La tecnología avanza a pasos agigantados, y con ella surgen herramientas innovadoras que transforman la manera en que vivimos y nos relacionamos. Entre ellas se encuentran los modelos de lenguaje avanzados alimentados por la inteligencia artificial (IA), como ChatGPT o Google Bard. Durante el último año, estas aplicaciones de chatbot han supuesto una revolución en las áreas del periodismo y la comunicación, así como en el modo en que cada vez más personas crean documentos o buscan información en internet. Pero hay mucho más de lo que aparece habitualmente en los medios cuando hablamos de IA. 

¿Alguna vez te has planteado cómo puede una empresa saber dónde y cómo gasta dinero, o qué actividades le generan mayores beneficios?  Todo es gracias a la tecnología. Tanto es así, que en los últimos años la ciencia de datos está cambiando la forma en que las compañías operan y gestionan sus recursos. Como indican desde la tecnológica LIS Data Solutions, especializada en ofrecer servicios de consultoría en big data e IA, la automatización de procesos se ha vuelto esencial para mejorar la productividad y reducir costos en el ámbito industrial.

 

La ciencia de datos está cambiando la forma en que las compañías operan y gestionan sus recursos

En el sector de la logística y la cadena de suministro, la IA se ha convertido en un aliado estratégico indispensable a la hora de optimizar rutas de entrega y gestionar inventarios. Por ejemplo, los algoritmos de aprendizaje automático ayudan a prever la demanda, permitiendo a las empresas disponer de la cantidad de stock justa en cada momento del año. La automatización en la generación de informes y análisis de datos también desempeña un papel crucial en la toma de decisiones de alto nivel, que requieren tener una base de conocimiento sólida para resultar acertadas.

 

En el ámbito financiero, los grandes bancos y fondos de inversión aprovechan la IA para analizar grandes volúmenes de datos y predecir tendencias en los mercados internacionales. La automatización de procesos también facilita la evaluación de riesgos y la detección de fraudes en la banca minorista. Además, a través de esta tecnología se pueden generar informes financieros de manera eficiente y facilitar la labor de los auditores, proporcionando información clave para la toma de decisiones estratégicas.

 

Inteligencia artificial

La eficiencia operativa también se ha convertido en un objetivo clave en muchas otras empresas, y la IA está incrementándola en áreas como la atención al cliente. Los chatbots, por ejemplo, permiten ofrecer respuestas instantáneas a las preguntas más frecuentes de los consumidores, mejorando la experiencia del usuario. Y en el área del mantenimiento, herramientas como GPT UP, de LIS Data Solutions, permiten simplificar acciones cotidianas recurrentes, reducir costes y tomar decisiones mejor informadas.

 

La inteligencia artificial está redefiniendo la eficiencia operativa en empresas de todos los sectores

Ya no hay dudas de que la inteligencia artificial está redefiniendo la eficiencia operativa en empresas de todos los sectores y cambiando el modo en que nos relacionamos con la información disponible en internet. Desde la mejora de la comunicación hasta la facilitación del aprendizaje y el aumento de la productividad laboral, la IA ofrece beneficios significativos. Así, se está convirtiendo en una aliada poderosa para impulsar la innovación y mejorar la vida cotidiana de las personas incluso en aquellas áreas donde casi nadie se lo esperaría.