Eskuinaldea-Uribe Kosta

Sopela prevé iniciar este año las obras del vial de Osteiko

El Ayuntamiento estudia los proyectos recibidos para finalizar el acceso directo al hospital de Urduliz

03.10.2020 | 01:05
El vial permitirá un acceso directo al hospital. Foto: Ayto. Sopela

Sopela – Sopela vislumbra ya el inicio de las obras para conectar con el hospital de Urduliz a través del vial de Osteiko y la nueva intersección de Olabide. Un tramo de apenas un centenar de metros pero cuyo desarrollo se ha dilatado en el tiempo a lo largo de las últimas legislaturas debido a problemas administrativos. Esta semana, el Ayuntamiento de Sopela ha dado "un nuevo paso" tras concluir este pasado miércoles el proceso de licitación de los trabajos.

Ahora, el siguiente paso será estudiar "en las próximas semanas" todas las ofertas recibidas durante el concurso público. En este sentido, el gobierno municipal prevé que las obras puedan dar comienzo "a finales de año o a principios de 2021" y tendrán una duración de "entre 3 y 4 meses".

Para acometer este proyecto, el Ayuntamiento ha reservado una partida económica de 374.495 euros (IVA incluido) para ejecutar los trabajos de prolongación del vial ya construido en el sector de Urduliz con la carretera de acceso al barrio de Olabide, junto al área industrial de Larragoiti. "Ya en el pleno de marzo aprobamos una modificación de crédito de más de 400.000 euros para poder llevar a cabo este proyecto tan demandado por los vecinos. Una actuación que mejorará la seguridad en el entorno del polígono industrial de Larragoiti con la construcción de una nueva intersección y que dará acceso directo también al hospital de Urduliz. El estado de alarma decretado por el covid-19 retrasó todo el procedimiento pero esta semana hemos dado un paso de gigante y ya estamos en condiciones para adjudicar y empezar cuanto antes con todos los trabajos de reurbanización", asegura el alcalde de Sopela, Josu Landaluze, quien dio un impulso al proyecto tras su llegada a la Alcaldía el pasado año.

Con el fin de garantizar la seguridad vial en la calle Olabide, el regidor recuerda que el Ayuntamiento destinará otros 20.000 euros para acometer trabajos de reparación y adecuación en el pavimento. Así, se suavizarán los resaltos y se contempla la instalación de dispositivos para controlar la velocidad. "Además de obtener un acceso directo al hospital, la apertura de este vial permitirá descongestionar el tráfico de la calle Sabino Arana", señalan fuentes municipales.

Encauzamiento El proyecto incluye la realización de conexiones tanto con el camino a Urduliz, como con el existente junto al polígono industrial Larragoiti, creando una infraestructura urbana. En concreto, se creará una nueva intersección que enlazará ambos municipios mediante unos accesos "adecuados y coordinados". "En este punto cobra especial importancia la existencia de una regata, que discurre en el lado norte del nuevo vial, y que cruza la carretera con un caño de hormigón de unas determinadas dimensiones hasta alcanzar el río Gobela. Este paso actualmente no dispone de capacidad hidráulica suficiente para la totalidad de la cuenca vertiente, por lo que será sustituido por un nuevo encauzamiento de mayores dimensiones que sea capaz de evacuar los nuevos caudales que se van a generar con el futuro desarrollo de los sectores residenciales, y conforme a los criterios exigidos por la Agencia Vasca del Agua, URA", detallan.

En total, el vial tiene una longitud aproximada de 465 metros, de los que Urduliz ya ejecutó 320 metros hace seis años. "La obra contará con la instalación de todas las redes e infraestructuras imprescindibles para dar servicio a las urbanizaciones previstas", indican. De este modo, bajo la calzada se han dispuesto redes de saneamiento y drenaje, incorporándose bajo las aceras las infraestructuras de abastecimiento, riego e incendios, energía eléctrica, telecomunicaciones y alumbrado. La calzada tendrá una anchura de 7 metros y aparcamientos a ambos lados.