Los directores que optan al Goya confían en el espectáculo

No disimulan que les apena que la gala no sea presencial, pero esperan que sea divertida

18.02.2021 | 00:47
Pilar Palomero, cineasta.

Los cinco directores candidatos al Premio Goya a la mejor película han coincidido en resaltar su "pena" ante la celebración de una gala telemática para los nominados, aunque respetando la decisión de la Academia de Cine "en tiempos de pandemia" y esperando que el resultado televisivo sea "al menos un espectáculo".

Icíar Bollaín (La boda de Rosa), Cesc Gay (Sentimental), Salvador Calvo (Adú), David Pérez Sañudo (Ane) y Pilar Palomero (Las niñas) son la terna de cineastas de los que saldrá el ganador a mejor que película y que, en esta ocasión por primera vez, estará obligado a recibir el premio sin estar presente en el escenario. "No voy a engañar a nadie, a todos nos hace ilusión estar allí y a mí por lo menos me hubiera gustado tener la opción de poder compartir el Goya con el equipo si lo ganábamos. Da una cierta tristeza, pero hay que adaptarse a la situación y creo que lo que ha hecho la Academia es lo que había que hacer", explicó en declaraciones a Europa Press el realizador Salvador Calvo, nominado por Adú.

Calvo, que ya ha estado dos veces nominado --el año pasado sin ir más lejos estuvo en la categoría de mejor cortometraje de ficción– ha alabado la decisión, porque entiende que "hay que dar ejemplo a nivel social".

"A mí personalmente, como estoy filmando y no me va bien coger aviones y encima estoy concienciado, me parece una gran decisión", ha apuntado con humor Cesc Gay, quien pese a ser uno de los candidatos con más presencia en anteriores galas –y en 2016 fue el triunfador con Truman– también tuvo un recuerdo para sus compañeros.

Pilar Palomero, que ha conseguido optar al galardón en su primer intento gracias a Las niñas, ha explicado que esta decisión telemática de la Academia era "esperada" y por ello se ha estado "preparando psicológicamente". "Aunque me da mucha pena, me parece razonable y apoyo la decisión", defiende. Palomero cree que "está en manos" de los propios nominados el "darle la vuelta a la situación" y lograr una gala espectacular. "La ilusión y el reconocimiento a estar nominado es el mismo: tratemos de hacer una noche que nos haga olvidarnos de lo malo que estamos viviendo", señaló.

Bollaín –con varias nominaciones en esta categoría y un Goya, el de 2003 con Te doy mis ojos– vuelve a los Goya con La boda de Rosa, bromeando con su mala suerte en anteriores ediciones. "He estado en más galas entregando premios que recogiendo", ironizó. Otro de los debutantes será David Pérez Sañudo, con su ópera prima, Ane, que reconoce que "la noticia de no poder ir a la gala la recibí con mucha pena. Es algo entendible pero es una faena a nivel sentimental", lamenta.

una gala inusual

35 edición. La Gala más inusual de la historia de los Goya tendrá lugar en el Teatro del Soho CaixaBank de Málaga, el 6 de marzo. La dirigirán y presentarán Antonio Banderas y María Casado y se realizará "con todas las medidas de seguridad" y "más austera, completamente distinta al año pasado, pero de la que podamos estar orgullosos".

Molina, de Honor. La Academia de Cine reconoce "la trayectoria excepcional de esta compañera tan querida por su autenticidad y su talento indiscutible".

feed-back

pérez sañudo "sí, da pena pero está muy meditado"

"Sí que da pena porque hay algo especial de estar nominado y vivir la experiencia e incluso no sé si esto me volverá a ocurrir. Pero la situación es tremenda; este tipo de decisiones son muy meditadas, estoy seguro de que se ha hecho lo que se ha podido".

noticias de deia