El Bellas Artes se mantendrá abierto en 2022 a pesar de las obras de ampliación

El museo cerrará este año con más de 100.000 visitantes, lo que supone un claro indicador de recuperación

17.12.2021 | 00:30
El edificio antiguo, ahora cerrado, abrirá sus puertas al público en la fase 2 de las obras, momento en el que cerrará el moderno.

2021 ha sido el año de despegue para el proyecto de ampliación del Bellas Artes de Bilbao Agravitas, de Norman Foster y Luis María Uriarte, que dará a la pinacoteca mayor visibilidad y protagonismo a nivel internacional. El Patronato aprobó ayer jueves el Plan de actuación 2022, cuyo objetivo esencial es mantener abierto el museo durante el tiempo que duren estas obras. Y lo hará además manteniendo una intensa actividad, bien en el edificio moderno o en el antiguo, en función de la fase en que se encuentre la reforma, que se mantiene en el plazo previsto y que está previsto que dure 21 meses. El nuevo Bellas Artes será una realidad a finales de 2023.

Tras el desalojo de las obras de arte, en noviembre comenzó el acondicionamiento en el edificio antiguo para adaptar las instalaciones y poder mantener abierto el museo durante la fase de construcción de la nueva galería. Para ello se están haciendo unos aseos, atención al visitante y una rampa para hacerlo más accesible. La idea es que cuando comience las fase 2 de las obras en la primavera del año que viene –que supone la parte principal de la reforma– la apertura al público se traslade al antiguo.

De esta manera, el museo no permanecerá cerrado en ningún momento y la actividad, no solo la expositiva, pueda continuar desarrollándose durante todo el proceso de ampliación. Se garantiza también el mantenimiento de los programas de educación y difusión de la institución.

Los responsables del museo han elaborado un calendario de exposiciones que se alargará hasta la primavera y que puede visitarse gratis por el público, concentrado en el edificio moderno. Concretamente, Itinerarios, un homenaje a la actividad que desde 1984 viene desarrollando el Departamento de Educación del museo, y la exhibición del mural Guernica, de Agustín Ibarrola.

Hasta marzo de 2022 se expondrá también la muestra Ikuspuntuak, un reflexión audiovisual desde puntos de vista no academicistas sobre el papel de la mujer en el arte a partir de ocho obras destacadas de la colección.

En la primavera se volverá a recuperar la actividad ya en el edificio antiguo. Parte de ella, va a ser un programa de rotación en las 20 salas del edifico antiguo con el objetivo de dar visibilidad a la colección del museo con una nueva lectura basada en inéditos encuentros entre obras y artistas.

Asimismo, se presentará la propuesta Sala Multiverso, que expondrá trabajos audiovisuales, resultado de las Becas Multiverso a la Creación en Videoarte Fundación BBVA-Museo de Bellas Artes de Bilbao.

visitantes


Durante el Patronato celebrado ayer jueves, también se hizo balance de la actividad desarrollada este último año. Así, el museo espera cerrar este ejercicio con más de 100.000 visitas, mejor dato que el obtenido en 2020, año de irrupción de la pandemia del covid-19. Esta recuperación de visitantes también se aprecia en el resto de indicadores de la actividad de la pinacoteca. Según informa el Bellas Artes, entre junio y noviembre de este año se produjo un aumento del 46% de visitantes respecto al mismo periodo de 2020 lo que permitió, al mismo tiempo, alcanzar prácticamente el 50% de las visitas recibidas en 2019 esos mismos meses.

La recuperación también equilibra los datos de procedencia de los visitantes, que, a su vez reflejan la moderada recuperación del turismo en Bilbao en este ejercicio. De esta forma, este año el 61,3% de los visitantes procedieron de la propia Comunidad Autónoma Vasca (69,4% en 2020); el 21,1% del resto de Comunidades (18,2% en 2020) y el 17,5% del extranjero (12,4% en 2020).

Hay más indicadores que también muestran datos de recuperación, como el del colectivo de Amigos del Museo, que ha alcanzado los 4.493 miembros, con un aumento del 8% con respecto al año anterior.

Otro de "los signos más elocuentes de la recuperación de la normalidad" en su actividad, fue el reinicio de las visitas escolares en marzo que han sumado 5.539 participantes. En cuanto a adquisiciones destaca la compra del mural Guernica (1977) de Agustín Ibarrola. Y la donación de Óscar Alzaga, que ha sumado tres nuevas obras de arte antiguo italiano y, entre ellas, Judit y su sirvienta con la cabeza de Holofernes (c. 1605-1612) de Orazio Gentileschi.

El museo ha mantenido una actividad cada vez más amplia y dirigida a un rango de público más diverso. Durante este año, las artistas mujeres han ocupado también diversos espacios de la actividad del Bellas Artes.

noticias de deia