El coronavirus reduce más de la mitad el turismo en Getxo

Los visitantes no llegaron a los 30.000 en verano y la media de ocupación hotelera se quedó en el 44%

04.11.2020 | 00:32
Un joven realiza una foto a una de las 'grandes mansiones' de Las Arenas el pasado julio.

 La pandemia atizó al turismo en verano y Getxo no fue ajeno a ello. Los visitantes de la etapa estival se vieron reducidos a más de la mitad respecto al periodo anterior: es decir, la localidad recibió a 29.455 personas entre junio y septiembre, un 59% menos que en 2019. Son datos recogidos de los turistas que acudieron a las instalaciones preparadas a recibirles: pasarela peatonal del Puente Colgante, oficinas de turismo, Puerto Deportivo, hoteles y pensiones€ En este sentido, la estancia en los alojamientos registró un "notable descenso", como admiten desde el Consistorio y la media de ocupación en hoteles fue del 44%. Es más, el hotel Petit Palace Tamarises permanece cerrado desde agosto debido a esta crisis, si bien prevé su reapertura en marzo de 2021.

La Semana Santa se celebró en confinamiento y el verano se desarrolló bajo las condiciones de la nueva normalidad, pero imperando unas economías maltrechas, el miedo a los contagios, las necesidades de pasar días de cuarentena tras viajar decretadas por algunos países, servicios cerrados... Así que Getxo tuvo que conformarse con recibir a menos de 30.000 visitantes. Descendieron todas las procedencias, especialmente el turismo extranjero y comunitario debido a las restricciones de movilidad (fue un 88% inferior respecto a 2019); así todo, acudieron a Getxo 919 extranjeros. Los que llegaron de alguna parte del Estado supusieron el 59% del total de visitantes y fueron 5.627 personas. Por procedencia, el primer lugar lo ocupó Madrid, seguido de Catalunya y Comunitat Valenciana. En el turismo extranjero, los que más se acercaron a Getxo fueron franceses y después, ingleses y alemanes.

Las visitas a la pasarela del Puente (12.012) bajaron en un 64%. La mayor parte de quienes acudieron procedían de Bizkaia (2.782) y Madrid (2.016). Mientras que las paradas de veleros en tránsito, en el Puerto Deportivo El Abra-Getxo, descendieron un 66%: de los 76 veleros que atracaron en verano, un 34% correspondió a turistas del Estado y un 53% de Francia.

A ello hay que sumar que los datos de ocupación hotelera reflejan igualmente la incidencia de la pandemia: la media en hoteles baja hasta el 44,51% (un 39,49% menor que el verano pasado), y en pensiones, que como es habitual registran una ocupación más alta, decayeron hasta el 65,77% (un 19,9% inferior). La estancia media en los hoteles sufrió un descenso y se quedó en los 1,9 días; sin embargo, aumentó la estancia media en las pensiones alcanzando los 2,47 días. Por meses, destaca agosto, mes turístico por excelencia, con un índice de ocupación media en el conjunto de Getxo de 66,2% y una estancia media de 2,61 días.

Cambio
 

La concejala de Turismo, Irantzu Uriarte, explicó que, en este contexto, el objetivo es atraer a personas de lugares cercanos. "Ante la situación de limitación de movimiento, desde el Ayuntamiento hemos adaptado la estrategia de comunicación y promoción del turismo de Getxo para hacerla llegar al nuevo tipo de público objetivo, el local y el de proximidad, con la intención de redirigir el consumo a empresas turísticas del municipio", señaló. Asimismo, la edil recordó que el Consistorio ha puesto en marcha "ayudas al sector económico, incluyendo las empresas turísticas que también, por primera vez, forman parte de la campaña de Getxobono que permite fomentar el gasto en ellas".

Y es que las empresas trataron de exprimir el verano como pudieron y ofrecieron las habituales actividades, esta vez con las medidas de higiene pertinentes, y que, por ejemplo, recogió el libreto Planes para disfrutar Getxo. Así, hubo propuestas como bautismos de surf, de dos horas de duración para quienes desearan probar sin la necesidad de contratar un curso completo; una búsqueda del tesoro en velero, o sea, una pequeña yincana a bordo de un velero, o la iniciativa Trabaja tu estrés en velero, donde además de la travesía se desarrollaban técnicas para controlar la ansiedad con respiraciones, música... También se organizaron visitas al flysch y la playa de Gorrondatxe-Azkorri, experiencias basadas en la filosofía oriental shinrin-yoku (baños de bosque), cursos de skate...