Trapagaran busca una solución para la familia asentada en El Juncal

El Consistorio contactará con Diputación y Gobierno vasco para buscar primero opciones a los menores

29.10.2020 | 01:12
La familia vive entre una caravana y un camión asentados en un terreno industrial de Trapagaran.

El asentamiento ilegal de una familia en un terreno industrial en el barrio trapagarandarra de El Juncal necesita una "solución urgente", a juicio del alcalde la localidad minera, Xabier Cuéllar. El primer edil denuncia que el aparcamiento de vehículos industriales donde residen en una caravana y un camión "no es un lugar ni apto ni legal para vivir, y menos con niños menores", pero matiza que el Ayuntamiento, "no tiene capacidad" para ofrecer una respuesta a esta familia aunque se haya empadronado en la parcela. En este sentido, Cuéllar recordó que existe un precedente cercano en el que el Gobierno Vasco se hizo cargo de alojar a un matrimonio que había ocupado los antiguos talleres de la empresa Elecqui.

"En este nuevo caso te vienen estas personas que se instalan en un polígono industrial y entonces te piden un empadronamiento. Por supuesto se consultó la situación a ver cómo se podía hacer legalmente y parece que sí existe derecho de empadronamiento. Desde el Ayuntamiento se consultó y nos señalaron que tienen todo el derecho", explicó el alcalde minero. "La cuestión es si donde están ubicados se puede vivir o no. Ahí empieza la problemática ya que allí, efectivamente, no se puede vivir. Primero porque hay niños de corta edad, porque están viviendo en una caravana, y porque no tienen los servicios necesarios fundamentales para el desarrollo de una familia", sustancia el regidor de Trapagaran, quien añade una cuestión colateral.

"El dueño del terreno dice que a él no le corresponde tener allí furgonetas con nadie viviendo y en ese sentido tiene razón ya que es un terreno industrial. Esa la cuestión", ahonda Cuéllar.

Bienestar social
 

Desde el área municipal de Bienestar Social se estaría trabajando con ellos "a ver qué solución se les puede dar" aunque ahora mismo tampoco cumplirían los plazos necesarios para la tramitación de ayudas municipales que en todo caso serían limitadas e insuficientes para atajar el problema de fondo y que es que ahí no se puede vivir por ser una zona industrial.

"Están en una caravana, con niños de corta edad que no acuden a ningún centro escolar, aunque por sus edades no sea obligatorio, que no tienen la salubridad suficiente y ese es el problema. A partir de ahora con los servicios sociales trataremos de buscar una solución, pero no es una competencia municipal. El Ayuntamiento no tiene viviendas que poder ofrecer a esta familia un lugar para vivir. Tenemos 16 viviendas municipales, todas ocupadas en este momento. Qué más quisiéramos que poder ofrecer pisos a mucha gente que lo necesita que no son los únicos y hay casos que nos han venido por temas determinados y no hemos podido satisfacer. Yo creo que eso es una competencia que supera el ámbito municipal como pasó con el matrimonio que se instaló en 2016 en el antiguo taller de Elecqui. Al final, fue el Gobierno vasco el que tomó cartas en el asunto y les dio una solución. En este caso pues se puede hacer de la misma manera", planteó el alcalde. No obstante, avisa de que lo más perentorio es atender las necesidades de los dos menores.

"Los servicios sociales del Ayuntamiento de Trapagaran se pondrán en contacto con el Departamento de Vivienda del Gobierno vasco para pedir una solución habitacional para esta familia. No obstante, primero habrá que atender la denuncia sobre la situación de unos niños que están en situación infrahumana. Deberá ser la Diputación foral la que se haga cargo también del asunto y seguro que tratará de solucionarlo y ver qué pueden hacer con los niños, dónde se les puede ubicar. Ahí empieza la toda la tramitación de este caso, en lo más urgente", valora Cuéllar.

El alcalde reitera que la capacidad que tienen los ayuntamientos para conceder viviendas es "insuficiente. Esperemos que desde otras instancias puedan aportar soluciones al problema", confía Cuéllar.