Mari Aburto, alcalde de Bilbao, Unai Rementeria, diputado general de Bizkaia, Gorka Urtaran, alcalde de Gasteiz, Ramiro González, diputado general de Araba, Eneko Goia, alcalde de Donostia, Markel Olano, diputado general de Gipuzkoa. Un pelotón de ilustres compuesto por Marino Lejarreta, Txomin Perurena, Igor González de Galdeano, Abraham Olano, David Etxebarria, Roberto Laiseka, Joseba Beloki, Mikel Landa, Pedro Horrillo, Pello Bilbao, Ion Izagirre y Miguel Madariaga agasajaron la llegada del Tour.

El lehendakari, junto al director del Tour, Christian Prudhomme. Foto: Iñigo Foronda

LAS TRES ETAPAS

La jornada inaugural, la Grand Départ, comenzará y concluirá en Bilbao después de recorrer buena parte de Bizkaia, una de las premisas que se manejaba desde la Diputación Foral del Bizkaia. "Una de las ideas de Prudhomme, que siempre subraya, es la emoción que supone ver el Tour por delante de la puerta de casa. Es un recuerdo que tiene desde la infancia", destacan a este diario fuentes conocedores de las conversaciones con el director de la carrera. Sobre esa máxima, la de llevar el Tour a los hogares, la primera etapa sumará 185 kilómetros. Será un recorrido circular que viajará por la costa y la Reserva de la Biosfera de Urdaibai atravesando dos veces Gernika. En el final, el pelotón afrontará las subidas al Vivero y Pike Bidea y con la meta en subida también, concretamente en el parque Etxebarria.

El 2 de julio Gasteiz levantará el campamento de la carrera francesa. Desde la capital alavesa enfilara hacia Donostia, que en 1992, en la era Indurain del Tour, acogió la Grand Départ. Ambos territorios se hermanarán en un trazado de 210 kilómetros. El pelotón visitará la costa tras pespuntar por Araba y ascenderá el alto de Jaizkibel, en sentido contrario, pero con la misma dureza de la Clásica de San Sebastián para desembocar en la capital guipuzcoana.

Regresará la Grande Bouclé a Bizkaia para configurar la tercera etapa del Tour. Amorebieta-Etxano, un pueblo al que le entusiasma el ciclismo, allí enraíza la Klasika Primavera, dará el banderazo de salida de la jornada que servirá de lanzadera hasta Baiona. Hegoalde e Iparralde unidos por el puente amarillo del Tour. Desde Amorebieta, la carrera trazará hacia la muga por paisajes de la costa vasca. Serán 80 kilómetros por las carreteras del litoral antes de cruzar Donostia. Hegoalde entregará el relevo a Iparralde a través de Irun, desde donde enlazará con Baiona, si bien el director de la carrera francesa no quiso cetificar este extremo. A partir de ese instante, el Tour coserá el resto de la prueba a través de la geografía del hexágono.

noticias de deia