La belleza de la antigua Grecia y el siglo XXI llega a Bilbao

15.11.2020 | 10:25
Cuerpos de nuestro siglo XXI comparten espacio junto a la belleza de esculturas de la antigua Grecia.

La muestra '20 cuerpos 20 artistas', que se exhibe en el Museo de Reproducciones, propone reflexionar sobre la percepción contemporánea del cuerpo humano

Cuerpos reales del siglo XXI comparten escenario con la antigua Grecia. Junto a la belleza de la antigüedad de Praxiteles, la figura que personifica al Dios Hermes con el niño Dioniso, se encuentran tres mujeres fuertes involucradas en el mundo feminista, y cada una representa un canon de belleza diferente. Frente a ellas, el friso de Atenas que lucha contra los gigantes luce dos prótesis de tela con genitales masculinos y femeninos que encubren un cambio de sexo. Estos son algunos de los diálogos entre las imágenes actuales y las obras clásicas que recopila el Museo de Reproducciones Artísticas de Bilbao La Vieja que estará abierta al público hasta el 29 de enero de 2021.

El género y su estrecha relación con el cuerpo es uno de los ejes centrales de la exposición temporal que ha sido concebida por el comisario Fidel Díez Mesa, médico y gran conocedor del mundo artístico, con la colaboración de la Fundación BBK. La muestra bautizada 20 cuerpos 20 artistas recopila obras de arte de veinte artistas contemporáneos afincados en Euskadi en el interior de uno de los museos más antiguos de la capital vizcaina, y que a lo largo de los años ha reproducido obras clásicas, pero ninguna tan novedosa como la actual. "Quería recuperar espacios que habitualmente no se usan consiguiendo que los jóvenes nos visiten y también dinamizar la cultura en el barrio. Bilbao La Vieja no tiene que ser un barrio solamente conocido por los habituales altercados", enfatiza Díez Mesa.

Destacando este último interés, la muestra la abren Mariam Puertas y Andrea Abáigar con una instantánea que forma parte del proyecto fotográfico inacabado titulado Destruyendo al Fénix. En ella aparecen tres mujeres que reflejan la vida del barrio. "Quería empezar con algo sorprendente. Son mujeres del día a día, que están hartas de los cánones de belleza, parecen ordinarias, pero no lo son", apunta el comisario. Al mismo tiempo, también se busca hacer reflexionar al público sobre quiénes somos poniendo el foco en el género, el deseo€

Cada obra es diferente, pero todas tienen como eje vertebral el cuerpo. La mayoría de ellas son femeninas, ya que un total de 14 las han realizado mujeres. No obstante, todos los trabajos "proponen reflexionar sobre la percepción contemporánea del cuerpo humano; una percepción que sería muy diferente sin la poderosa influencia ejercida por los modelos clásicos". "Es conveniente dar visibilidad a los trabajos de los artistas. Cada vez hay menos galerías y cada vez tienen menos posibilidades para mostrar sus proyectos", expone Díez Mesa.

Algunas piezas 

Con el incentivo de ayudarles e impulsar el sector cultural en estos tiempos de crisis, la pinacoteca expone diversos formatos como el audiovisual; empleado, por ejemplo, por Estíbaliz Sádaba (1963) con su trabajo Con mi especulum soy fuerte yo puedo luchar; el textil que es utilizado por Anca Petrei (1993) para su obra Desgénero u otro tipo de objetos como papeles bordados o más concretamente, una impresión cromogénica sobre papel de algodón de la serie Notmybody, de Ixone Sádaba. No obstante, los lienzos tampoco podían faltar. Elena Goñi (1968) expone un autorretrato. Solo se ven sus piernas abiertas dibujadas, pero tiene su porqué. "Los realizó cuando estuvo con migrañas encamada. Estuvo mucho tiempo y sus piernas era lo que veía todos los días", cuenta el comisario mientras realiza una visita guiada.

Este es el adelanto de algunas de las piezas que se encuentran en la pinacoteca de Bilbao La Vieja. Un lugar que aúna "el bello diálogo entre las esculturas del museo y las obras de arte contemporáneas". Fidel Díez Mesa es médico estomatólogo y quizá "su visión celular del cuerpo" le haya llevado a poner en marcha esta exposición. Es por eso por lo que de alguna manera ha logrado darle sentido al recorrido expositivo y lo cierra con la obra Masektomia, de Jessica Llorente (1984) en la que se representa la identidad de un "sujeto difunto" donde pueden contemplarse instantáneas de diferentes órganos. "El recorrido tiene el mismo final que una vida humana", concluye el comisario.

De forma paralela, durante el mes de noviembre se han organizado actividades relacionadas con la exposición. Sin ir más lejos, el pasado 12 de noviembre se pudo disfrutar de la performance El palomo cojo, de Paquito Nogales. Por otro lado, en diciembre tendrá lugar la conferencia Mujeres artistas por Josune Muñoz, de Skolastika, y una última sorpresa que se adelantará en los próximos días.

Al detalle

Dinamizar la cultura. El comisario de la exposición, Fidel Díez Mesa, anima a la gente a que se acerque hasta Bilbao La Vieja, sobre todo los jóvenes. Uno de sus objetivos es dinamizar la cultura en el barrio y que sea conocido también por organizar eventos de estas características.

Las obras. Los diferentes trabajos realizados por los veinte artistas afincados en Euskadi dialogan con las obras clásicas que conserva el Museo de Reproducciones Artísticas de la capital vizcaina. El 'Dios Hermes con el niño Dionisio', el 'Venus de Itálica', 'Los Luchadores' o 'El Espinario' son algunas de ellas, y podrán ser visitadas hasta el 29 de enero de 2021.

Actividades paralelas. El pasado día 12 de este mes se organizó la performance titulada 'El palomo cojo', de Paquito Nogales. En diciembre, la conferencia 'Mujeres artistas' por Josune Muñoz cerrará el ciclo de actividades de este año. No obstante, todavía queda una por desvelar.