El cine en construcción del Zinemaldia saca músculo en Horizontes Latinos

Cinco propuestas compitieron en el apartado de Industria con anterioridad

05.08.2021 | 00:15
El cine en construcción del Zinemaldia saca músculo en Horizontes Latinos.

El apartado de Industria del Zinemaldia, una de las secciones que más ha crecido durante la dirección de José Luis Rebordinos, marcha a la perfección. Solo hace falta echar un vistazo a la selección de Horizontes Latinos para comprobarlo. De los diez filmes que conformarán este apartado este año, según dio a conocer ayer miércoles la organización en una nota, la mitad proceden del apartado de cine en construcción –work in progress latinoamericano del propio festival, que el año pasado fue renombrado como WIP Latam y que cuenta con una contraparte para producciones comunitarias titulada WIP Europa.

La decena de películas que competirán por el premio Horizontes, dotado con 35.000 euros para los realizadores y la distribuidora del Estado, han sido dirigidas por cineastas de Argentina, Brasil, Colombia, Costa Rica, México, Suiza, Uruguay y Venezuela. Una vez más, el Festival aúna experiencia con nuevos talentos. Así, películas como las de Paz Fábrega, Alonso Ruizpalacios y Lorenzo Vigas, realizadores que repiten en este apartado, se enfrentarán también a tres óperas primas de Andreas Fontana, Tatiana Huezo y Simón Mesa Soto.

Horizontes Latinos se inaugurará con Jesús López –en esta edición destacan muchas películas con nombre propio en sus títulos–, del argentino Maximiliano Schofeld, primerizo en Donostia pero con experiencia en encuentros como la Berlinale. El Festival acogerá el estreno mundial de esta cinta sobre la identidad y la sustitución, que surgió de la cantera de WIP Latam de 2020 y también de Proyecta 2018, iniciativa compartida entre Ventana Sur y el Zinemaldia.

La película que cerrará Horizontes Latinos también procede del work in progress donostiarra. Se trata de El empleado y el patrón, de Manuel Nieto Zas, que después de lograr el Premio Egeda Platino Industria al mejor WIP Latam en el Festival, estrenó esta película en la Quincena de Realizadores del pasado Cannes. Protagonizada por Nahuel Pérez Biscayart, este largometraje cuenta la historia de dos familias unidas por el trabajo.

Otro de los proyectos que se exhibirá, y que tuvo su impulso en Donostia en la pasada edición, será, precisamente, la ganadora del Premio de la Industria WIP Latam del pasado año. Se trata de Piedra de Noche, de Iván Dusk –premiado en certámenes como Cannes o Mar del Plata–, un largometraje sobre la pérdida de un hijo y el duelo de un matrimonio que antes de llegar a la capital del territorio pasará por el Festival de Venecia, concretamente, por la sección Giornate degli Autori.

Madalena es otra película con nombre propio en su título. Dirigida por el brasileño Madiano Marcheti, esta opera prima que pasó por el Festival de Rotterdam tras ser seleccionada por el antiguo apartado Cine en Construcción narra la historia de tres personas que se enfrentan a la desaparición de la mujer que da título a la cinta.

También tiene nombre de mujer la nueva película de Paz Fábrega, Aurora, que aborda la cuestión de la maternidad subrogada. Al igual que Madalena, Aurora pasó por Rotterdam, tras participar en Cine en Construcción con otro nombre: Desasosiego. Será la segunda vez de Fábrega en el Zinemaldia, tras la participación en 2010 de su primer trabajo, Agua fría de mar.

De la maternidad, la sección salta a la paternidad con La caja, con Lorenzo Vigas, otro que vuelve a Donostia y también volverá a Venecia. No en vano, intentará repetir en Italia lo conseguido con Desde allá. Es decir, alzarse con el León de Oro con este proyecto que concluye su trilogía en torno a los padres y que inició en 2004 con el cortometraje Los elefantes nunca olvidan.

Desde la Berlinale al Zinemaldia llegará Alonso Ruizpalacios con el documental Una película de policías, un retrato de la impunidad de las fuerzas policiales de aquel país. Aunque no se hizo con el Oso de Oro, la película se hizo con el de Plata por el excelente montaje de Yibrán Asuad. Ruizpalacios es un viejo conocido del Festival desde su participación en 2014 cuando se hizo con el Premio Horizontes con la celebrada Güeros.

El último Festival de Berlín acogió, a su vez, Azor, el primer largo del suizo Andreas Fontana sobre dos banqueros en el contexto de las desapariciones de la dictadura argentina. Azor fue seleccionado en la quinta edición del Foro de Coproducción Europa-América Latina.

Por su parte, tanto el trabajo de Tatiana Huezo como el de Simón Mesa Soto participaron en el pasado festival de Cannes. Noche de fuego, de Huezo, lo hizo en Un Certain Regard y logró una mención especial; mientras que Amparo, de Mesa Soto, se exhibió en la Semana de la Crítica –el colombiano ganó en 2014 la Palma de Oro al mejor corto con Leidi. Noche de fuego es la primera obra de ficción de la cineasta mexicana sobre la desaparición de niñas en su país, mientras que Amparo sigue a una mujer cuyo hijo ha sido reclutado por el Ejército y sus intentos por evitar que presente batalla en el frente.

Apunte

Reencuentros. Los cineastas Alonso Ruizpalacios, Lorenzo Vigas y Paz Fábrega volverán a Donostia para competir en Horizontes Latinos.

noticias de deia