José Sacristán, Premio Nacional de Cinematografía

El intérprete, de 83 años, ha participado a lo largo de su carrera en más de 150 películas

02.07.2021 | 14:16
José Sacristán, en una imagen tomada en el Zinemaldia.

El actor José Sacristán, de 83 años, ha sido distinguido con el Premio Nacional de Cinematografía 2021, ha anunciado este viernes el ministro de Cultura y Deporte, José Manuel Rodríguez Uribes, a través de Twitter.


La noticia ha trascendido antes de llegar a oídos del propio Sacristán, que estaba sin cobertura entre Segovia y Torrelodones (Madrid) rodando la próxima película de Fernando Colomo, "Cuidado con lo que deseas".

"En el Año Berlanga, reconocemos a uno de los actores más grandes de nuestra historia. Le he telefoneado y, cómo no, le he pillado rodando, al pie del cañón ¡Gracias Pepe por tanto, por todo! Un abrazo enorme", ha escrito el ministro.

José Sacristán es uno de los actores más veteranos y prolíficos del cine español, fue icono de la Transición y en los últimos años fetiche de los nuevos directores.

Con más de 150 películas, su trayectoria cinematográfica ofrece un recorrido por la historia española reciente y sus grandes directores, desde Fernando Fernán-Gómez a Berlanga, Sáenz de Heredia, José Luis Garci, Mario Camus, Pilar Miró, Gonzalo Suárez, Eloy de la Iglesia o Fernando Trueba.

A ellos se han sumado en los últimos años Carlos Vermut ("Magical girl", 2014), Kike Maíllo ("Toro", 2016), Isaki Lacuesta ("Murieron por encima de sus posibilidades", 2014) o Pau Durá ("Formentera Lady", 2018).

Entre sus trabajos más recientes se encuentran además series de televisión como "Altamar" y "Velvet" y obras de teatro como "Mujer de rojo sobre fondo gris" de Delibes que ha estado representando en las últimas semanas.
Actor de teatro, cine y televisión, ha dado vida a infinidad de personajes, pero ha representando como nadie al español medio en películas como "Asignatura pendiente" (1977), de Garci.

Nació el 27 de septiembre de 1937 en el pueblo de Chinchón (Madrid) y pasó una infancia de posguerra difícil al estar su padre -"el Venancio"- en la cárcel por pertenecer al Partido Comunista y a la UGT.

Desde pequeño supo lo que era formar parte de "los perdedores" o comer puré de harina, según ha contado el actor. Su madre -"Nati"- fue su cómplice para poderse dedicar a su sueño, la interpretación, una vocación que descubrió coleccionando cromos de antiguos astros -también atesora juguetes antiguos-, viendo películas en el cine de su pueblo y formando parte del teatro de aficionados del grupo Educación y Descanso. Como recordara en el documental sobre su vida de TVE, él quería ser Tyrone Power.

En sus comienzos, simultaneó su oficio de mecánico en un taller con la escena, en la que gracias al director José Luis Alonso, entró de meritorio en el madrileño Teatro Infanta Isabel y, en 1960, se sumó a la compañía Teatro Popular Español.

En el cine aterrizó con la popular "La familia y uno más" (1965), de Fernando Palacios. La larga lista de directores con los que ha trabajado desde entonces incluye a su amigo Fernando Fernán-Gómez, a Sáenz de Heredia, Berlanga, Garci, Camus, Pilar Miró, Gonzalo Suárez, Pedro Olea, Eloy de la Iglesia, Manuel Gómez Pereira, Trueba o el argentino Adolfo Aristarain.

Para el cine rodó decenas de películas en los sesenta y setenta -"El arte de casarse", "Sor Citroen", "¡Cómo está el servicio!", "Soltera y madre en la vida", "La tonta del bote" o "Casarse en siete días"- mientras vendía libros por las casas para el Círculo de Lectores ya que vivía en una habitación sin baño junto a su primera mujer.

Todos esos títulos están en la memoria colectiva española así como "Españolas en París" (1971), "Las largas vacaciones del 36" (1976), "El diputado" (1978), "Operación Ogro" (1979) o "El divorcio que viene" (1980).
Igualmente, los largometrajes dramáticos "Asignatura pendiente" (1977), "Solos en la madrugada" (1978) o "Un hombre llamado Flor de Otoño" (1978), además de "La vaquilla", "La colmena", "Epílogo", "El viaje a ninguna parte", "El vuelo de la paloma", "Un lugar en el mundo", "Madregilda", "El pájaro de la felicidad", "Todos a la cárcel", "Martín (Hache)" o "Cosas que hacen que la vida valga la pena".

A partir de los años ochenta tuvo sus mayores éxitos: "Yo me bajo en la próxima, ¿y usted?" (1982), con Concha Velasco; "La guerra de nuestros antepasados" (1989); "La muerte de un viajante" (2000) en el Centro Dramático Nacional; "Miserias de un infierno conyugal" (2004) en el Teatro Albéniz; y el trío de musicales "El hombre de La Mancha" (1997), "Amadeus" (2000) y "My fair lady" (2001).

En los ochenta también empezó a dirigir largometrajes: "Soldados de plomo" (1983), con guión propio; "Cara de acelga" (1986), y una versión de la obra teatral "Yo me bajo en la próxima, ¿y usted?" (1992).

Es un actor muy querido en Latinoamérica, especialmente Argentina, donde ha representado obras como "Un día muy particular" (1987-1988), junto a Charo López, "Dos menos" (2009) o el monólogo "Caminando con Antonio Machado" (2011).

Con "Yo soy Don Quijote de la Mancha" (2012) hizo una versión libre de la obra cervantina en el Teatro Español.
En 2012, con la película "El muerto y ser feliz", dirigida por Javier Rebollo, logra el Goya a Mejor Actor, que dedicaría al productor que confió en él, Pedro Masó.

"Madrid 1987" (2012), "Magical girl" (nominado al Goya 2015 al Mejor actor de Reparto ), "Perdiendo el norte" (2015) o "Toro" (2016) son otras películas más recientes en su filmografía.

De su paso por la televisión se recuerdan muchísimas obras de teatro de "Estudio 1" y series como "Gatos en el tejado" (TVE), "Este es mi barrio" (Antena 3) o "Galerías Velvet" (Antena 3).

En 2017, año en el que cumplía 80 años, grabó "Tiempos de guerra", serie de Antena 3, rodó "Formentera Lady" y retomó la gira de "Muñeca de porcelana".

Trabajó en "Alta mar" en 2018, una serie junto con Ángela Molina, y estrenó la versión teatral de "Señora de rojo sobre fondo gris", de Miguel Delibes, a la que le sigue una gira y anuncia que será su despedida de los escenarios.

Además del Goya, suma otros importantes premios profesionales: dos Conchas de Plata del Festival de San Sebastián (1978 y 2012); cinco Fotogramas de Plata (1982 en cine, 1988 en TV y en teatro 1997, 2002 y 2012); tres Premios Ercilla (1990, 2004 y 2005); tres premios Feroz; la Medalla de Oro al Mérito en Bellas Artes (2001); el Premio José María Forqué (2012) por "El muerto y ser feliz", la Espiga Honorífica de la Seminci (2013), el Premio Gaudí al mejor actor (2014) por esta misma obra y hasta un premio ACE de Nueva York en 1984 al Mejor actor por "La colmena".

José Sacristán, que ha tenido varias parejas sentimentales relacionadas con el mundo artístico, está casado desde 2008 con la actriz Amparo Pascual. Tiene tres hijos, José Antonio e Isabel, de su matrimonio con la actriz Isana Medel, y Arnelle, de su unión con la actriz Liliane Meric.
noticias de deia