Zornotza 63 - 75 Barcelona B

El sueño del ascenso se complica para el Zornotza

El conjunto vizcaino pierde ante el equipo filial del Barcelona en la ida de la eliminatoria para promocionar a LEB Oro y deberá remontar este sábado una diferencia de doce puntos

26.05.2021 | 08:38
Los jugadores del Zornotza realizan una piña al término del encuentro frente al Barcelona B celebrado en Larrea.

Zornotza 63

Barcelona B 75

ZORNOTZA: García (15), Robinson (8), Sainz de la Maza (3), Salazar (4), Orlov (7)-cinco inicial-, Cabrera (5), Estalayo (6), Mendia (0) y Rodríguez (15).

BARCELONA B: Marcos (9), Badio (5), Caicedo (8), Saintel (6), Badji (21) -cinco inicial-, Font (0), Beraza (11), Tendero (2), Cuevas (9), Bonilla (0), Nnaji (4) y Carreño (0).

Parciales: 18-19, 39-39 (descanso), 47-55 y 63-75.

Árbitro: Palanca y Arresa. Sin eliminados.

Incidencias: Encuentro a puerta cerrada en Larrea.


El sueño dorado del Zornotza se encontró con un obstáculo mayor en su recta final. Los zornotzarras cayeron en el partido de ida ante el filial del Barcelona por 63-75 y ahora deberán remontar esos doce puntos en la capital catalana para ascender a LEB Oro. Los jugadores del conjunto vizcaino se encontraron con un rival tremendamente físico y que planteó un encuentro muy duro para aprovechar su fortaleza y superioridad de centímetros en las inmediaciones del aro. Los hombres dirigidos por Mikel Garitaonandia no se achantaron. Aguantaron los golpes y se desfondaron en defensa hasta que a mediados del tercer cuarto, los huecos empezaron a aparecer en la muralla zornotzarra y los catalanes castigaron mucho con sus penetraciones. Sin embargo, a pesar de no estar en su mejor momento de juego, el Zornotza se agarró al partido y aguantó ligeramente el intercambio de golpes final para evitar que la renta sea aún mayor. La eliminatoria viajará el sábado a Barcelona y ahí los de Amorebieta buscarán que la historia sea diferente y firmar una remontada que les lleve a la LEB Oro.

El Barcelona apareció en Larrea con la clara intención de aprovechar su superioridad física. La gran envergadura de sus jugadores minimizó las oportunidades de realizar penetraciones de los zornotzarras, que cada vez que entraban a canasta se encontraban con los enormes brazos de los pívots del conjunto catalán, que incluso realizaron numerosos tapones muy por encima del aro, alguno de ellos de dudosa legalidad. Esa superioridad de centímetros la ejemplificó Ibou Badji. El interior nacido en Senegal y que ya ha debutado en la ACB dominó la zona con sus 215 centímetros y en la fase final su aportación ofensiva resultó decisiva.

Jeromy Rodríguez se lanza a canasta. Foto: Borja Guerrero

A pesar de esas dificultades, el Zornotza no se amilanó. Los vizcainos quieren ascender y lo demuestran con sus actos. Aceptaron la propuesta de juego rápido del Barcelona y jugaron de tú a tú. Mientras, que compensaron con creces la diferencia física con una intensidad enorme. En defensa, las manos zornotzarras aparecieron en todas partes, robando numerosos balones y colocando varios tapones. Una de las claves de que la renta no fuera mayor fue la fuerza con la que cargaron el rebote ofensivo. Las entradas y los tiros nunca fueron sencillos en la tarde de ayer martes, pero los vizcainos sumaron bastantes lanzamientos extra con su capacidad reboteadora.

Esa intensidad fue lo que le permitió sobrevivir al Zornotza en las malas fases de juego. Fue un encuentro en el que no paró de trabajar y se sobrepuso a varios golpes en el marcador ya desde el descorche del choque. El Barcelona cerró su aro desde los primeros minutos y los zornotzarras se vieron diez puntos abajo en el marcador (6-16). Dos triples consecutivos de Joseba Estalayo acercaron el marcador hasta el 12-16. A partir de ahí, el electrónico osciló siempre en esa renta, aunque los zornotzarras solo fueron por delante con el 39-37 tras un triple de Bryson Robinson, que no mostró su acierto habitual desde la larga distancia ante el Barcelona.

La segunda parte arrancó con los dos equipos igualados (39-39), pero las sensaciones empezaron a cambiar. Al Zornotza se le nublaron las ideas en ataque y aguantó principalmente a base de rebotes ofensivos e intensidad. Pero a partir del tercer cuarto, la labor de desgaste del Barcelona empezó a hacer efecto. El partido se jugó bajo el guion del conjunto catalán, que abrió una pequeña brecha en el marcador. Sin embargo, los zornotzarras no se rindieron y aguantaron el intercambio de canastas para mantener viva la eliminatoria.

noticias de deia