Violinista

Ara Malikian: "La única protagonista no es la música, sino las personas y los sentimientos"

El violinista Ara Malikian ofrece cuatro conciertos mañana y pasado en Barakaldo Antzokia

09.04.2021 | 01:01
Ara Malikian, durante un concierto.

El virtuoso violinista armenio de origen libanés Ara Malikian lo tiene claro: "Hoy en día actuar es un lujo, un placer y una oportunidad". Mañana sábado y pasado ofrecerá cuatro conciertos en Barakaldo Antzokia, en el marco de su gira Petit Garage, en formato de dúo. El músico, al que acompaña en escena un pianista, explica que en estos conciertos "la única protagonista no es la música, sino las personas y los sentimientos".



 

Lo espectacular de lo íntimo. Con esta frase presenta Malikian esta gira de pequeño formato en la que se acompaña únicamente del pianista Iván, Melón, Lewis. En Barakaldo ofrecerá dos conciertos mañana sábado y otro par pasado, a las 16.00 y 19.00 horas, con entradas a la venta a 42 y 45 euros. La gira de presentación de su último álbum, Royal garage, en el que colaboran músicos tan diversos como Battiato, Milanés, Kase O, Estrella Morente, Bunbury, Calamaro o el libanés Serj Tankian, cantante del grupo de rock System of a Down, se ha convertido en Petit garage.

"Tuvimos que sobreponernos al miedo y a la incertidumbre, mirar hacia adelante y crear un nuevo formato de concierto responsable y adaptado", explica el violinista sobre "un espectáculo de dimensiones más reducidas" en el que "la única protagonista no es la música, sino las personas, los sentimientos y las ganas de seguir adelante que nos unen a todos ahora mismo", añade. En su opinión, "como músicos necesitábamos seguir llevando la cultura a la gente, dar algo de esperanza y felicidad en estos duros momentos".

Acompañado al piano de Melón Lewis, Malikian recorrerá los temas de su nuevo disco desde un concepto más clásico, canciones como Las milongas de Kairo, El todo, Concerto grosso o Falafel. Al mismo tiempo, el dúo aprovecha esta gira para grabar un nuevo álbum en directo, que se titulará Petit garage y que, anuncia, se llenará de "sentimientos encontrados". Su tirada será limitada y se editará el 4 de julio, aunque ya se conocen varias composiciones de él, como Nana arrugada, Con mucha nata y Estrellita. "Acompáñenos en la creación de un disco en esta gira", solicita el músico.

"El escenario es un lugar sagrado, donde hacemos un ritual y una especie de trance o meditación, para transmitir al público las emociones y lo que sentimos", asegura Malikian a DEIA. El escenario es el hogar del violinista, y más ahora que los discos, aunque se escuchan mucho gracias a Internet y las plataformas digitales, ya no se venden apenas en formato físico. "Lo importante es que las personas escuchen nuestro trabajo y lo disfruten. Después, esos temas te permiten hacer conciertos, girar y enseñarlos en vivo", apostilla.

Alegría y felicidad
 

Su último disco editado, Royal garaje, es "un homenaje al primer garaje en el que empecé a tocar, en Líbano, durante la guerra", asegura a este diario. Era un espacio subterráneo, donde se refugiaban de las bombas. "Era un lugar oscuro y dramático, pero en ese lugar, durante las esperas de muchas semanas, empecé a tocar. Otros bailaban o cantaban... En aquella situación tan difícil, la música nos dio alegría y felicidad. Allí advertí que hacer música era lo que quería hacer en mi vida; y compartirla con la gente", recuerda el violinista.

De aquella experiencia de 1976, cuando tenía solo 10 años, aprendió que el ser humano "busca siempre la alegría". Y evoca "el mucho amor" que había en aquel refugio, donde su tío Nono tocaba una trompeta abollada; un vecino, una botella de anís, y su abuela, una mandolina. Y lo llamó Royal aunque "era oscuro y feo", explica. "¡Ni siquiera tenía electricidad y estaba lleno de cucarachas y ratas! Para mí era un lugar de lujo porque allí empezó mi historia con la música", apostilla.

Ese disco repleto de colaboraciones es una magnífica fotografía de Malikian, un músico refractario a las catalogaciones, ya que aúna folk, clásica, pop, rock, hip hop, flamenco€ "Que haya tantos estilos diferentes en el disco no fue buscado, no intenté hacer ninguna demostración. Sí toco bastantes estilos, pero lo hago a mi manera. Mi interpretación del flamenco, del rock, jazz o tango tiene mi sello propio. Lo importante es que llegue a las personas. Si se logra, ¡qué mas da si es de forma purista o no!", explica.

Y con el violín como argamasa de su ecléctico repertorio, Malikian consigue colaboraciones diversas de músicos provenientes de estilos diversos. "Es por amor al arte", asegura este músico que versiona junto a Bunbury su himno El extranjero. "Es mi canción favorita de él. Yo he vivido como un extranjero toda mi vida, con paradas en muchas partes. Puedo ir con el papel de extranjero por el mundo, ya que me siento bien con él. No me siento de ningún lado, aunque sí me siento a gusto en cualquier ciudad o país, como dice la canción", concluye un músico para quien "tocar es lo que me hace más feliz".