Un año completo y lleno de cambios para Lur Uribarren

15.08.2020 | 00:14
Lur Uribarren, patrón de Deusto, posa para DEIA junto a la trainera.

Se incorporó a Deusto tras dejar Urdaibai sin tener muy clara su continuidad en el mundo del remo

lUR Uribarren (Elantxobe, 1987) vivió un "año completo" desde que terminara la temporada pasada. El patrón vizcaino acabó el curso con una grave lesión, una rotura de peroné que le dejó convaleciente y le hizo plantearse su continuidad en el remo. Pero llegó la recuperación y los proyectos empezaron a surgir para Uribarren. Nuevos objetivos, la mayoría de ellos inesperados, y que afrontó con ilusión. Carrera de mountain bike en Menorca, viaje al Himalaya con la expedición dirigida por Alex Txikon y fichaje por la Tomatera de Deusto. El pasado domingo recibió en aguas de Getxo otro premio más a todo el esfuerzo realizado en esta etapa. La embarcación bilbaina logró su primera bandera del año en la ARC-1 y dio un pequeño paso para reengancharse a la parte noble de la clasificación.

El arranque de temporada no fue sencillo para Deusto. El club bilbaino inició un nuevo proyecto, con Alexander Esteban a la cabeza. Sin embargo, la época del confinamiento fue dura y las bajas se sucedieron en la tripulación, teniendo que hacer una restructuración completa. La victoria en Getxo fue un premio después de todo lo vivido. "Fue un momento de mucha emoción y había gente que nunca había ganado una bandera en la ARC. Fue una satisfacción enorme. También quisimos dedicarle la bandera a Ane Aizpuru y su familia, y en mi caso a mi padre, que también nos dejó en noviembre y sus palabras fueron claves para que yo remara", relata Uribarren. La regata de Getxo fue clave para los deustoarras, ya que necesitaban un buen resultado para mantenerse en la pelea y lo afrontaron "como el fin de semana de la Concha", apunta el patrón de Elantxobe. Ahora, Deusto tratará de seguir con esa buena línea hoy en Santander y acercarse un poco más a Pedreña y San Pedro, líderes de la ARC-1.

El primer año de Uribarren en Deusto cumple sus expectativas. Se encontró con un hábitat perfecto para su situación personal. Pudo cumplir con sus proyectos alejados del mundo del remo y además se siente a gusto con el resto de la tripulación: "Estoy muy cómodo. Me siento súper apoyado por la directiva y los compañeros. Son unos remeros muy nobles, tanto que a veces hasta les tenemos que decir que saquen algo de mala hostia. Estamos trabajando muy bien y estamos contentos". El elantxobetarra es uno de los veteranos de la cuadrilla y eso le obliga a dar un paso más en sus funciones de patrón. "Suelo ir con los juveniles en la trainerilla y estoy disfrutando un montón. Luego en la trainera también hay varios debutantes y está Aldekoa, que comenzó de proa con mucho respeto y ahora estamos haciendo unos ciabogones. Los chavales vienen fuertes. Son gente con mucha ilusión y les apoyo para que sigan así porque van a salir buenos remeros", comenta Uribarren.

El patrón de la Tomatera no solo tuvo que adaptarse a su nuevo equipo, también a la nueva categoría. "Es muy diferente. En la ACT los remeros son como un reloj, saben lo que hacer en cada momento puntual. Estos también son máquinas pero hay que hacerles sentir más las cosas. En el aspecto psicológico es algo más duro para los patrones", describe Uribarren.

himalaya
 

Una de las razones por las que Uribarren fichó por Deusto fue porque le permitieron compaginar el remo con su otra pasión, la escalada. El elantxobetarra formó parte de la expedición liderada por Alex Txikon que acudió al Himalaya. "Lo que me da la montaña solo lo encuentro en ella y para cualquier alpinista la meca es el Himalaya. Ahí están las montañas más altas. Estuvimos en el Valle de Khumbu y escalar el Ama Dablam y andar por el Everest es impresionante. Más todavía yendo con Alex Txikon, que es uno de los mejores alpinistas del mundo. He aprendido muchísimo y he hecho muchos amigos. Ha sido una experiencia brutal", afirma Uribarren. Mar y montaña. Tan diferentes y a la vez parecidos. Dos pasiones que "me llenan un montón", reconoce el vizcaino que ahora deberá centrarse exclusivamente en la trainera para ayudar a Deusto a dar otro paso más en la ARC-1.

La embarcación bilbaina consiguió la semana pasada en aguas de Getxo su primera victoria de la temporada en la ARC-1

La otra pasión de Uribarren es la montaña y hace unos pocos meses cumplió un sueño al viajar al Himalaya junto a Alex Txikon